Manifestation at COP 20 in Peru, 2014.

Manifestation at COP 20 in Peru, 2014.

El cambio climático es un asunto sindical

22.05.2015

El cambio climático es un reto difícil y urgente. O se consigue una transiciòn justa hacia una economía social y ambientalmente sostenible o habrá una lucha de última hora por el agua, la tierra fértil y otros recursos.

Para conseguir un clima justo, los gobiernos habrán de asumir compromisos sobre politicas industriales sostenibles y programas sociales sólidos. El movimienro sindical ejercerá presión sobre los líderes nacionales  para ofrecer una política sobre el clima global justa, ambiciosa y vinculante en interés del público en general. Con ello se trata de prevenir una catástrofe climática, pero también de convertir en ecológicos millones de puestos de trabajo existentes y de crear millones de empleos nuevos y sostenibles, gestionando al mismo tiempo el período de transición en forma equitativa.

Los gobiernos están discutiendo los primeros borradores de un acuerdo sobre el clima que se deberá aprobar en diciembre en la 21ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21). Es crucial iniciar un camino hacia la descarbonización de la economía en 2015 si se quiere limitar el calentamiento global a 2 Cº por encima de los niveles preindustriales.

Trabajando en estrecha colaboración con la CSI, se pide a los afiliados a la IndustriALL que hagan la mayor aportacion posible a una semana de acción, en la primera semana de junio, a fin de presionar a los gobiernos para que se comprometan a un acuerdo en París, en la COP21.

En su última reunión, celebrada en Estocolmo (Suecia), del 19 al 21 de mayo, los miembros del Comité Ejecutivo de la IndustriALL Global Union reafirmaron el compromiso de la IndustriALL a luchar por un clima justo.

El secretario general de la IndustriALL, Jyrki Raina, dice:

El cambio climático es una amenaza para todo lo que defiende el movimiento sindical: equidad, justicia social, trabajo decente. La ciencia es inequívoca. La necesidad de adoptar medidas para limitar la alteración del clima – no ya prevenir, sino limitar – es clara y urgente.