Sindicalistas argelinos dicen "no" a un quinto mandato del Presidente Bouteflika

Miles de trabajadores/as, incluyendo miembros del SNATEG, participaron en la huelga general.

Bouteflika renunció a su candidatura tras varias semanas de manifestaciones.

Con la huelga general, los trabajadores/as demostraron su oposición al gobierno argelino.

Claman por una verdadera democracia en Argelia

12.03.2019

IndustriALL Global Union afirma que Argelia debe establecer democracia real, poniendo fin a la represión contra los sindicatos independientes y la sociedad civil. Mientras tanto, tras varias semanas de manifestaciones en todo el país, el Presidente Abdelaziz Bouteflika ha retirado su candidatura para un quinto mandato.

Esto se informó después de que miles de trabajadores y trabajadoras, entre ellos miembros del SNATEG, organización afiliada a IndustriALL, participaron en una huelga general los días 10 y 11 de marzo, protestando porque Bouteflika, de 82 años y enfermo, quiere postular como candidato a la presidencia.

Se han suspendido las elecciones presidenciales del país, previstas para el 18 de abril, pero no se sabe cuándo Bouteflika retirará su postulación.

Por su parte, Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL, señaló:

“Argelia necesita con urgencia contar con una democracia legal, con reglas e instituciones que respondan a las exigencias del pueblo, especialmente de los trabajadores/as. En los últimos 20 años bajo Bouteflika, el pueblo argelino ha sufrido enormemente. La sociedad civil, las organizaciones democráticas y los sindicatos libres han enfrentado muchos problemas, represión e intimidación. Nos solidarizamos con nuestro afiliado SNATEG, sus aliados y el pueblo argelino que luchan por la democracia, la dignidad y los derechos fundamentales”.

El domingo pasado, se paralizó Argel, la capital del país, porque no circulaban tranvías, trenes, autobuses ni el metro en la ciudad. Cientos de estudiantes también marcharon en las calles para manifestar su desconformidad con el gobierno.

SNATEG, que representa a la fuerza de trabajo de la empresa estatal de gas y electricidad, SONELGAZ, afirmó que un gran porcentaje de trabajadores/as de SONELGAZ participaron en la huelga. Además, trabajadores y trabajadoras de los sectores ferroviario e agroindustrial también se unieron al paro.

SNATEG ha sido objeto de constantes ataques de las autoridades argelinas, que han tratado de aplastar al sindicato independiente del sector de la energía, despidiendo a sus miembros y persiguiendo a los dirigentes sindicales a través de los tribunales.

Se suspendió la huelga general, que iba a durar cinco días, pero los sindicatos se van a unir a los grupos de la oposición y la sociedad civil en una marcha prevista para el viernes 15 de marzo. En esta marcha, se pedirá que se cambie radical y completamente el sistema actual, a través de una nueva República.

Bouteflika regresó a Argelia el 10 de marzo, después de pasar dos semanas en un hospital en Ginebra, Suiza. Se le ha visto rara vez en público desde que sufrió un derrame cerebral en 2013.

Algunas prominentes figuras de la oposición en Argelia han advertido que el aplazamiento de las elecciones viola el artículo 110 de la Constitución, que sólo permite extender la presidencia en caso de la guerra. Han manifestado su apoyo a la manifestación del 15 de marzo.