Workers blocked pedestrian crossings on the company premises on 16 May

Workers blocked pedestrian crossings on the company premises on 16 May

Trabajadores/as de ArcelorMittal en Ucrania protestan por condiciones peligrosas y bajos sueldos

21.05.2018

Los trabajadores y trabajadoras del taller ferroviario de la planta siderúrgica ArcelorMittal Kryvyi Rih han comenzado una campaña de protesta contra las condiciones de trabajo inseguras y los bajos sueldos.  

El 16 de mayo, los trabajadores/as del taller ferroviario de ArcelorMittal solidarizaron con la fuerza de trabajo de Ukrzaliznytsia, ferrocarril de Ucrania de propiedad estatal, que se halla en huelga desde el 14 de mayo, exigiendo condiciones de trabajo más seguras.
 
La mayor parte de los trenes de Ukrzaliznytsia se halla en servicio desde la década del 60 del siglo pasado, y el 90% de estos trenes están muy deteriorados. Una investigación realizada por la autoridad gubernamental de salud y seguridad encontró 83 violaciones de las normas, y los frenos de algunas locomotoras no funcionaban.
 
Los trabajadores/as de Ukrzaliznytsia exigen que todos los trenes sean reparados de tal manera que cumplan con los requisitos técnicos de seguridad; que se aumente los salarios hasta alcanzar los niveles europeos; que se introduzca jubilación anticipada; y que renuncie el consejo de administración de Ukrzaliznytsia.
 
Los trabajadores/as ferroviarios de ArcelorMittal enviaron una declaración oficial a la administración de la empresa, diciendo que se niegan a operar equipos defectuosos que pongan en peligro sus vidas. Comenzaron una huelga de celo, con lo que se paralizó el transporte ferroviario y se detuvo la producción.
 
Aquellos trabajadores/as que tenían un día libre el 16 de mayo bloquearon durante varias horas los pasos de peatones en las instalaciones de la compañía. Además de mejorar la seguridad, exigen un aumento salarial, de los 400 euros mensuales que ganan actualmente, a 1.000 euros al mes.
 
Así fue también la reivindicación principal de todos los empleados involucrados en el conflicto laboral colectivo que se registró a fines de marzo, encabezado por el Sindicato de Trabajadores de las Industrias Metalúrgica y Minera de Ucrania (PMGU). La administración de ArcelorMittal intentó impedir una asamblea general de los trabajadores/as, anunciando que se iba a realizar en otro lugar. Al final, se llevó a cabo la conferencia, que tenía como fin determinar las reivindicaciones de la fuerza de trabajo. Sin embargo, la compañía presentó una demanda cuestionando la legitimidad de esa reunión.

La compañía también presentó una queja ante la policía, acusando a los trabajadores/as de realizar una huelga ilegal. Sin embargo, la policía no apoyó esta queja, ya que los trabajadores/as habían actuado de acuerdo con la ley. La legislación de Ucrania sobre salud y seguridad laboral permite que los trabajadores/as se nieguen a trabajar en caso que su trabajo presente peligro para sus vidas.
 
La administración de la empresa creó una comisión especial con la participación de un representante del PMGU para evaluar el estado de los trenes.
 
Natalia Marinyuk, presidenta del comité sindical del PMGU en ArcelorMittal Kryvyi Rih, señaló:

“El PMGU ha hecho notar repetidas veces que la demora en las negociaciones y procedimientos de conciliación en general crea una situación crítica y lleva a los trabajadores y trabajadoras a la desesperación”.

El 14 de mayo, el PMGU envió una carta al director general de ArcelorMittal Kryvyi Rih, solicitando una vez más entablar un diálogo constructivo con el organismo representativo de los trabajadores/as, evitando así protestas espontáneas que detengan el trabajo.
 
Vadim Borisov, Secretario Regional de IndustriALL, comentó al respecto:

“IndustriALL Global Union pide al empleador que deje de retrasar el trabajo de la comisión de reconciliación y que se presente a la mesa de negociaciones. Siempre se producen protestas si no se toman en cuenta los intereses y reivindicaciones de la fuerza de trabajo. La gente no está dispuesta a permitir que continúe esta falta de respeto por sus problemas. Por lo tanto, toda la responsabilidad recae completamente en la administración de la empresa”.