El futuro del comercio: lo de siempre

02.05.2013

El 24 de abril, el grupo convocado por el director general de la OMC, Pascal Lamy, para considerar el futuro del comercio publicó su informe “El futuro del comercio: Los retos de la convergencia”.

Sharan Burrow, secretaria general de la CSI, fue uno de los miembros del grupo. Y concluye que, si bien en el  informe se reconoce la creciente desigualdad y los niveles extremos de desempleo, no se tiene en cuenta la función de los sindicatos, buscando en otra parte soluciones de políticas y presionando continuamente por la liberalización del comercio.

En una declaración sobre el informe, Burrow dice que, aunque en el informe se reconoce el desafío del desarrollo, apenas se habla de la necesidad de margen de actuación para la política industrial y la transformación estructural. Además, se dice que el comercio ha contribuido a la especialización sin reconocer cómo la especialización en muchos países en desarrollo se ha hecho en producción de poco valor añadido, lo que es contrario a la necesidad de diversificar la producción a fin de desarrollar aún más.

Sobre las normas del trabajo, en el informe se reconoce la necesidad de convergencia en el respeto de las normas fundamentales del trabajo y la necesidad de establecer esas normas a lo largo de las cadenas de suministro, pero, según Burrow, el aumento de las cadenas de valor se trata de positivo, sin análisis. “La falta de reconocimiento de que esas cadenas de suministro están dominadas por EMN de países industrializados, y de que el alarmante crecimiento de oligopsonios con el comportamiento del mercado asociado es un gran impulsor de desigualdad, es preocupante. Se reconocen las presiones competitivas sobre costos y precios, pero no un análisis directo de presiones para reducir costos”, dijo Burrow.

Se reconoce el hecho de que el comercio crea y suprime empleos, junto a la necesidad de considerar la inversión en creación de empleo, pero se determina aisladamente, y la investigación para predecir efectivamente el impacto de los acuerdos comerciales sobre los puestos de trabajo es totalmente inadecuado.

Y concluye: “Este informe no tiene capacidad vinculante ni constituye una opinión unánime de los miembros del grupo, incluidos los sindicales. Como siempre, lucharemos por un sistema equitativo y justo basado en un conjunto de derechos.