Trabajadores de una fábrica textil de Lesotho. Fuente: Flickr/Banco Mundial

Futuro todavía incierto sobre la AGOA

15.08.2014

Decenas de miles de empleos en el sector de la confección africano que dependen de las exportaciones a Estados Unidos están en peligro a menos que el Congreso aborde urgentemente la reautorizacion de la Ley de Crecimiento y Oportunidades para África (AGOA).

El comercio y la inversión, y concretamente la prórroga de la AGOA, encabezaron el programa en la Cumbre de Líderes de África y Estados Unidos del 4 al 6 de agosto de 2014 en Washington DC. La AGOA es un programa de comercio preferencial no recíproco según el cual los productos procedentes de países del África subsahariana con derecho a ello tienen acceso libre de aranceles a los mercados estadounidenses. Fue aprobada por primera vez por el Congreso de Estados Unidos bajo la administración Clinton en 2000 y expira en septiembre de 2015.  La incertidumbre sobre su prórroga está teniendo efectos cada vez más negativos sobre los pedidos hechos a los proveedores de origen africano.

Como resultado, la IndustriALL Global Union pide que la AGOA sea un programa permanente para estimular una inversión de capital más importante y de más larga duración, que pueda conducir también a una mayor diversidad de las exportaciones de la región. 

Decenas de miles de empleos en el sector de la confección dependen de las exportaciones en el marco de la AGOA, que constituyen una quinta parte de las exportaciones no petroleras en virtud del acuerdo comercial. Sin embargo, en muchas de esas fábricas de ropa las condiciones de trabajo son malas.

Hay muchos ejemplos; últimamente Jane Ragoo y Reaaz Chotoo del sindicato mauritano la Unión de Empleados de la Fabricación de Productos Químicos y Gremios Afines, informaron de que ”los intereses de los trabajadores son la menor prioridad de la AGOA y, por ende, de Estados Unidos. Los salarios son tan bajos y los empleos tan precarios que la inmensa mayoría de los trabajadors de Mauricio no quieren entrar en el sector textil. En consecuencia, más del 50 por ciento de la fuerza laboral del sector textil se compone de trabajadores extranjeros, y esa proporción aumenta mes tras mes. Por lo tanto, la ventaja comparativa del sector textil en Mauricio está orientada a la explotación de trabajadores extranjeros”.

La IndustriALL ha recomendado también que la disposición especial destinada a los países menos desarrollados, que permite utilizar las telas de un tercer país en la producción para la exportación de prendas de vestir en virtud de la AGOA, se extienda a todos los países de la AGOA con derecho a ello, como Sudáfrica.

“Las exportaciones de prendas de vestir de Sudáfrica a Estados Unidos se han derrumbado desde los primeros años del decenio de 2000, debido en parte a que han quedado desplazadas por las exportaciones de países principalmente asiáticos y porque el sector textil sudafricano se ha contraído, con menos talleres de hilado, tejido y géneros de punto”, informa Etienne Vlok, investigador de la Unión de Trabajadores del Vestido y del Textil de África Meridional”. Por eso, ha sido muy difícil cumplir la norma actual de la AGOA de utilizar hilos y telas locales para beneficiarse de la AGOA.”

La IndustriALL espera que la necesidad de reparar las condiciones de explotación y otros problemas dará lugar a una revisión de la AGOA que refuerce la protección de los trabajadores y de los empleos. La debida consideración de las recomendaciones de los sindicatos, incluida la mayor federación sindical de Estados Unidos  - the AFL-CIO -, así como de otras partes interesadas, puede alargar el tiempo necesario para redactar la reautorización. Es una incógnita saber cuándo abordará el Congreso la AGOA, y no hay muchas esperanzas de que la prórroga llegue antes de 2015.