Continúa deterioro del sector textil de Nigeria: se pierden 100 puestos de trabajo

13.04.2018

Chellco Industry Limited en Kaduna, Nigeria, tiene planes para dejar sin trabajo a 100 obreros/as. Las fábricas de textiles luchan para hacer frente al aumento de costos, incluyendo los recientes incrementos de los aranceles, que han subido entre 5% y 20%. Además, han subido las tarifas de la electricidad, que constituye un 50% de los costos de las operaciones, haciendo que los chales, mantas, y cubrecamas que producen las fábricas resulten más caros que los que se importan de la China. 

El Sindicato Nacional de Trabajadores del Textil, Vestuario y Sastrería de Nigeria (NUTGTWN), organización afiliada a IndustriALL Global Union, está preocupado por la pérdida de empleos y cierres de fábricas. El sindicato señala que se pueden evitar estos problemas si el gobierno de Nigeria toma medidas para proteger el sector textil. Por ejemplo, el gobierno podría ayudar para que se recupere el sector por medio de la adquisición de productos a granel de las fábricas y promoviendo la compra de productos textiles fabricados en Nigeria en vez de los importados.

Por otra parte, NUTGTWN acoge con agrado los planes gubernamentales en curso para reactivar el sector textil y de la confección del país. Las políticas gubernamentales, incluido el Plan de Desarrollo de Textiles de Algodón de Nigeria, deberían recibir más apoyo. Entre otras cosas, este plan tiene como objetivo entregar almácigos a los agricultores para aumentar la producción de algodón.

Por su parte, John Adaji, Presidente del sindicato, señaló:

“Es imprescindible que se aplique de manera inmediata y eficaz la orden presidencial sobre la adquisición de bienes fabricados en Nigeria, poniendo fin al contrabando y la falsificación irresponsables de los textiles. Se debe implementar de manera efectiva las políticas respecto al algodón, textiles y prendas de vestir. Nigeria también debería lanzar una campaña, semejante a la que se lanzara en Sudáfrica, “Wear South African”, que salvó puestos de trabajo, impidiendo que se cerraran algunas fábricas”. La campaña en Sudáfrica fue iniciada por otro afiliado de IndustriALL, el Sindicato de Trabajadores del Vestuario y Textil de Sudáfrica.

Las importaciones más baratas de prendas de vestir y el contrabando de ropa han perjudicado gravemente al sector en Nigeria. Adaji dice que la clave que ayudó a mejorar la situación del sector textil en Sudáfrica fue el mejoramiento de la infraestructura y el suministro de electricidad confiable y asequible.

Por su lado, Paule France Ndessomin, Secretario Regional de IndustriALL para África Subsahariana, afirmó:

“Para el desarrollo industrial de Nigeria es importante que se recuperen las empresas que están fallando en el sector textil y de la confección. Esto sólo puede suceder si las fábricas permanecen abiertas, sin abandonar la producción”.

Desde la década de 1980, este sector, que solía aportar de manera importante a la economía del país, ha deteriorado significativamente, eliminándose más de 500.000 puestos de trabajo. En 2010 se invirtieron más de $278 millones en el sector textil y de la confección.