La planta termosolar KaXu Solar One de AbengoaSolar en la provincia Cabo del Norte (Sudáfrica). Foto: Abengoa Solar

Huelga de trabajadores en plantas de energía solar sudafricanas

15.03.2018

Noventa miembros de la National Union of Metalworkers of South Africa (NUMSA) de tres plantas de energía de Abengoa Solar en Sudáfrica están en huelga para exigir mejores salarios y prestaciones.

Según la NUMSA, afiliada a la IndustriALL Global Union, a los trabajadores se les niega asistencia médica, subsidio de vivienda, fondo de previsión y otras prestaciones que recibirían normalmente si trabajaran en el proveedor estatal de electricidad, Eskom. Sus salarios, que son bajos, se gastan en cubrir todos estos gastos.

La huelga es importante, porque Sudáfrica está pasando a la producción de energía renovable para reducir las emisiones de carbono, como firmante del Acuerdo de París sobre el cambio climático. En la actualidad, la mayor parte de la electricidad se genera en centrales térmicas de carbón que emplean a decenas de miles de trabajadores en la industria del carbón.

Sin embargo, a la NUMSA le preocupa que la transición a la energía renovable no incluya disposiciones para los trabajadores que puedan perder sus empleos en el carbón o conduzca a mayores beneficios para la comunidad.

“El ministro de Energía afirmó que esas empresas (de energía renovable) ofrecerán ‘oportunidades empresariales en nuestras comunidades rurales’. Nuestros miembros pueden confirmar que eso es un disparate. Hay muy poco desarrollo y desde luego no hay oportunidades empresariales en los alrededores de la empresa”, dijo la NUMSA en un comunicado.

El 12 de marzo, la NUMSA y Transform SA solicitaron y consiguieron un interdicto judicial para bloquear la firma por Eskom de 27 contratos de energía renovable conocidos como  Proyectos Independientes de Producción de Energía (IPPs).

La NUMSA dice que no es contraria a la energía renovable, pero que le alarman las propuestas del Gobierno para poner la producción de energía renovable totalmente en manos privadas mediante los IPPs. Y también que se ponga a la población sudafricana a merced de las empresas privadas con la fijación de los precios de la energía; la privatización de la energía renovable no permite una Transición justa a los trabajadores que pierden sus empleos en la industria del carbón.

Brian Kohler, director de salud, seguridad y sostenibilidad de la IndustriALL, dijo:

“Sudáfrica no debe renunciar a su responsabilidad respecto a la energía del futuro, ni dar la espalda a decenas de miles de trabajadores en la industria del carbón. Una Transición justa requiere una firme y completa protección social, una política industrial sostenible y programas de ajuste laboral creativos.”

“No hay nada inherente acerca de trabajos más verdes que garantice la equidad; todos ellos seguirán la lógica del capitalismo si el Estado no impone condiciones y límites a su comportamiento”, agregó Kohler.