Trabajadores siderúrgicos de Irán protestan en la ciudad de Ahvaz porque sus sueldos no han sido pagados desde hace meses.

Autoridades iraníes atacan violentamente y detienen a trabajadores siderúrgicos en manifestación de protesta

15.06.2018

El 12 de junio, las fuerzas de seguridad de Irán detuvieron y encarcelaron a docenas de trabajadores que realizaban una manifestación de protesta porque no les pagan sus salarios desde hace meses.

La policía y las fuerzas de seguridad atacaron a los trabajadores de la National Iranian Steel Company, empresa del sector siderúrgico, en la ciudad de Ahvaz, después de haber iniciado la manifestación de protesta en la plaza Kian Pars de esa ciudad. Los manifestantes fueron atacados a golpes, y unos 60 quedaron detenidos.

Los trabajadores llevan 17 días en huelga debido a que la administración de la empresa no les ha pagado sus salarios durante varios meses, además de no aportar sus cuotas a la seguridad social. A consecuencia de esto, ni los trabajadores ni sus familias pueden recibir atención médica.

Según el Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos y Mecánicos de Irán (UMMI), organización afiliada a IndustriALL Global Union, 46 trabajadores fueron puestos en libertad bajo fianza la noche del 13 de junio tras protestas generalizadas contra los arrestos y la insistente detención de trabajadores.

Sin embargo, el Tribunal Revolucionario de Ahvaz se ha negado a permitir la libertad bajo fianza a varios trabajadores, incluyendo a Karim Siyahi, Mohammad Ali Jamaati, Mohammad Falahi y Javad Eskandari, con el pretexto de que personas privadas han entablado demandas en relación con la destrucción de ventanas de las oficinas de diputados durante las protestas originales en la ciudad.

Las protestas por los constantes atrasos del pago de los salarios -y el gran estrés financiero que estos atrasos acarrean para los trabajadores y sus familias- comenzaron en diciembre de 2017. Desde entonces se han venido realizando negociaciones para el pago de los sueldos pendientes, así como para garantizar que los empleadores paguen una bonificación de fin de año (que se debe efectuar el 21 de marzo para coincidir con el Año Nuevo en Irán). También exigen que se haga efectiva la correspondiente contribución al fondo del seguro social. 

A principios de marzo, a algunos de los trabajadores se les pagó en su totalidad o en parte el salario que se les debía, aunque esto no cubría a todos los trabajadores. Además, sigue la costumbre de aplazar el pago, o, como máximo, pago parcial de los salarios, al igual que la situación con respecto al pago pendiente de la seguridad social por parte de la empresa.  

En octubre de 2017, el Banco Nacional de Irán vendió la planta siderúrgica al magnate iraní, Abdolreza Mousavi, en un intento de recuperar sus deudas. La compañía, que emplea a 4.000 trabajadores y trabajadoras, ha sido mal administrada y el nivel de producción es muy inferior a su capacidad. Los trabajadores/as informan que se han vendido los equipos y la maquinaria. Según se ha informado, el mes pasado, se devolvió la propiedad al Banco Nacional, pero la fuerza de trabajo dice que Mousavi sigue apareciendo en la planta, y la propiedad de la empresa no está clara. 

Un portavoz del UMMI señaló lo siguiente:

“El UMMI pide la liberación inmediata e incondicional de todos los trabajadores siderúrgicos que siguen detenidos después de la manifestación. Son inocentes de cualquier crimen y no han hecho nada para merecer la privación de su libertad. Además, solicitamos a los funcionarios y administración de la empresa que colaboren con los sindicatos independientes que abogan por las reivindicaciones de los trabajadores, para que la disputa pueda resolverse rápida y apropiadamente. El UMMI también denuncia como inaceptable el arresto, encarcelamiento, maltrato y tortura de los trabajadores que justificadamente piden el pago de sus salarios”.

Por su parte, Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL, afirmó:

 “Instamos al gobierno iraní a que intervenga con urgencia para resolver la desastrosa situación en la National Iranian Steel Company. Los trabajadores están desesperados y sus familias están pasando hambre. Exigimos la liberación de todos los trabajadores encarcelados y que Irán respete los Convenios 87 y 98 de la OIT que garantizan los derechos de los trabajadores de participar en actividades sindicales legítimas y en la negociación colectiva”.

***NOTICIAS ACTIALIZADAS *** El 21 de junio de 2018, el UMMI informó que seis destacados activistas siguen detenidos, en tanto los demás manifestantes han sido liberados.