Amenaza de huelga de dos semanas en Kone, Reino Unido

26.05.2015

Unite the Union, sindicato del Reino Unido afiliado a IndustriALL Global Union, exhorta a la administración de Kone, empresa finlandesa de fabricación de ascensores, para que intervenga en un conflicto sobre dispositivos para seguimiento en vehículos de los empleados. Los trabajadores de dicha compañía tienen programado realizar una huelga de dos semanas, comenzando el 27 de mayo.

El sistema de seguimiento, conocido como VAMS, se utiliza para evaluar la carga de trabajo del personal. Unite considera que no se debe utilizar el sistema VAMS para verificar lo señalado en las planillas de turnos de trabajo realizados ni la hora de llegada o de salida, ya que es un método poco confiable: por ejemplo, en base a ese sistema se acusó a un conductor de haber viajado 1.000 millas en un solo día sin echar combustible al vehículo.

Como en el Reino Unido las negociaciones en torno a este conflicto fracasaron después de 10 horas, Unite ha dirigido su petición a la administración de la empresa en Finlandia. Se ha previsto que esta huelga anunciada, en la que participarán 300 trabajadores de servicios de ingeniería, comenzará el 27 de mayo y finalizará el 9 de junio. Esto se ejecutará conjuntamente con la prohibición de horas extraordinarias, y prohibición de la práctica empresarial de exigir trabajo nocturno y de guardia, que se vienen aplicando desde el 27 de marzo.

Refiriéndose a la difícil situación actual, Linda McCulloch, dirigente nacional de Unite, afirmó lo siguiente:

“Unite ha pedido que intervengan los directores ejecutivos de esta empresa de propiedad finlandesa. Nuestros miembros están indignados por el trato que han recibido y porque la empresa no ha tomado en cuenta sus legítimas preocupaciones respecto al sistema VAMS. No confían en la administración de la empresa en el Reino Unido.

“Se ha demostrado con evidencias que el kilometraje registrado por VAMS para uso comercial o privado es inexacto y que exagera el kilometraje recorrido. A consecuencia de esto, los empleados estarán sujetos a evaluaciones equívocas del kilometraje recorrido para uso privado; además, puede resultar en reducciones salariales injustas y finalmente en sanciones disciplinarias indebidas”.

Para resolver los problemas con el sistema VAMS, Unite ha pedido se elaboren nuevas directrices al respecto, pero hasta el momento la administración se ha negado a establecer un acuerdo al respecto. Sin embargo, ya existe un acuerdo marco para dispositivos manuales; Unite quisiera lograr un acuerdo semejante con relación al VAMS.

En noviembre de 2014, en la declaración de Viena, el sector de ascensores y escaleras mecánicas de IndustriALL exigió que se abandonen los sistemas de vigilancia.

Por su parte, Matthias Hartwich, Director de Ingeniería Mecánica de IndustriALL, ha dicho que es inaceptable que se ejerza presión de este tipo sobre los empleados:

En noviembre del año pasado, la red de trabajadores del sector de ascensores y escaleras mecánicas comunicó a las cuatro grandes empresas del sector, incluyendo Kone, que no deben usar sistemas de seguimiento de esta naturaleza. En lugar de utilizar sistemas de seguimiento en los que no se puede confiar, Kone debería proporcionar al personal medios adecuados y capacitación en salud y seguridad.

Las principales plantas de Kone están situadas en Chertsey en Surrey, Gateshead, Glasgow, Keighley en Yorkshire y Warrington.