Cómo Glencore informó sobre las muertes en Zambia

Glencore debe rendir cuentas por las muertes desconocidas ocurridas en sus minas de Zambia

06.06.2018

IndustriALL Global Union está cuestionando los informes de Glencore sobre muertes en sus operaciones mineras en Zambia.

IndustriALL ha recibido informes sobre tres muertes en las operaciones de Glencore en Zambia en 2017. Glencore ha informado de una sola muerte y la filial de Glencore en Zambia afirma que no tuvo víctimas mortales.

Glencore explota minas de cobre en Zambia mediante su participación mayoritaria en Mopani Copper Mines.

En la conferencia del primer trimestre de 2018 sobre las ganancias de Glencore, refiriéndose al desempeño de la empresa en materia de salud y seguridad en 2017, Ivan Glasenberg, Director General de Glencore, afirmó: “el área donde tuvimos mucho éxito fue en African Copper, donde se produjo solamente una muerte en 2017; esta cifra de accidentes fatales es la más baja en la historia de  estas regiones mineras. Hemos dedicado mucho trabajo en esta tarea, la cual parece muy exitosa...”

En la reunión general anual de Glencore realizada el 2 de mayo, después de que el Secretario General Adjunto de IndustriALL, Kemal Özkan, manifestara su preocupación por la imprecisión de los informes de Glencore sobre salud, seguridad y el medioambiente, el presidente de Glencore, Tony Hayward, declaró: “No puedo dejar pasar sin protestar enérgicamente lo que Ud. ha dicho sobre la calidad de los informes relativos a la salud, seguridad y el medioambiente…Rechazo absolutamente su afirmación que de alguna manera no representan lo que sucede en nuestras operaciones”.

En marzo de 2018, IndustriALL realizó una visita de investigación a las minas de cobre de Glencore en Zambia, donde entrevistó a muchos empleados de Mopani. IndustriALL ha recibido informes de trabajadores/as y administradores de Mopani sobre las tres muertes que se produjeron en 2017.

La víctima de uno de estos accidentes laborales fue un trabajador que murió de un coágulo de sangre después de que un soporte de acero que estaba armando cayó sobre su pierna y la fracturó, el 14 de julio de 2017. Glencore concluyó en su informe de investigación que las causas del incidente incluían: una falta de planificación del trabajo; el hecho de que no se realizara ninguna evaluación de riesgos; no se involucró a personas calificadas en el trabajo; y no hubo autorización para el trabajo por parte de un ingeniero calificado.

Otro trabajador fue víctima de un accidente laboral en 2017: se desplomó y murió bajo tierra mientras trabajaba en la mina Mufulira de Mopani. Según los informes, anteriormente trabajaba para Mopani y regresó a Glencore como trabajador subcontratado, después de su edad normal de jubilación. Aparentemente, la causa de su muerte no se determinó con certeza, aunque los trabajadores/as sospechan que la víctima sufrió un derrame cerebral por insolación, pero la empresa niega esta versión, a pesar de no haberse realizado una autopsia.

En 2015, Mopani despidió a más de cuatro mil trabajadores/as, y algunos de los mineros restantes frecuentemente deben trabajar 24 horas seguidas bajo tierra.

El 11 de junio de 2017, un niño que no estaba empleado en el sitio se ahogó en un estanque de Mopani cerca de una de las represas de relave. Aunque esto no fue una fatalidad ocupacional, se trata claramente de un accidente fatal que debería haberse mencionado en los informes de Glencore.

Los empleados de Glencore en Zambia informan que Mopani ha afirmado que no se registraron fatalidades en Mopani en 2017. También informan que Glencore amenazó con cerrar la mina si se produjera algún accidente fatal en 2017. Glencore informó en febrero que a nivel mundial se registraron nueve muertes a consecuencia de nueve incidentes en 2017, incluyendo uno en Zambia.

En una carta dirigida a Ivan Glasenberg, Director General de Glencore, Valter Sanches, Secretario General de IndustriALL, afirmó:

“Glencore debe rendir cuentas públicamente por las tres muertes en sus minas en Zambia en 2017, explicando las razones por qué informó solamente sobre uno de esos incidentes fatales, en tanto su filial no informó de ninguno. Glencore también debe poner fin a su política generalizada de amenazar con consecuencias negativas si se informa sobre incidentes de salud y seguridad, ya que esto promueve la desinformación en lugar de prevenir las muertes”.

“Los trabajadores/as en las minas de Glencore en Bolivia, donde Glencore dio a conocer dos muertes en 2017, también informaron a IndustriALL que Glencore amenazó con cerrar las minas si se produjeran más accidentes. Instamos a Glencore a que realice una revisión exhaustiva de sus informes sobre accidentes fatales en Zambia, Bolivia y otros lugares donde se han usado amenazas de consecuencias negativas para impedir que se divulgue información sobre los accidentes que se han registrado”.

Sanches agregó lo siguiente: “El hecho de que los dos trabajadores de Glencore que murieron en Mopani en 2017 fueran subcontratados da lugar a graves preocupaciones sobre la administración del personal subcontratado por parte de Glencore, especialmente porque, según se ha informado, uno de los trabajadores que murió bajo tierra habría pasado su edad de jubilación. En vista de que en los últimos años ha aumentado dramáticamente el porcentaje de personal subcontratado en Glencore, son importantes las preguntas sobre la administración de estos trabajadores y trabajadoras”.