ArcelorMittal plant in Spain.

En ausencia de una delegación china, los gobiernos debaten crisis del acero

03.12.2015

El Comité del Acero, organismo de alto nivel de la OCDE, celebró su más reciente reunión en París, Francia, en la que se estudió la actual crisis mundial del sector del acero. Participaron más de 140 delegados de los gobiernos, empresas y sindicatos. Sin embargo, en este momento crítico que vive el sector del acero, se destacó la ausencia de una delegación: la del gobierno de la China.

Refiriéndose a esta situación, Fernando Lopez, Secretario General Adjunto de IndustriALL, señaló:

“Es inaceptable que cualquier gobierno trate de suscribir a aquellas instituciones mundiales que considere beneficiosas, para luego desentenderse de aquéllas que hagan preguntas difíciles”.

Recientemente alrededor de un 30% de los casos de defensa comercial a nivel mundial están relacionados con el acero. Actualmente, el acero encabeza la lista de los sectores afectados por medidas que distorsionan el comercio, y casi un 20% de todas las medidas implementadas afectan al sector.

En la actualidad está aumentando rápidamente el número de casos de comercio desleal que involucran el acero, alcanzando niveles notoriamente más altos que en el pasado. La causa principal de la actual escalada de las medidas comerciales que se han aplicado es la sobrecapacidad que se traduce en un exceso de la oferta a los mercados y perturbaciones del comercio en los mercados mundiales del acero. En su Declaración de Pittsburgh 2015, IndustriALL destacó el hecho de que cree que China está inundando el mercado mundial con 90 millones de toneladas de acero a bajo precio.

Ahora están recurriendo a estas medidas varios países que antes no solían aplicar instrumentos comerciales correctivos con relación al acero. Entre estos países figuran Chile, Egipto, Pakistán, Indonesia, India, Malasia, Marruecos, Tailandia y Turquía.

En este momento crítico para el sector del acero, IndustriALL incluyó en su planteamiento a la OCDE un plan de recuperación de cinco puntos, señalando lo siguiente:

  1. Que la OCDE debe desempeñar un papel más activo para poner fin a la política actual de inundar el mercado con acero a bajo precio. Debe procurar que se respeten las normas de la OMC.
  2. Que la OCDE debería investigar y recomendar los mecanismos adecuados para normalizar la situación en el sector siderúrgico. Uno de esos mecanismos sería la introducción de un impuesto por reasignación de puestos de trabajo (esto funcionaría como un ajuste tributario en aduana, pero sus criterios de evaluación tomarían en cuenta el impacto en el empleo local).
  3. Que la OCDE debería garantizar que todas las partes integrantes del Comité del Acero actúen de manera responsable y que deban rendir cuentas por sus actos.
  4. Que el programa de reuniones futuras debería contar siempre con un informe actualizado sobre casos comerciales en curso, donde se estampe quiénes presentaron la queja, y quiénes son los responsables.
  5. La Secretaría de la OCDE debería llevar a cabo una investigación sobre el probable impacto en la sostenibilidad futura del sector siderúrgico de los países miembros en caso de que se prolongara la situación actual.

Hablando en nombre de IndustriALL, Rob Johnston se dirigió a la audiencia en los siguientes términos:

“Creemos que lo que enfrenta actualmente el sector ya no se puede calificar simplemente como un problema: está claro que ahora tenemos una crisis. Nuestros miembros están sufriendo por la falta de acción, ante la pérdida de sus puestos de trabajo, perjudicando de este modo a las comunidades. Necesitamos que se tomen medidas concretas, y que se tomen ya”.