Jump to main content
IndustriALL logotype

Filipinas: Toda la ejecutiva del sindicato despedida por negarse a trabajar en una fiesta nacional

7 May, 2014La MWAP de Filipinas, afiliada de los trabajadores metalúrgicos a la IndustriALL Global Union, está luchando contra un despido masivo el 5 de mayo de 24 dirigentes sindicales en NXP Semiconductors en Cabuyao, Laguna. La dirección de la empresa y el Gobierno están conspirando para acabar con el sindicato, uno de los pocos que organiza con éxito a los trabajadores en las zonas francas industriales del país.

La IndustriALL apoya firmemente a su afiliado en la lucha por la readmisión de los 24 activistas despedidos.

Actualización completa del MWAP:

La Alianza de Trabajadores del Metal de Filipinas (MWAP) condena firmemente a la dirección de la NXP Semiconductors Company en Cabuyao, Laguna, por el despido ilegal de 24 dirigentes sindicales con efecto del 5 de mayo de 2014.

Los dirigentes despedidos, entre ellos todos los miembros de la Junta Directiva del sindicato y del Comité de Enlaces Sindicales, fueron incluidos inmediatamente en una lista negra y se les prohibió entrar en los locales de la empresa. Se bloquearon todas sus prestaciones, inclusive el subsidio de educación que se debe hacer efectivo el 15 de mayo.

La medida es obviamente un ataque malicioso a los trabajadores que están librando una lucha por la conclusión de un paquete de medidas en el nuevo convenio colectivo. Con el despido de los dirigentes se trata de debilitar la fuerza de negociación del sindicato.

En una nota fechada el 5 de mayo de 2014, la dirección de NXP dijo que los dirigentes sindicales “participaron a sabiendas en una huelga ilegal” y “se considera que han perdido su condición de EMPLEO de acuerdo con la ley”. Dijo además que “los dirigentes fueron despedidos por causa justa…huelga ilegal el 9 de abril, y otros días festivos siguientes”.

El sindicato aclaró que la dirección se refería a la negativa de los trabajadores a hacer horas extraordinarias los días 9, 17 y 19 de abril y 1 de mayo últimos, todos ellos fiestas oficiales. El 9 de abril era el Araw ng Kagitingan (Día Nacional del Valor) y el 17 y el 19 de abril fueron el Jueves Santo y el Viernes Santo, generalmente observados en el país en que predominan los católicos. En cuanto al 1 de mayo, que el Día Internacional del Trabajo, el sindicato y la empresa tienen el acuerdo permanente de que todos los miembros sindicales están exentos de trabajar para participar en las actividades del Día del Trabajo.

Reden Alcantara, presidente del Sindicato de Trabajadores de la NXP Semiconductors Company (NXPSCIWU) y presidente nacional concurrente de la MWAP, dijo que la dirección de NXP consideró la ausencia de los trabajadores en esas días feriados particulares como acciones concertadas del sindicato en relación con su lucha por el convenio colectivo.

“El despido de todos los dirigentes sindicales en un acoso más de la dirección de NXP con el fin de obligarnos a renunciar a nuestras justas demandas para mejorar la suerte de los trabajadores”, dijo Alcantara. “La dirección está tratando firmemente de acabar con nuestro sindicato, y se ha despedido a los dirigentes para sembrar el miedo entre los trabajadores y amenazarles para que no apoyen al sindicato”, agregó.

Antes del despido, Alcantara afirmó que la dirección atacó también las acciones pacíficas concertadas de los trabajadores, como la marcha de protesta ante las puertas del enclave industrial. Se desplegó a guardas de seguridad en los autobuses de enlace, y se impidió a los trabajadores salir de los autobuses para que no participaran en la actividad sindical. Los trabajadores se vieron obligados a saltar por las ventanas de los vehículos para poder salir y unirse a la marcha de protesta. En otro incidente, la acción concertada pacífica de los trabajadores se encontró con un amplio despliegue de personal de ERP y un camión de bomberos.

La negociación del convenio colectivo entre la dirección de NXP y el sindicato comenzó en enero de este año, habiéndose celebrado 23 reuniones de negociación El sindicato pide un aumento salarial del 8%, mientras que la empresa ofrece como máximo un 3,5%, que es sólo la mitad del concedido a los trabajadores en su último convenio colectivo. La dirección ha declarado dos veces un punto muerto y ha decidido recurrir a un tercer negociador.

Alcantara critica también al Gobierno por conspirar con la dirección. Dijo que la administración de la Industria Ligera y el Parque de Ciencias (LISP) elevó el problema a la oficina de la secretaria del Trabajo Rosalinda Baldoz en un aparente intento de presionar a los trabajadores para que dejen de luchar por sus derechos. El 16 de abril, el Departamento de Trabajo y Empleo (DOLE) solicitó una reunión urgente de la dirección de NXP y el sindicato para discutir la supuesta acción concertada del 9 de abril. El sindicato aprovechó la reunión para plantear también la cuestión del atraso en el pago de los sueldos de 1.700 trabajadores contractuales en NXP. Los trabajadores contractuales no han recibido su sueldo desde hace ya dos meses, y la dirección está utilizando la negociación del convenio colectivo como razón de la demora de los sueldos. Pero, en lugar de resolver el problema, el sindicato señala que los subsecretarios del DOLE que asistían a la reunión les advirtieron que los dirigentes sindicales serían despedidos.

“La dirección, en colusión con el Gobierno, está tratando arduamente de acabar con nuestro sindicato, porque es uno de los pocos que existen en las zonas francas y enclaves industriales. Nos están tratando duramente porque hemos logrado establecer y reforzar nuestro sindicato a pesar de la política de “ni sindicato ni huelga” en las ZFI y enclaves”, dijo Alcantara. 

“No les permitiremos que anulen esta victoria arduamente conseguida por los trabajadores de NXP”, prometió Alcantara. Dijo que contrarrestarán el acoso de la dirección educando más a sus miembros y consolidando sus filas. El sindicato ha efectuado ya hoy cambios en las reuniones y ha celebrado una marcha de protesta hasta las puertas del enclave industrial. El sindicato ha pedido a los compañeros trabajadores que apoyen su lucha.

Mientras tanto, la MWAP ha exigido la inmediata readmisión de los 24 dirigentes sindicales despedidos. Y pide a la dirección que deje de acosar a los trabajadores y que respete su derecho a celebrar acciones pacíficas. También ha instado a la empresa a que se siente inmediatamente con los trabajadores y reanude las negociaciones sobre el convenio colectivo. La MWAP expresó su pleno apoyo al sindicato y dijo que está dispuesta a poner en marcha una campaña sobre la lucha en NXP, tanto en el ámbito local como en el internacional.