100 días hasta que expire el Acuerdo actual – los firmantes laborales instan a las marcas a firmar el Acuerdo de 2018

22.02.2018

A falta de 100 días hasta que expire el actual Acuerdo sobre seguridad contra incendios y de los edificios en Bangladesh, se insta a las a las empresas de prendas de vestir a seguir participando para crear una industria de la confección segura y sostenible en Bangladesh y a firmar su sucesor, el Acuerdo de Transición de 2018.

El Acuerdo de Transición de 2018 continuará el trabajo de inspección de fábricas en Bangladesh, identificando los riesgos de seguridad y garantizando su corrección. Hasta la fecha, 109 empresas de prendas de vestir han firmado el Acuerdo de 2018, que abarca a más de 2 millones de trabajadores.

Sin embargo, muchas empresas del sector tienen que confirmar aún su compromiso con la seguridad de los trabajadores bangladeshíes en su cadena de suministro. Entre las que todavía se resisten cabe citar Marks and Spencer, Next, Sainsbury’s, Metro Group, Abercrombie & Fitch y Dansk Supermarked.

Los firmantes sindicales mundiales del Acuerdo, la IndustriALL y la UNI, y los cuatro firmantes como testigos, la Campaña Ropa Limpia, el Foro Internacional de Derechos Laborales, la Red de Solidaridad de la Maquila y el Consorcio de Derechos de los Trabajadores, piden a las empresas de la confección que todavía no lo hayan hecho que firmen el Acuerdo de 2018 lo antes posible.

No firmar el Acuerdo de 2018 significa que dentro de cien días los trabajadores carecerán de control en las fábricas. Como consecuencia, las marcas de ropa no cumplirán sus obligaciones de diligencia debida para que sus obreros trabajen en una cadena de suministro segura,

dice Ineke Zeldenrust, coordinadora internacional de la Campaña Ropa Limpia.

El Acuerdo de Bangladesh original entró en vigor el mayo de 2013, a raíz del hundimiento del edificio Rana Plaza en abril de 2013, en el que murieron 1.134 trabajadores. Con el Acuerdo se ha creado un sistema fiable para controlar las fábricas de las marcas firmantes y corregir sus fallos, y formar a los trabajadores en materia de seguridad. Esta labor continuará con el Acuerdo de 2018.

Todavía no hay una alternativa creíble al Acuerdo para proteger la seguridad de los trabajadores en Bangladesh. Simplemente, que las marcas vuelvan a los programas de las empresas que claramente fallaron para impedir tragedias a gran escala en las fábricas no es una opción. La firma del Acuerdo de 2018 es la única manera de que las empresas cumplan sus obligaciones de diligencia debida para garantizar que los obreros de la confección bangladeshíes puedan trabajar en fábricas seguras,

dice Jenny Holdcroft, secretaria general adjunta de la IndustriALL Global Union.

Esto es igualmente urgente para las empresas que no han cumplido todavía sus obligaciones en virtud del primer Acuerdo y para las que han corregido todos los defectos de seguridad descubiertos en sus fábricas de conformidad con el primer Acuerdo.

La necesidad de comités de seguridad y programas de inspección sigue vigente, porque una fábrica puede ser segura un día y tener las puertas contra incendios bloqueadas al día siguiente. Mientras el Gobierno de Bangladesh no se muestre dispuesto a asumir esta responsabilidad, el Acuerdo seguirá proporcionando la formación, la pericia técnica y las estructuras de responsabilidad necesarias para que el trabajo en la confección sea más seguro,

dice Christy Hoffman, subsecretaria general del sindicato mundial UNI.

La advertencia de cien días está destinada asimismo a las empresas de prendas de vestir que no son parte en el Acuerdo actual, incluidas las que se han unido a la Alianza para la Seguridad de los Trabajadores de Bangladesh, programa de seguridad dirigido por corporaciones para firmar el Acuerdo de 2018.

Instamos a las empresas de la Alianza y a las que no han firmado ninguno de los programas a que se unan al Acuerdo de 2018 cuanto antes, mostrando así su voluntad a participar en forma constructiva con los sindicatos bangladeshíes e internacionales y a confirmar su compromiso de mantener seguras las fábricas en Bangladesh,

dice Judy Gearhart, directora ejecutiva del Foro Internacional de Derechos Laborales.