Los trabajadores de Bangladesh habrán de seguir esperando una indemnización completa

12.09.2013

Once marcas participan en las discusiones sobre la indemnización a las víctimas de los desastres en las fábricas de Bangladesh. Otras marcas principales dan a espalda a la difícil situación de los trabajadores. Se acuerdan algunos pagos anticipados.

Once de las marcas y de los minoristas que se abastecen de las fábricas en que se produjeron los desastres de Tazreen y Rana Plaza asistieron a las reuniones de alto nivel sobre la indemnización, facilitadas por la OIT como presidente neutral, y celebradas los días 11 y 12 de septiembre en Ginebra. Muchas otras empresas importantes no asistieron, mostrando un total desprecio por los 1.900 trabajadores que resultaron lesionados y las familias de los más de 1.200 trabajadores que murieron fabricando sus productos.

La secretaria general adjunta de la IndustriALL Global Union Monika Kemperle declaró: “Los consumidores se sorprenderán de que haya pasado casi medio año desde el desastre del Rana Plaza y de que sólo una marca haya proporcionado hasta ahora alguna compensación a las víctimas del desastre. Respeto a las marcas que han acudido a estas reuniones. Pero no puedo comprender la actitud de las que no están presentes.”

En cuanto al Rana Plaza, de un total de 29 marcas que fueron invitadas, las 9 siguientes dieron prueba de buena fe al asistir a la reunión: Bon Marché, Camaieu, El Corte Inglés, Kik, Loblaw, Mascot, Matalan, Primark y Store Twenty One.

Otras 20 empresas que fueron invitadas no asistieron: Adler, Auchan, Benetton, C&A, Carrefour, Cato Corp, The Children’s Place, Dressbarn, Essenza, FTA International, Gueldenpfennig, Iconix Brand, Inditex, JC Penney, Kids Fashion Group, LPP, Mango, Manifattura Corona, NKD, Premier Clothing, PWT Group, Texman y Walmart.

La IndustriALL, la Campaña Ropa Limpia (CRL) y el Consorcio de Derechos del Trabajador (CDT) presentaron una propuesta de modelo para la indemnización, que ha sido utilizado por marcas y minoristas en anteriores desastres de fábricas en Bangladesh. El modelo incluye el pago por dolor y sufrimiento y la pérdida de ingresos. En el caso del Rana Plaza se necesitarían 74.571.101 $ EE.UU. para indemnizar completamente a todos los trabajadores, y a las marcas se les pide que contribuyan con 33.556.996 $ EE.UU. a esa cantidad. En el de Tazreen se necesitan 6.442.000 $ EE.UU., y a las marcas se les pide que aporten 2.899.000 $ EE.UU.

Expertos internacionales describieron las mejores prácticas para el establecimiento de un fondo de indemnización, supervisado por un comité multilateral, que podría crearse mediante un acuerdo de todas las partes interesadas. En esta reunión no se llegó a ese acuerdo, aunque las marcas presentes se comprometieron a seguir discutiendo esta cuestión.

La IndustriALL, la CRL y el CDT acogerían con satisfacción la creación de ese fondo, e instan a todas las partes a que trabajen conjuntamente para lograrlo lo antes posible.

También se dirigió a la reunión el representante permanente de Bangladesh ante las Naciones Unidas en Ginebra Md. Abdul Hannan.

Las familias de los trabajadores y de las víctimas bangladeshíes que esperan una ayuda inmediata se sentirán decepcionados. Los compromisos de las marcas después de dos días de negociaciones se limitaron a:

  1. Reunirse de nuevo en las dos próximas semanas para compartir información e instrumentos, intercambiar puntos de vista y considerar nuevas medidas.
  2. Contribuir financieramente a un fondo para asistir a los trabajadores lesionados y a las familias de las víctimas, y comprometerse a avanzar en el proceso de establecer el fondo rápidamente. Se creó un comité de coordinación para impulsar el proceso mediante un foro multilateral abierto al Gobierno de Bangladesh y a los empleadores, junto con las marcas y los minoristas, sindicatos y ONG.
  3. Asumir el compromiso de seguir trabajando en forma coordinada, sobre la base de la asistencia inicial proporcionada ya a las víctimas por el minorista británico Primark, que ha puesto a disposición su infraestructura bancaria en Bangladesh para proporcionar los fondos de que se disponga con carácter de urgencia.

Inmediatamente después de la reunión, Primark se comprometió a pagar otros tres meses de sueldo a las familias de todos los afectados con ayuda de emergencia. Lamentablemente, ninguna de las otras marcas ni minoristas asistentes a la reunión se comprometieron a proporcionar esa ayuda de emergencia.

ZM Kamrul Anam , del Consejo de  Bangladesh de la IndustriALL, pidió a las marcas que actúen rápidamente:

“Apreciamos que Primark haya pagado ya tres meses de sueldo a los lesionados y a las familias de las víctimas. Pero cuando vuelva a Bangladesh se me preguntará que más se ha decidido aquí. Esas familias necesitan alimentos, medicinas y vivienda. Pido, por favor, a todas las marcas y los minoristas que se sumen al pago de tres meses de sueldo a esas personas que lo necesitan imperiosamente. Cabe esperar que algún día se llegue a una solución sostenible, pero ahora debe hacerse un pago inmediato para ayudar a esas familias.”

En la reunión sobre indemnización de Tazreen el día anterior, C&A presentó su importante iniciativa de indemnización a las víctimas, y dio prueba de su continuo compromiso para hallar una solución definitiva. Karl Rieker, que asistió también a la reunión, señaló igualmente la disposición a contribuir y fue felicitado por su positiva participación en las discusiones sobre Tazreen.

De las marcas y los minoristas invitados a participar en la reunión del 11 de septiembre sobre el proceso de Tazreen no asistieron las siguientes: Delta Apparel, Dickies, Disney, El Corte Inglés, Edinburgh Woolen Mill, Kik, Li & Fung, Piazza Italia, Sean John, Sears, Teddy Smith, y Walmart.

La secretaria general adjunta de la IndustriALL Monika Kemperle declaró:

“La indiferencia de las marcas ausentes por la difícil situación de los trabajadores de Bangladesh cuyas vidas han sido destruidas por los accidentes evitables en Tazreen y Rana Plaza es sumamente sorprendente. Con las promesas vanas y las falsedades absolutas desde el incendio de Tazreen y el derrumbe del Rana Plaza se trata de que esas multinacionales occidentales puedan evitar unos pagos que equivalen a un porcentaje mínimo de su volumen de negocio.”

El secretario general de la UNI Global Union, Philip Jennings, declaró: “Walmart es el mayor  minorista del mundo y uno de los principales compradores de Bangladesh. Debería ser una de las primeras empresas en asumir la responsabilidad por su cadena de suministro global. Una vez más, Walmart no ha asumido su compromiso con los trabajadores de  Bangladesh que producen millones de prendas que se venden en el mundo entero con grandes beneficios.”

Ineke Zeldenrust, de la Campaña Ropa Limpia, declaró: “La CRL seguirá ejerciendo presión sobre las marcas que todavía no se han comprometido a intervenir directa y activamente en el proceso de negociación ni a aportar fondos suficientes para disponer de las cantidades necesarias con el fin de proporcionar a los trabajadores y a sus familias la indemnización a que tienen derecho según las normas internacionales.”

El director ejecutivo del Consorcio de Derechos del Trabajador, Scott Nova, agregó: “Ya es hora de que las víctimas del peor desastre industrial de la historia y sus familias reciban asistencia de las marcas y los minoristas internacionales que se han beneficiado de la labor de esos trabajadores. No sólo es chocante que apenas haya marcas que se han comprometido a algún nivel concreto de asistencia, sino más aún que la mayoría de las empresas implicadas en el desastre siquiera se hayan molestado en asistir para discutir la ayuda a las víctimas.”

Contactos para la prensa:

Tom Grinter, IndustriALL Global Union: +41796934499

Ineke Zeldenrust, Campaña Ropa Limpia: +31 651280210

Scott Nova, Consorcio de Derechos del Trabajador, +1 2023607957

Sam Maher, Campaña Ropa Limpia +44 751 751 6943