Los sindicatos mundiales dicen que el gobierno y las empresas no hacen lo suficiente para proteger los derechos de los trabajadores/as de la confección en Bangladesh.

Los sindicatos mundiales dicen que el gobierno y las empresas no hacen lo suficiente para proteger los derechos de los trabajadores/as de la confección en Bangladesh.

Sindicatos mundiales critican al gobierno de Bangladesh por incumplir pacto con la UE

26.01.2016

El Gobierno de Bangladesh no ha cumplido con un pacto que fuera establecido con la Unión Europea en relación a la catástrofe ocurrida en Rana Plaza. Así concluyeron tres sindicatos mundiales después de realizar una evaluación crítica de la actuación de ese gobierno.

Más de 1.110 trabajadores y trabajadoras murieron en abril de 2013, al derrumbarse una planta de fabricación de prendas de vestir. El Pacto de Sostenibilidad para Bangladesh fue establecido entre la Unión Europea y el Gobierno de Bangladesh con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con el fin de mejorar los derechos laborales y la salud y seguridad de los trabajadores y trabajadoras en el sector de la confección de ese país.

Esta evaluación señalada, realizada por la Confederación Sindical Internacional, IndustriALL Global Union y Uni Global Union, se efectuó antes de una reunión privada de revisión del Pacto de Sostenibilidad que se llevará a cabo el día de hoy, 27 de enero, cuyo anfitrión será el Gobierno de Bangladesh. En la evaluación realizada por los sindicatos mundiales, se señala lo siguiente:

“Al Gobierno de Bangladesh y al sector de la confección, les queda una enorme cantidad de medidas que deberían haber aplicado, pero que no las han implementado, no sólo para garantizar seguridad de los edificios y protección contra incendios, sino simplemente para procurar respeto básico de la legislación, incluyendo tanto las normas laborales nacionales como internacionales”.

El informe señala que se tiene información sobre más de 100 casos de discriminación antisindical en las fábricas donde se han formado nuevos sindicatos, y critica al Gobierno de Bangladesh por no garantizar la libertad de sindicación:

Muchos trabajadores no tienen posibilidad de formar sindicatos debido a las represalias que enfrentan, ni pueden realizar negociaciones colectivas sobre los términos y condiciones de trabajo. Por lo tanto, se hará insostenible cualquier avance que se logre en relación a la seguridad de los edificios y sistemas de protección contra incendios, lo cual resultará inevitablemente en tragedias futuras.

El informe cuestiona la rigurosidad de las inspecciones de fábricas realizadas por el comité tripartito nacional de Bangladesh, que afirmó inmediatamente que un 80% de las fábricas de su competencia no presentaban condiciones peligrosas; sin embargo las inspecciones realizadas por el Acuerdo de Bangladesh y la Alianza encontraron problemas críticos en todas las fábricas, sin excepción.

La evaluación también critica el grave ambiente de violencia antisindical en Bangladesh, con frecuencia dirigida por la administración de las empresas, donde los autores de los crímenes gozan de impunidad casi total.

Los sindicatos mundiales piden que la Unión Europea aplique a Bangladesh su sistema de Acuerdos Comerciales Preferenciales con el fin de procurar mejoras significativas e inmediatas. Bangladesh se beneficia de la iniciativa “Todo excepto armas” de la UE, que otorga acceso libre de derechos y de tarifas aduaneras para todas las exportaciones, excepto armas y municiones.

La evaluación realizada por los sindicatos mundiales también afirma: “No cabe duda que el Gobierno de Bangladesh es directa o indirectamente responsable de violaciones muy graves que están en clara contradicción con las normas de la OIT que se hallan integradas en el sistema de Acuerdos Comerciales Preferenciales de la UE”.

Por su parte, Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL, señaló lo siguiente:

Han sido insuficientes las medidas tomadas por el Gobierno de Bangladesh para obligar el cumplimiento de las condiciones del Pacto de Sostenibilidad. Continúa la discriminación antisindical, y queda impune la violencia contra dirigentes sindicales. Los trabajadores que han informado de problemas de seguridad han sido despedidos de su trabajo. El gobierno debe hacer más para proteger a sus trabajadores y trabajadoras que laboran en el sector de la confección; de otra manera, corre el riesgo de otra tragedia”.