Sindicatos afiliados a IndustriALL estudian estrategias para promover empleo industrial sostenible en el Sur de Asia

11.08.2016

Del 8 al 9 de agosto, se reunieron en Katmandú afiliados de IndustriALL provenientes de Nepal, Bangladesh, India, Pakistán y Sri Lanka, con el fin de estudiar formas de aplicar en sus países el programa de empleo industrial sostenible de IndustriALL Global Union, y para elaborar una estrategia al respecto a nivel regional.

Los afiliados de los cinco países mencionados dejaron constancia del impacto negativo que sufren los trabajadores/as como consecuencia de políticas industriales malas o inexistentes de los gobiernos. Las políticas económicas han impulsado las medidas que se toman en cuanto a la industria, que no abordan las necesidades laborales, sociales y ambientales. Se ha aplicado la desregulación, socavando las condiciones de trabajo con el fin de atraer la IED. Simultáneamente, las sucesivas rondas de privatización han debilitado los servicios de salud, educación, energía y transporte que son necesarios para promover el empleo industrial sostenible. Los afiliados señalaron que el fracaso de las políticas industriales está vinculado directamente al reemplazo del empleo permanente por el trabajo precario.

Los sindicatos identificaron algunos problemas específicos que ocurren a nivel nacional. En Pakistán, el gobierno dio a conocer una política industrial en 2015, sin embargo si bien la política en sí es buena, su implementación es nula. La escasez de gas y electricidad en Bangladesh hace difícil la aplicación de políticas industriales, mientras que en Nepal los sindicatos están luchando para hacer frente a las secuelas del terremoto del año pasado.

India sigue dependiendo fuertemente de la energía del carbón, y enfrenta un gran impacto por el acuerdo de la COP en París, que ha detenido la inversión en ese sector. Es absolutamente imprescindible aplicar programas de capacitación en esta situación, donde muchos jóvenes que viven en el campo carecen de habilidades y por lo tanto se encuentran sin posibilidades de empleo.

En la reunión en Katmandú, los sindicatos analizaron cómo las políticas que se aplican para atraer inversiones y desarrollar las industrias están impactando negativamente en los derechos de los trabajadores/as y en el medio ambiente debido a que estos factores no se están tomando en cuenta de manera adecuada al desarrollas las políticas. Las consecuencias más perjudiciales se han visto en lo que se refiere a la libertad de sindicación y negociación colectiva, y la subcontratación y el trabajo precario. Se ha promovido la mano de obra barata y bajos salarios con el fin de procurar mayores beneficios para las empresas. En Bangladesh, donde no está previsto proveer viviendas adecuadas, los trabajadores/as terminan en escuálidas condiciones de hacinamiento, víctimas de abusos en las tarifas de alquiler impuestas por los propietarios.

Por otro lado, no ha habido planificación adecuada para la minería ni para las industrias; a consecuencia de esto, se otorga permiso para el desarrollo industrial sin analizar de modo eficaz los impactos ambientales. En la India, el resultado de esto ha sido que se permite a las empresas bombear y agotar las aguas subterráneas, contaminando el aire y el agua que se extrae del subsuelo, debido al enterramiento de residuos. La inversión está diseñada para beneficiar a las empresas, no al país.

Los afiliados se enfrentan al enorme reto de influir en la formulación de políticas industriales en favor de empleo industrial sostenible, sobre todo en condiciones en que los gobiernos sólo escuchan a las empresas y no se interesan por los puntos de vista de los sindicatos. Los sindicalistas tendrán que recurrir a los parlamentarios locales y a aquellos partidos políticos que simpatizan con las opiniones del sindicato, además de desarrollar mensajes claros y elaborar una estrategia para aplicar a los medios de comunicación. Para hacer oír a los sindicatos, éstos tendrán que desarrollar la unidad, aumentar la membresía sindical y reforzar la situación económica de los sindicatos mediante un aumento de las cuotas de afiliación.

Los próximos pasos para los afiliados en los cinco países serán estudiar estos problemas más a fondo en sus propias organizaciones, con otros afiliados y con las centrales nacionales, con el objeto de formular reivindicaciones concretas en cuanto al empleo industrial sostenible. Donde existan organismos de consultación con el gobierno, este tema se incluirá entre las cuestiones que se han de estudiar en las reuniones. Los sindicatos de otros países deberán investigar los modelos de cooperación sindical conjunta a nivel nacional que existen en la India y Nepal.

Los afiliados de Sri Lanka seguirán presionando al gobierno para establecer políticas industriales sostenibles en el contexto de la política de empleo propuesta, pero que actualmente no toma en cuenta cómo la evolución de la industria impactará en los trabajadores/as y en el medio ambiente.

La reunión concluyó con un llamado a la solidaridad en la región del Sur de Asia, contrarrestando los intentos de los gobiernos de socavar los derechos laborales para competir con otros países de la región. Se resolvió trabajar para lograr mayor protección de los trabajadores/as en los acuerdos comerciales, tanto dentro de la región como con otros países.