Imagen de archivo de los trabajadores de Cerro Matoso en huelga

Cerro Matoso atenta contra la salud de los trabajadores en Colombia

17.01.2018

El Sindicato de Trabajadores de Cerro Matoso (SINTRACERROMATOSO) denuncia a la empresa de violar el derecho a la salud y seguridad de los trabajadores desde hace tres años

Según los últimos informes de SintraCerroMatoso (sindicato que representa a casi 500 trabajadores de una fuerza de trabajo conformada por 853) existe un grave deterioro de las condiciones de trabajo en la mina.

El conflicto inició en 2015 cuando los trabajadores efectuaron una huelga, tras la decisión de la empresa de imponer unilateralmente una jornada de trabajo de 12 horas -que viola el convenio colectivo- y de romper las negociaciones.

La organización sindical se opuso a la extensión de la jornada laboral por el impacto que supondría en su salud y seguridad, porque aumenta el tiempo de exposición de los trabajadores al niquel y sus compuestos.

De hecho, con una fuerza de trabajo de aproximadamente 1,200 trabajadores en años anteriores, la compañía informó sobre 14,000 días de discapacidad por año. Al reducir la mano de obra a 853 trabajadores, el número de días de discapacidad no ha disminuido sino que ha aumentado.

Aunque la huelga fue legal, Cerro Matoso despidió a 27 trabajadores. Hoy en día, esas personas desempleadas están enfermas, muchas de ellas con pérdidas de capacidad de más del 30 por ciento.

En Colombia, la ley de "debilidad manifiesta" protege a los trabajadores con más del 15 por ciento de pérdida de capacidad y, en consecuencia, no puede ser despedida sin la autorización previa del Ministerio de Trabajo. Por lo tanto, no se cumplió dicho requisito.

El Secretario General de IndustriALL Global Union, Valter Sanches, le escribió una carta al CEO de South32 en Australia, Graham Kerr, para solicitarle que intervenga en su filial colombiana Cerro Matoso SA para garantizar el pleno respeto de los derechos fundamentales de los trabajadores en la mina:

“Consideramos que el comportamiento y las decisiones tomadas por Cerro Matoso constituyen una violación de los derechos fundamentales de libertad de asociación y negociación colectiva. Por lo tanto, instamos a South32 a intervenir para suspender los despidos, reinstalar a todos los trabajadores y asegurar que Cerro Matoso establezca un diálogo genuino con el sindicato”

Finalmente, Sanches propuso el establecimiento de un diálogo global con la empresa, por confiar en que sería beneficioso tanto para la empresa como para los trabajadores.