Después del trágico incendio en Tazreen en 2012, donde murieron 112 trabajadores y trabajadoras, manifestantes en Dhaka realizaron una protesta exigiendo seguridad en el sector de la confección.

Después del trágico incendio en Tazreen en 2012, donde murieron 112 trabajadores y trabajadoras, manifestantes en Dhaka realizaron una protesta exigiendo seguridad en el sector de la confección.

Continúan funcionando en peligrosas condiciones las fábricas de confección de Bangladesh

03.02.2016

Otro incendio se ha registrado en la zona industrial de producción de prendas de vestir en Dhaka, demostrando con esto que las fábricas continúan funcionando en peligrosas condiciones en Bangladesh.

El incendio en cuestión, en la fábrica Matrix Sweaters, se inició en la madrugada del día 2 de febrero, antes de que los 6.000 trabajadores y trabajadoras comenzaran sus turnos. Según los medios de comunicación, entre diez y 15 personas resultaron heridas cuando se combatía el incendio.

Los medios de comunicación de Bangladesh también informaron que cinco días antes del incendio del 2 de febrero, se había producido y apagado otro incendio en la misma fábrica.

Se ha confirmado que entre las empresas que adquieren productos de la mencionada fábrica se encuentran H&M y JC Penney; ambas habían firmado el Acuerdo de Bangladesh. Bajo dicho Acuerdo, se realizó una inspección de la fábrica en octubre de 2015.

Al revisar la fábrica después del incendio, el Acuerdo encontró que esa planta estaba “atrasada con relación a una serie de recomendaciones de seguridad, tales como la instalación de rociadores y de una alarma contraincendios automática, la eliminación de todas las puertas con llave, e instalación de equipos eléctricos”.

Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL Global Union, y uno de los arquitectos del Acuerdo sobre Seguridad en la Construcción de Edificios y de Instalaciones de Sistemas contra Incendios en Bangladesh, dijo que este incendio estaba demostrando que se está corriendo contra el tiempo para hacer que las fábricas de prendas de vestir en Bangladesh sean lugares de trabajo verdaderamente seguros.
 
“Han pasado casi tres años desde que se derrumbara Rana Plaza, sin embargo las fábricas siguen siendo inseguras. Ni los dueños de las fábricas, ni las marcas hacen lo suficiente para obligar a que se materialicen las medidas de seguridad correctivas que son necesarias.

“Continuaremos nuestra implacable campaña para procurar que los trabajadores y trabajadoras de la confección no tengan que arriesgar sus vidas al ganarse la vida”.
 

Por otro lado, Christy Hoffman, Secretaria General Adjunta de UNI Global Union, señaló al respecto:

“Hace ya tiempo que se completó el trabajo de inspección que exigía el Acuerdo. Este incendio demuestra que ya se ha demorado demasiado para que se lleven a cabo los trabajos de reparación y remedio, que debieron haberse realizado en su totalidad mucho antes.

“Las marcas deben cumplir con su responsabilidad de procurar que la fabricación de sus prendas de vestir se realice en fábricas seguras. UNI, junto con IndustriALL, hará todo lo posible para asegurar de que esto se lleve a cabo eficazmente.”