Foto: Cytonn Photography // Unsplash

Estados Unidos, Canadá y México firman un nuevo acuerdo comercial

08.10.2018

Tras un intenso año de negociaciones, Estados Unidos, Canadá y México firmaron un nuevo acuerdo comercial el 1º de octubre. Los sindicatos de los tres países esperan que mejore las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos

El nuevo Acuerdo México, Estados Unidos, Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) actualiza el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) firmado en 1994. Si bien originalmente consideraba un acuerdo paralelo para proteger los derechos de los trabajadores, nunca se lo incluyó o respetó formalmente dentro del tratado comercial.

Los trabajadores de México sufrieron las peores consecuencias. Cuando el TLCAN se firmó hace 25 años, México tenía los salarios más altos de América Latina y ahora son los más bajos. Principalmente se debió a una política económica y laboral basada en fomentar la competitividad y la flexibilidad de las empresas con base en salarios de miseria.

Por ese motivo, los sindicatos de los tres países desarrollaron una intensa lucha durante los meses que duraron las negociaciones del nuevo acuerdo para presionar a México a elevar sus estándares de trabajo y los salarios para evitar una competencia desleal con los trabajadores de Estados Unidos y Canadá.

"Este marco ofrece mejoras significativas en el sector del automóvil. Unifor pidió un aumento de las reglas de origen y mayores umbrales salariales en México para reequilibrar la fabricación de automóviles y frenar el éxodo de empleos bien pagados de Canadá, por lo que nos complace ver que se aborden esos problemas"

dijo el presidente nacional de Unifor (afiliado a IndustriALL en Canadá), Jerry Dias y aseguró que en los próximos días, Unifor revisará cuidadosamente el lenguaje sobre temas clave como las normas laborales.

Por su parte, el presidente del United Automobile Workers (UAW, afiliado a IndustriALL en Estados Unidos), Gary Jones, sostuvo:

“Necesitamos estar seguros de que México arreglará las leyes laborales débiles y hará cumplir las nuevas protecciones para los trabajadores. Necesitamos revisar y resolver los detalles del acuerdo cuando estén disponibles para asegurarnos de que este acuerdo realmente termine con el legado de NAFTA de fábricas cerradas y bajos salarios.”

En tanto, el presidente del sindicato Los Mineros de México y presidente de la Comisión de Trabajo del Senado, Napoleón Gomez Urrutia dijo al medio La Jornada:

“En el capítulo laboral del nuevo tratado se debe incluir la forma de acortar esa brecha salarial y la protección de los derechos de los trabajadores en México, a fin de revertir las injusticias de estos últimos 25 años y mejorar la vida y la condición humana de la clase obrera.”

El único paso que resta es que lo aprueben los congresistas y senadores de los tres países firmantes. Durante una conferencia de prensa, Urrutia aseguró que los senadores de México estudiarán a fondo el acuerdo trilateral de comercio.

Finalmente, el secretario general de IndustriALL, Valter Sanches dijo al respecto:

“La lucha de los sindicatos de los tres países, a lo largo de mas de 20 años, hizo posible que existieran avances considerables en el capitulo laboral del USMCA. Todavía nos preocupamos por la ausencia de mecanismos claros para su cumplimiento. De nuestra parte, demandamos un proceso permanente de consulta e involucramiento de los sindicatos y centrales sindicales”