Horror en Pakistan por la muerte de 300 trabajadores

13.09.2012

Más de 300 trabajadores murieron el 11 de septiembre de 2012 en devastadores incendios de industrias de Pakistán, una de confección en Karachi y la otra de calzado, en Lahore.

Manifestando su indignación por la negligencia de las autoridades de gobierno, el Sindicato Mundial IndustriALL ha lanzado hoy una LabourStart campaign, instando al gobierno de Pakistán a que investigue el accidente y castigue a los responsables y pague una compensación por los trabajadores que han muerto o sufrido lesiones. 

Diversos informes indican que los trabajadores no pudieron escapar al fuego debido a que los  edificios de la fábrica carecían de las normas básicas de seguridad y salidas de emergencia.     

En el incendio de Ali Enterprises, la fábrica de confección situada en la calle Hub river road de Karachi, la Sindh Industrial Trading Estate (SITE), perecieron unos 290 trabajadores, muchos de ellos por asfixia, ya que habían quedado atrapados en el sótano. Numerosos trabajadores sufrieron graves lesiones al saltar del edificio para salvarse. La fábrica se ha establecido ilegalmente, y no había sido registrada bajo la Ley de fábricas. Las instalaciones, de cuatro pisos, sólo tenían una salida y carecían de medios de extinción de incendios. Todas las ventanas tenían rejas de hierro, y las puertas y escaleras estaban obstruidas por mercancías acabadas o semiacabadas.            

Como era día de paga, unos 1.000 trabajadores se encontraban en la fábrica en el momento del incendio accidental. El sótano de la fábrica quedó lleno de agua usada para extinguir el fuego, y se teme que aún queden muchos cadáveres bajo los escombros. También se ha informado que la identificación de los muertos fue una cuestión crítica, ya que muchos de los trabajadores se habían empleado a través de terceras instancias, sin contrato escrito y sin que hayan estado registrados en el instituto gubernamental de seguridad social ni en el consejo de seguridad social de los trabajadores.             

En otro accidente de incendio, en la unidad de industria de calzado de cuatro pisos, en Lahore, murieron unos 25 trabajadores. Se dice que esa fábrica está situada en una zona residencial de la ciudad. Según informes iniciales, el accidente ocurrió mientras que los trabajadores trataban de poner en marcha el generador durante un corte del suministro de electricidad ordinario, y las chispas procedentes del generador entraron en contacto con sustancias químicas usadas en la fabricación de zapatos.        

El Sindicato Mundial IndustriALL, conjuntamente con afiliados de la Federación Nacional de Sindicatos  (NTUF), la Federación de Metalúrgicos de Pakistán (PMF), la Federación de Trabajadores de la Química, Energía, Minería y Generales (PCEM) y la Federación de Trabajadores de la Industria Textil, de Confección y del Cuero criticaron la negligencia de las autoridades gubernamentales y exigieron una acción inmediata contra el propietario de la fábrica y una compensación adecuada a las familias de los trabajadores muertos y lesionados, con tratamiento médico gratuito.         

En una carta al Primer Ministro de Pakistán, Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL escribió :  “La Política Laboral de Pakistán establecida en 2010 tiene, entre otros objetivos, el siguiente : Garantía de condiciones de trabajo justas y humanas para todos los trabajadores. Deseamos de verdad que esto se aplique por fin a los trabajadores de la confección y del calzado en Pakistán, que constituyen el 30% de los trabajadores del país y sufren condiciones laborales de las más inhumanas.”            

Nasir Mansoor, Secretario General de la NTUF, ha dicho : “Las fábricas de Pakistán son más bien trampas mortales que lugares de trabajo. Los trabajadores son tratados más bien como esclavos que como seres humanos.” En una manifestación de protesta callejera, convocada el 12 de septiembre, la NTUF exigió una inspección estricta de las fábricas en coordinación con los órganos representantes de los trabajadores ; el registro de todas las fábricas conforme a la Ley de fábricas, aplicación de las leyes de salud y seguridad en un espíritu verdadero, laabolición del sistema de subcontratación, una carta de contrato expedida a todos los trabajadores en el momento del empleo y el registro de los trabajadores en programas de seguridad social. La NTUF está apoyando también la convocatoria nacional de huelga por el Partido Laborista de Pakistán para el 15 de septiembre, como manifestación de solidaridad con las familias de las víctimas.         

Emprendamos acciones y enviemos cartas al Primer Ministro de Pakistán hoy mismo en el siguiente sitio web:

http://www.labourstartcampaigns.net/show_campaign.cgi?c=1570