Los trabajadores camboyanos luchan por un salario digno

29.01.2014

La IndustriALL Global Union apoya la lucha de los trabajadores de la confección camboyanos por un salario mínimo digno y pide que se respete la libertad sindical y que se libere a los sindicalistas encarcelados.

El año 2014 comenzó violentamente en Camboya. Los trabajadores que se manifestaban por un aumento del salario mínimo se enfrentaron a la policía: hubo cuatro muertos, tres desaparecidos, 23 encarcelados y centenares de trabajadores despedidos. Se dictaron órdenes de detención de los dirigentes sindicales que apoyaron las huelgas, entre ellos líderes de nuestros propios afiliados. Los empleadores exigen daños y perjuicios a los sindicatos.

La situación en Camboya es totalmente inaceptable, por lo que el país constituye una prioridad para la IndustriALL Global Union. Actuamos rápidamente tras estallar la violencia en el país. Junto con la CSI y la UNI Global Union, realizamos una misión sindical internacional a Phnom Penh a comienzos de enero. La misión se reunió con los sindicatos, el Gobierno y la organización de empleadores GMAC, y exigió la liberación  de los sindicalistas encarcelados, la investigación de los homicidios y la continuación de las conversaciones sobre el aumento del salario mínimo.

Hemos puesto en marcha una campaña de solidaridad electrónica en LabourStart. Hasta ahora cerca de 11.000 personas han protestado al Gobierno camboyano y a GMAC.

Y la acción conjunta continúa. Recientemente, la IndustriALL Global Union, la UNI Global Union y la CSI enviaron una carta junto con 30 importantes marcas de ropa instando al Gobierno camboyano a investigar el uso de fuerza letal, a que se respete le libertad sindical y se establezca un proceso de negociación del salario mínimo que funcione. Ahora se ha creado un grupo de trabajo para examinar la cuestión salarial, y los afiliados a la IndustriALL han llevado a cabo acciones en Tailandia, Corea, Australia y otros países.

El salario mínimo, de 80 USD  mensuales, es uno de los más bajos del mundo. Por eso los ocho afiliados a la IndustriALL en Camboya decidieron en nuestro taller de diciembre pedir que se aumentara a 160 USD. Y todavía no sería un salario digno, sino un paso adelante para los 400.000 trabajadores de la confección que generan exportaciones por valor de 5.000 millones USD al año.

Sin embargo, a finales de diciembre, el Gobierno y los empleadores sólo aceptaron un aumento a 95 USD, que pasó luego a 100 USD mensuales. Los trabajadores, insatisfechos, se declararon en huelga, y estalló la violencia después de que la  embajada surcoreana y los inversores pidieran a la policía que interviniera.

La afiliación sindical en el sector de la confección camboyano es alentadora, del 60 por ciento, pero los trabajadores están divididos en demasiados sindicatos. Aunque se han ganado luchas como la de SL Garments el año pasado, la creación de unidad es indispensable para que los trabajadores tengan más fuerza.

La IndustriALL continuará su acción por los derechos de los trabajadores en Camboya, para lograr un salario digno y el derecho a la libertad sindical y la negociación colectiva sin temor a la violencia.

Jyrki Raina

Secretario General