Marcha de trabajadores siderúrgicos del Reino Unido.

Marcha de trabajadores siderúrgicos del Reino Unido. Foto: Unite

Tras una campaña sindical, el gobierno británico acuerda parcial nacionalización de planta siderúrgica

22.04.2016

El gobierno del Reino Unido ha confirmado que, como parte de una serie de medidas de rescate, estaría dispuesto para adquirir, con una participación del 25%, la planta de Tata Steel en Port Talbot, Gales, que en la actualidad enfrenta graves dificultades.

A consecuencia de la enorme caída de los precios del acero que se ha producido debido al dumping del metal por parte de la China, Tata Steel decidió vender sus operaciones en el Reino Unido, lo cual ha puesto en peligro miles de puestos de trabajo.

Quien informó sobre el acuerdo de rescate fue Sajid Javid, Secretario de Estado de Asuntos Comerciales e Industria del gobierno conservador del Reino Unido. Se estableció la participación del gobierno como un aliciente para hacer más fácil encontrar una organización dispuesta a comprar Tata Steel.

El señalado Secretario de Estado Sajid Javid - que anteriormente había descartado la posibilidad de nacionalización - es un partidario del liberalismo económico; lo han criticado por apoyar ciegamente el mercado libre, lo que ha creado obstáculos para los intentos de salvar la industria siderúrgica. El gobierno conservador demoró en responder a la crisis, y también ejerció su derecho de veto contra un plan de la UE para aumentar los aranceles que se aplican al acero chino.

La iniciativa en favor de la nacionalización fue bien acogida por los sindicatos afiliados a IndustriALL con miembros que trabajan en el sector siderúrgico. Estos sindicatos han logrado movilizar apoyo para el sector recordando a la gente el enorme monto de los rescates de la banca, y la importancia del acero para la cadena de suministro.

Los sindicatos promueven una política industrial sostenible que vincule la producción del acero con el desarrollo de políticas de adquisiciones y de la infraestructura en el país, y que aborde el problema del dumping.

Refiriéndose al acuerdo logrado, Tony Burke, Secretario General Adjunto de Unite, señaló lo siguiente:

“La inversión anunciada por el gobierno es sólo una parte de la solución. La tarea que le corresponde ahora al gobierno es buscar un comprador que se comprometa a adquirir la totalidad de Tata Steel UK y a garantizar el futuro a largo plazo de la producción del acero en el Reino Unido. Durante el proceso de venta, nuestros miembros también necesitan compromisos firmes respecto a sus pensiones y garantías que ninguno de ellos sufra un impacto adverso.

“El gobierno del Reino Unido aún tiene mucho trabajo que hacer para lograr que la fabricación del acero pueda prosperar”.

Por otra parte, Roy Rickhuss, Secretario General del sindicato Community, afirmó:

“Nos complace mucho que el gobierno ofrezca apoyar la financiación de la deuda y que siga dispuesto a tener una participación del 25% en la empresa. Los gobiernos deben seguir trabajando en estrecha colaboración con Community en estos momentos en que hacemos todo lo posible para asegurar un futuro para nuestra industria siderúrgica”.

Fernando Lopes, Secretario General Adjunto de IndustriALL agregó:

“Es irónico que un gobierno conservador con un Secretario de Estado de Asuntos Comerciales e Industria fundamentalista en lo que se refiere al mercado libre haya nacionalizado parcialmente la industria siderúrgica británica. Esto es lo que sucede cuando la ideología choca contra la pared de la realidad.

“Este es un primer paso importante, y demuestra que nuestros planteamientos están triunfando. Sin embargo, hay que hacer mucho más para asegurar que esta industria de importancia vital tenga un futuro sostenible”.