Turquía: Se mantiene la prohibición de la huelga del metal

02.04.2015

Al terminar el período de aplazamiento de 60 días a raíz de la prohibición de la huelga en la industria del metal mediante un Decreto del Gabinete, el derecho fundamental a la huelga está aún lejos de la realidad en Turquía.

La huelga legal y legítima convocada por el afiliado a la IndustriALL Birlesik Metal-Is, que abarca a una serie de empresas en diversas ciudades, pasará ahora a la Junta Superior de Arbitraje para seguir un proceso obligatorio, porque la legislación turca no permite al sindicato mantener la huelga.

Según la Ley turca sobre sindicatos y convenios colectivos del trabajo, codificada 6356, “Una huelga ilegal convocada o iniciada puede ser suspendida por el Consejo de Ministros durante 60 días mediante un decreto si se considera perjudicial para la salud pública o la seguridad nacional”. Como el Decreto del Gabinete turco se publicó el 30 de enero en el Boletín Oficial, el período de 60 días ha finalizado el 31 de marzo.

Entretanto, Birlesik Metal-Is sigue realizando diferentes tipos de ”acciones laborales” como reacción a la decisión de prohibición por el Gobierno, que se adoptó tras fuertes cabildeos y presiones de la asociación de empleadores de la industria metalúrgica. Durante el denominado período de aplazamiento se designó un mediador para tratar de llegar a una solución del conflicto, pero Birlesik Metal-Is no era favorable a ese proceso, porque se violaba claramente el derecho fundamental de los miembros sindicales.

Birlesik Metal-Is solicitó el 2 de febrero al Consejo de Estado la anulación del Decreto del Gobierno. Una de las demandas inmediatas del sindicato fue la suspensión de la ejecución del Decreto para poder mantener la huelga. El Consejo pidió al Gobierno que le diera a conocer sus argumentos sobre el aplazamiento de la huelga. En su larga respuesta, el Gobierno adujo argumentos irrelevantes razonando su decisión de prohibición tratando de vincular la huelga con la producción de algunos instrumentos para las fuerzas armadas. La IndustriALL Global Union se une a Birlesik Metal-Is en sus críticas contra esos argumentos gubernamentales carentes de sentido.

Sin embargo, a pesar de la urgencia, el Consejo de Estado no ha tomado ninguna decisión sobre la suspensión de aplicar la prohibición. Al transcurrir el período de suspensión sin una decisión del Consejo de Estado, la ley estipula: ”De no llegarse a un acuerdo antes de expirar la fecha del período de suspensión, la Junta Superior de Arbitraje resuelve el conflicto a solicitud de cualquiera de la partes en un período de seis días laborables. De lo contrario, la competencia del sindicato de los trabajadores será nula”. Esto significa que si Birlesik Metal-Is no recurre a la Junta Superior de Arbitraje perderá su certificación para la negociación colectiva.

Como autoridad que dirige este proceso de arbitraje obligatorio, la Junta Superior de Arbitraje ha de estar integrada por un miembro elegido por el Consejo de Ministros, un miembro elegido por el Consejo de Educación Superior, el director general del Trabajo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, dos miembros elegidos por la confederación de trabajadores con el mayor número de miembros y, en nombre de los empleadores, dos miembros elgidos por la confederación de empleadores con el mayor número de miembros. La junta está presidida por el jefe de más alto rango de los departamentos del Tribunal Supremo. La experiencia en Turquía hasta ahora respecto a esta Junta muestra claramente que no produce resultados favorables a los trabajadores.

“A medida que pasa el tiempo, la serie de violaciones en relación con esta huelga se amplía”, dijo Kemal Özkan, secretario general adjunto de la IndustriALL Global Union. “En teoría, el derecho a la huelga está garantizado por los convenios internacionales ratificados por Turquía y por la Constitución y la legislación pertinente del país. Además, la huelga también está protegida por el sistema judicial. Como es el Gobierno el que ha prohibido la huelga, la forma en que se comporta el Consejo de Estado es similarmente inaceptable. No tomar ninguna decisión sobre la suspensión de la ejecución del decreto en el período de aplazamiento es un claro indicio de que el sistema judicial turco no hace nada para proteger los derechos fundamentales en el país. Además de la violación de los derechos fundamentales, también se vulnera el derecho a un juicio justo. Una situación vegonzosa para Turquía.”

Como Birlesik Metal-Is está obligado a acudir a la Junta Superior de Arbitraje porque el Consejo de Estado no ha tomado ninguna decisión, gracias a la determinación y al activismo de sus miembros de la base, la dirección del sindicato ha logrado llegar a un acuerdo con una importante proporción de las empresas en las que determinó declarar la huelga. El sindicato hará pronto pública esta información con todos los detalles.

La IndustriALL Global Union seguirá apoyando a Birlesik Metal-Is en esta lucha. Además de presentar una queja ante la OIT por la violación de este derecho fundamental, la IndustriALL seguirá prestando asistencia a Birlesik Metal-Is para someter el problema al Tribunal Europeo de Derechos Humanos una vez agotados todos los mecanismos judiciales internos.