13 de junio de 2017: Frente a las Naciones Unidas en Ginebra, sindicatos argelinos protestan contra la represión gubernamental.

13 de junio de 2017: El presidente de SNATEGS, Raouf Mellal, en una manifestación frente a las Naciones Unidas en Ginebra, protestando por la represión gubernamental contra sindicatos independientes en Argelia

En una conferencia de prensa realizada en Ginebra el 13 de junio, Raouf Mellal habla de la represión que enfrenta como dirigente sindical en Argelia.

Sindicatos independientes asisten a la CIT para poner de relieve la represión que sufren.

Dirigentes sindicales argelinos con el Secretario General Adjunto de IndustriALL, Kemal Özkan (2o a la derecha) y la Directora del Sector de la Energía, Diana Junquera Curiel (a la derecha).

Argelia: Llevan a la OIT queja sobre represión contra sindicatos libres

15.06.2017

Sindicalistas de Argelia asistieron a la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) realizada en Ginebra, Suiza, para pedir que la OIT ayude a poner fin a la represión, cada vez más severa, contra los sindicatos independientes en ese país.

A medida que la situación económica en Argelia se agrava debido a la caída mundial del precio del petróleo, el gobierno aplica políticas cada vez más agresivas para mantenerse en el poder, según afirma Rachid Malaoui, Presidente de la CGATA (Confédération générale autonome des travailleurs en Algérie). En una conferencia de prensa realizada en Ginebra el martes 13 de junio, Malaoui señaló: “Estamos en una situación de crisis que podría estallar en cualquier momento”.

En la CIT de este año, la Comisión de Aplicación de Normas se halla estudiando el problema de incumplimiento del Convenio 87 de la OIT sobre libertad sindical por parte de Argelia.

Este año, calificado como un "año de desgracia" para los sindicatos, las autoridades argelinas han declarado que las huelgas son ilegales, prohibiendo reuniones de los sindicatos locales, despidiendo a dirigentes sindicales y hostigando físicamente a los sindicalistas.

SNATEGS, organización afiliada a IndustriALL, representa a 35.000 trabajadores/as en Sonelgaz, la compañía estatal de gas y electricidad de Argelia. Sonelgaz emplea a 86.000 personas y en términos de magnitud es la segunda empresa del país. El presidente de SNATEGS, Raouf Mellal, ha apelado contra su condena de seis meses de cárcel por haber denunciado la corrupción en Sonelgaz que, durante más de diez años, infló ilícitamente las facturas de electricidad de más de ocho millones de propietarios en Argelia.

Mellal tiene sólo una oportunidad más para apelar su sentencia de prisión y enfrenta otros 26 cargos en los tribunales. Debido al acoso por parte de las autoridades, Mellal se ha visto obligado a cambiar la dirección de su domicilio, y sus padres también han tenido que hacer lo mismo. 

En la conferencia de prensa en Ginebra, Mellal dijo: “Estoy sufriendo por ser presidente de nuestro sindicato. Me encuentro bajo represión absoluta. Mi carrera está en ruinas. Perdí mi trabajo hace tres años. Ahora el gobierno incluso me ha quitado mi derecho a trabajar como abogado. ¿Por qué? Porque soy presidente de un sindicato independiente”.

Desde marzo de 2017, SNATEGS ha lanzado una serie de huelgas que han contado con mucho apoyo, exigiendo mejores salarios y mejoras de las condiciones de salud y seguridad, ya que se producen muertes de trabajadores/as de la empresa con mucha frecuencia. Como consecuencia, 92 miembros de SNATEGS han sido despedidos, 12 enfrentan cargos criminales y se han registrado cargos civiles contra más de 800 trabajadores/as por haber declarado la huelga. Además, el 16 de mayo, el gobierno eliminó el registro de SNATEGS, violando así no sólo la legislación argelina, sino también varios convenios de la OIT.

Mellal, de 37 años, quien es uno de los dirigentes sindicales más jóvenes del mundo árabe, señaló: “Es una cuestión de dignidad. Ya no nos sentimos como seres humanos. Ya no somos trabajadores. Si quieres mantener tu dignidad, tienes que estar dispuesto a pagar el precio. Estamos decididos a hacer lo que sea necesario para recuperar nuestra dignidad.

“Sonelgaz es el único proveedor de gas y electricidad en Argelia. Es un sector de importancia vital. Los trabajadores de Sonelgaz tienen mucho poder si así lo desean. A pesar de esto, el sueldo básico de los trabajadores es de 200 euros al mes. En cambio, el salario básico en Marruecos es de 600 euros, a pesar de que Argelia exporta electricidad a Marruecos y es el principal proveedor de energía en el norte de África.

“Además, no hay ni siquiera niveles mínimos de seguridad en los lugares de trabajo. Trabajamos sin protección de seguridad; corremos riesgo de muerte. Recientemente, anteayer, un trabajador murió en los cables de alta tensión. Sonelgaz dijo que era culpa del trabajador, pero eso no es cierto. Sonelgaz no toma medidas de seguridad adecuadas. Es responsable de la muerte de sus trabajadores. Es por eso que a pesar de la represión, a pesar de los casos legales, a pesar de los despidos, los trabajadores están decididos a realizar una gran concentración en julio que llamamos la marcha de la vergüenza”.

Cuando se trató el caso de Argelia en la CIT, el 12 de junio, IndustriALL habló contra el maltrato que han sufrido SNATEGS y sus miembros. Hablando después de la Conferencia, el Secretario General Adjunto de IndustriALL, Kemal Özkan, dijo lo siguiente:

“IndustriALL Global Union solidarizará con nuestros compañeros y compañeras de SNATEGS hasta que se logre justicia. Su lucha es nuestra lucha. Instamos a las autoridades de Argelia a que retiren inmediatamente los cargos contra Raouf Mellal, y también contra cientos de sindicalistas cuyo único delito es ejercer su legítimo derecho de huelga. También exigimos que el gobierno vuelva a conceder inmediatamente el registro de SNATEGS, y que asegure la reincorporación de los trabajadores despedidos”.

En el documento provisional de las conclusiones que fuera publicado el día 15 de junio, la Comisión de Aplicación de Normas pidió al Gobierno de Argelia que, sin demora:  

  • garantice que el registro de sindicatos se realice conforme al Convenio núm. 87 en la legislación y en la práctica;
  • despache las solicitudes pendientes de registro de los sindicatos que hayan cumplido con los requisitos establecidos por la legislación y comunique a la Comisión de Expertos los resultados al respecto;
  • se asegure de que el nuevo proyecto de código del trabajo sea conforme al Convenio núm. 87;
  • enmiende el artículo 4 de la Ley núm. 90-14 a fin de eliminar todos los obstáculos para que las organizaciones de trabajadores puedan constituir las federaciones y confederaciones que estimen convenientes, independientemente del sector al que pertenezcan;
  • enmiende el artículo 6 de la Ley núm. 90-14 a fin de reconocer el derecho de todos los trabajadores, sin distinción de nacionalidad, de constituir sindicatos;
  • garantice que la libertad sindical pueda ejercerse en un clima exento de intimidación y de actos de violencia contra los trabajadores, los sindicatos o los empleadores;
  • reintegre a los trabajadores gubernamentales despedidos por motivos de discriminación antisindical.

La Comisión de Aplicación de Normas también señaló que el Gobierno debería aceptar una misión de contactos directos de la OIT antes de que se celebre la próxima Conferencia Internacional del Trabajo y que comunique los progresos realizados a la Comisión de Expertos antes de que se reúna en noviembre de 2017.