Jump to main content
IndustriALL logotype

Autoridades interrumpen conferencia de mujeres sindicalistas en Bielorrusia

Participantes e invitados/as en la Conferencia. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU

  • Participantes e invitados/as en la Conferencia. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Desalojo. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Personal del cuerpo de bomberos y ambulancias. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Se despliegan equipos para combatir incendios.  FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Participantes esperan fuera del edificio. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Participantes esperan fuera del edificio. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Bomberos. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Participantes. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU
  • Las activistas pudieron recurrir a otra opción, continuando su conferencia en la casa particular de una de las sindicalistas. FOTO: Raman YERASHENIA, BITU

1 September, 2016Las autoridades trataron de impedir una conferencia sindical que se realizaba en Salihorsk, Bielorrusia, dedicada al Xo aniversario de la red sindical de mujeres del Sindicato Independiente de Mineros de Bielorrusia (BITU) en JSC Belaruskali.

El día 27 de agosto, activistas del BITU, sindicato de Bielorrusia afiliado a IndustriALL Global Union, organizaron una conferencia sindical para evaluar los resultados de las actividades que había emprendido la red y para intercambiar ideas sobre planes para el futuro.
 
Cuarenta minutos después del inicio de la conferencia, el cuerpo de bomberos, policía y ambulancias llegaron al edificio, interrumpiendo la sesión y pidiendo que todos salieran del lugar. En vez de intercambiar opiniones sobre su trabajo y los planes para el futuro, los/las activistas tuvieron que esperar fuera del edificio. Media hora más tarde, se les dijo a los/las participantes que la conferencia no podía continuar. La razón que se dio para justificar la acción fue un supuesto incendio en el interior del baño de los hombres. Sin embargo, las personas que participaban en la conferencia no observaron ninguna evidencia de incendio ni humo, y ni siquiera se olía a quemado cuando estaban en la sala de conferencias. Por suerte, los/las activistas pudieron recurrir a otra opción, continuando su conferencia en la casa particular de una de las activistas.
 
Ya en la etapa previa de organización del evento, el BITU había enfrentado una serie de obstáculos administrativos. Para poder celebrar la conferencia, el sindicato tuvo que obtener numerosos permisos de las autoridades. Luego, el sindicato tuvo que entregar un programa muy detallado para unos poquitos invitados internacionales que asistieron a la conferencia.
 
Según los/las participantes, las autoridades constantemente han tratado de socavar su trabajo. A principios de este año, ocho mujeres activistas, también organizadoras de la conferencia de mujeres en Salihorsk, enfrentaron acusaciones de desorden público por publicar en línea un vídeo con duración de 14 segundos para protestar contra la elevación de la edad de jubilación en Bielorrusia. Todas recibieron una advertencia como sanción administrativa.
 
Las autoridades de Bielorrusia interfieren constantemente en los asuntos internos de los sindicatos independientes. Para llevar a cabo esta interferencia, se utilizan todos los medios, incluyendo presión administrativa, sabotaje al auténtico trabajo sindical, acoso a activistas sindicales: se hace todo lo posible para hacer callar a los trabajadores/as.
 
El caso de violaciones de la libertad sindical en Bielorrusia ha sido objeto de escrutinio constante de la Organización Internacional del Trabajo desde 2000, cuando los sindicatos presentaron su queja contra el gobierno de Bielorrusia. Desde ese entonces la situación  no ha cambiado mucho. En 2016 el caso de Bielorrusia figuraba nuevamente en el programa de la Conferencia Internacional del Trabajo. Esta vez, la queja se trataba de violación del Convenio de la OIT sobre el trabajo forzoso.