La fábrica Rana Plaza se derrumbó el 24 de abril de 2012, y murieron más de 1.100 trabajadores.

La fábrica Rana Plaza se derrumbó el 24 de abril de 2012, y murieron más de 1.100 trabajadores.

3 años después de Rana Plaza, el Acuerdo de Bangladesh sigue salvando vidas

21.04.2016

El hundimiento de la fábrica Rana Plaza, uno de los peores desastres industriales de la historia reciente, es un recordatorio de que la indiferencia por los derechos humanos y laborales puede costar vidas. Tres años después, la industria de la confección de Bangladesh está empezando a sentir los beneficios del Acuerdo sobre seguridad contra incendios en Bangladesh.

Rana Plaza sirvió de llamada de atención a los múltiples grupos de intereses – sindicatos mundiales y locales, ONG y marcas – que han trabajado conjuntamente para crear el Acuerdo sobre seguridad contra incendios y de los edificios en Bangladesh. La UNI Global Union y la IndustriALL son los dos sindicatos mundiales firmantes del Acuerdo.

El Acuerdo, legalmente vinculante, con más de 200 marcas, ha permitido mejoras cuantificables en la seguridad contra incendios y de los edificios. Mediante el Acuerdo se han realizado cerca de 3.700 inspecciones y reinspecciones de fábricas  y se han detectado y corregido miles de problemas de seguridad.

Se están logrando verdaderas mejoras sobre el terreno: según se ha informado, se han resuelto más de 50.000 problemas y el 75 por ciento de las dificultades eléctricas.

El impacto de incendios como los de la fábrica Pretty Sweaters Ltd. y el edificio Matrix se ha reducido considerablemente debido a medidas de seguridad como los sistemas de rociadores automáticos, puertas contra incendios, alarmas de incendios y mejoras estructurales.

En el incendio de Pretty Sweaters Ltd., el hecho de que ningún trabajador perdiera la vida resalta la importancia de la eficacia del Acuerdo en Bangladesh. Los sistemas de rociadores y alarma automática de incendios permitieron contener el fuego en la séptima planta de la fábrica, y se logró controlarlo en una hora. Si bien algunos de estos sistemas existían ya antes del Acuerdo, esto muestra que las medidas de seguridad que se están aplicando pueden crear un medio seguro para los trabajadores de la confección.

La directora de Comercio de la UNI Global Union, Alke Boessiger, dijo: “Si bien persisten aún muchos retrasos inaceptables en el mejoramiento de las condiciones de seguridad y de trabajo en la industria, no hay duda de que el Acuerdo de Bangladesh ha salvado vidas.”

“Se ha avanzado mucho, pero quedan numerosos desafíos, porque la inmensa mayoría de las fábricas llevan retraso en sus planes de reparación. A las fábricas y a sus compradores que no cumplen los requisitos se les están exigiendo responsabilidades y se les incluye en el procedimiento de progresividad del Acuerdo.”

"El innovador Acuerdo de Bangladesh fue la consecuencia de una tragedia mortal, pero ha salvado vidas desde su creación.”, dice Christina Hajagos-Clausen, director de la industria textil y de la confección de la IndustriALL.

"Lograr que la industria de la confección sea segura es una tarea ardua, pero necesaria. El Acuerdo se centra en garantizar la segura corrección de los problemas de las fábricas: la gente no debe poner su vida en peligro por ir a trabajar.”

El aniversario de Rana Plaza ofrece la ocasión de recordar al mundo que, a pesar de las dificultades para aplicar el Acuerdo de Bangladesh y de las demoras, se han hecho avances tangibles para garantizar la seguridad de los trabajadores de la confección en Bangladesh.