Valter Sanches, Secretario General de IndustriALL, hace uso de la palabra en una concentración en Seúl, en noviembre de 2016

Valter Sanches, Secretario General de IndustriALL, hace uso de la palabra en una concentración en Seúl, en noviembre de 2016

Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea

Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea

Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea

Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea

Valter Sanches, Secretario General de IndustriALL, hace uso de la palabra en una concentración en Seúl, en noviembre de 2016 Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea Activistas sindicales de todo el mundo apoyaron la huelga general en Corea

Dirigente sindical sudcoreano, Han Sang-gyun, condenado a tres años de cárcel

14.12.2016

El Presidente de la Confederación de Sindicatos de Corea (KCTU) fue condenado por el Tribunal Superior de Seúl por "dirigir una protesta violenta" en noviembre del año pasado.

En julio, Han Sang-gyun fue condenado a cinco años de prisión. Después de una apelación, el lunes 12 de diciembre, la condena fue conmutada, de cinco a tres años de cárcel, con una multa de 500.000 won (US$ 430). El tribunal rechazó acusaciones relacionadas con una manifestación del Primero de Mayo celebrada este año.

El dirigente sudcoreano Han Sang-gyun fue acusado por ser uno de los organizadores de una masiva concentración popular que se realizó el 14 de noviembre de 2015 en favor de la democracia y contra la legislación antisindical. En esa ocasión, la policía antidisturbios se enfrentó a los manifestantes, aplicando excesiva fuerza. Aunque la masiva manifestación fue, en general, pacífica, la policía mató al agricultor Baek Nam-gi con un cañón de agua.

Aunque no se ha acusado a nadie de la muerte de Baek Nam-gi, se ha emprendido acción judicial contra más de 100 personas que participaron en la manifestación, con más de una docena condenada a prisión.

Han Sang-gyun y otros cinco activistas de la KCTU se hallan en el centro de detención de Seúl, donde recientemente recibieron la visita de una delegación de solidaridad del movimiento sindical internacional; en esta visita participó el Secretario General de IndustriALL Global Union, Valter Sanches.

En las últimas semanas, se han realizado protestas masivas y una huelga general contra el gobierno de la Presidenta Park, quien, el 9 de diciembre, fue impugnada por delitos cometidos en el desempeño de sus funciones. Park ha cuestionado la acusación, y se niega a dimitir. 
 
Park fue acusada debido a un escándalo de corrupción que involucraba los “chaebol”,  poderosas corporaciones multinacionales coreanas que dominan la vida económica del país. Los sindicatos la acusan de reprimir a los sindicatos para beneficio de los chaebol.

Los chaebol, incluyendo Samsung y Hyundai, tienen una historia de violenta represión contra los sindicatos. Un informe publicado por IndustriALL y la CSI revela las condiciones medievales en Samsung, que no permite la formación de sindicatos.

Los sindicatos de Corea consideran que el enjuiciamiento de Park y la conmutación de la sentencia aplicada a Han Sang-gyun constituyen una victoria parcial. Sin embargo, queda mucho que hacer para lograr la reducción del poder de los chaebol y poner fin a la represión contra los sindicatos.
  
Valter Sanches participó en una marcha de más de un millón de personas que se realizó en Seúl el 12 de noviembre, exigiendo la renuncia de Park. Al comentar sobre la condena de Han, dijo que:

“Gracias a la fuerza y compromiso de los sindicatos coreanos, y a la enorme solidaridad internacional que se ha manifestado, hemos dado un paso positivo para iniciar un importante avance en esta situación.

“Sin embargo, el hecho es que Han y otros compañeros están en la cárcel por dirigir una protesta pacífica. Los activistas sindicales enfrentan una severa atmósfera de represión de parte de los chaebol.

“Se debe poner en libertad incondicional a los activistas sindicales para que los sindicatos de Corea puedan continuar su labor de reducir el poder ilegítimo de los chaebol”.