Como parte de su campaña para mejorar la seguridad en el sector de desguace de buques, una delegación de IndustriALL visitó un astillero de desguace en Bangladesh.

Como parte de su campaña para mejorar la seguridad en el sector de desguace de buques, una delegación de IndustriALL visitó un astillero de desguace en Bangladesh.

El gobierno británico apoya convenio sobre desguace de buques

20.01.2016

El gobierno británico ha manifestado intención de ratificar el Convenio de Hong Kong para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques.

En una carta dirigida a Unite, organización del Reino Unido afiliada a IndustriALL Global Union, el Ministro de Transporte del Reino Unido, Patrick McLoughlin, señaló lo siguiente:

“Una vez que se hayan aplicado plenamente las disposiciones del Reglamento de la UE, centraremos nuestra atención en la ratificación del Convenio Internacional de Hong Kong, porque así habremos establecido toda la legislación nacional necesaria al respecto”.

Esta respuesta fue emitida por el ministro británico después de que Ian Waddell, encargado nacional de Unite para el sector de la construcción naval, escribiera al Primer Ministro, David Cameron, solicitando que el Gobierno del Reino Unido ratifique con urgencia dicho Convenio.

Por su parte, Kan Matsuzaki, Director del sector de construcción naval y desguace de buques de IndustriALL, afirmó:

“Acogemos con satisfacción la disposición del Gobierno Británico de apoyar el Convenio de Hong Kong y esperamos que el Gobierno acelere su proceso de ratificación. El Convenio no puede entrar en vigor hasta que lo hayan ratificado por lo menos 15 países que representen un 40% del tonelaje bruto de la marina mercante a nivel mundial. Como uno de los principales países propietarios de buques en el mundo, el Reino Unido podría jugar un papel importante en este proceso”.

IndustriALL encabeza una campaña mundial para mejorar la seguridad en el sector de desguace de buques, que se considera uno de los oficios más peligrosos del mundo.

Véase aquí la respuesta del Gobierno Británico.