Piquete de Deri-Is en la fábrica de DESA en Estambul

Piquete de Deri-Is en la fábrica de DESA en Estambul

Aumenta la represión sindical en DESA en Turquía

06.12.2012

ACTUEMOS en apoyo de los miembros del Sindicato de Trabajadores del Cuero y el Calzado (Deri-Is) que afrontan una presión y discriminación sistemáticas en las fábricas de cuero de DESA en Turquía.

DESA, que produce para muchas marcas conocidas como Prada, Gucci, Debenhams, Whistless, Marks y Spencer, es una de las principales compañías exportadoras en el sector del cuero en Turquía, con tres fábricas en Estambul, Duzce y Corlu que emplean a unos 2.000 trabajadores.

Deri-Is y sus miembros afrontan una creciente y sistemática discriminación por DESA desde que el sindicato se estableció en las fábricas de la compañía en 2008.

En apoyo de Deri-Is, la IndustriALL Global Union y la  European Trade Union piden que se envíen mensajes desde esta página web a DESA solicitando la libertad sindical y el fin de la represión sindical.

Desde 2008, se han llevado a los tribunales más de 50 casos de despidos injustificados y hostigamiento, y DESA ha perdido la mayoría de ellos, calificados por los tribunales de represión sindical.

DESA hubo de hacer frente a una campaña internacional liderada por la entonces FITTVC para que respetara los derechos laborales en sus plantas. Como consecuencia de la campaña y de las decisiones judiciales, en agosto de 2009 las partes firmaron un protocolo de reconocimiento mutuo, y DESA aparentemente aceptó respetar los derechos laborales. Como consecuencia del protocolo, DESA recuperó pedidos de sus clientes. Sin embargo, la dirección de DESA no ha cumplido plenamente el protocolo y ha continuado sus acciones antisindicales.

La dirección de DESA utiliza varios métodos de acoso de los miembros sindicales para obligarlos a renunciar a su afiliación y dejar sus empleos voluntariamente con algunos incentivos. La forma más frecuente de acoso son los procedimientos de evaluación del rendimiento en que se discrimina a los miembros sindicales obligándoles a firmar un documento sin su consentimiento. Cuando los miembros se niegan a firmar esos documentos y protestan por las políticas discriminatorias de la dirección, reciben cartas de advertencia de DESA amenazándoles con el despido. Entre enero y abril de este año, 25 sindicalistas han recibido 111 cartas de advertencia.

Directores, jefes de línea y el jefe de seguridad provocan regularmente a los miembros sindicales insultándolos y gritándolos. Los miembros sindicales han presentado denuncias en los tribunales locales contra las acciones discriminatorias. Aunque algunos miembros han ganado casos, otros han empezado a sufrir enfermedades psicológicas.

Recientemente, directores de la compañía han prohibido llevar suéteres en la planta, alegando que los trabajadores pueden robar algún producto. Además, a los miembros sindicales se les coloca en el mismo departamento, para aislarlos de otros trabajadores, a fin de que no aumente la afiliación sindical.

“Esta larga historia de represión sindical tiene que acabar,” dijeron el secretario general adjunto de la IndustriALL Global Union, Kemal Özkan, y Luc Triangle, secretario general adjunto de la IndustriAll Europe. “DESA no ha respondido a nuestras tentativas de resolver el problema mediante el diálogo. Ahora pedimos a todos nuestros afiliados y aliados que se unan a nuestra campaña para que los trabajadores de DESA puedan gozar libremente de sus derechos fundamentales.”

Se ruega utilizar la petición por correo electrónico que figura en esta página web para enviar el mensaje a la dirección de DESA reivindicando el derecho a la libertad sindical y el fin de la represión sindical.

VÍDEO: Como un pájaro en una jaula

Véase el documental de 2009 sobre la lucha en Emine Arslan por los derechos sindicales y la readmisión en DESA aquí, producido por el cineasta independiente Güliz Sağlam y proyectado en el Festival Cinematográfico Mundial sobre los Trabajadores en Ginebra, en 2010:

http://womensvoicesnow.org/watchfilm/like_a_bird_in_a_cage/