"¡El tiempo es vida, no el dinero!" Foto: Bodo Marks / IG Metall

"Juntos por un 6% más de dinero, juntos por más tiempo para nosotros". Foto: Norbert Fellecher / IG Metall

Miembros del afiliado húngaro a la IndustriALL, VASAS, muestran su solidaridad con los miembros de IG Metall en huelga en Mercedes-Benz en Rastatt. Foto: IG Metall

Un gráfico de IG Metall en el que se explica el acuerdo a los miembros

Foto: Angelika Emmerling / IG Metall

Miembros de IG Metall en el piquete. Foto: Markus Scholz / IG Metall

"¡Solidaridad de clase de larga vida!" Trabajadores especializados de Mahle del afiliado turco Birleşik Metal-İş apoyan a IG Metall de Esmirna

IG Metall establece un precedente en el equilibrio entre la vida laboral y personal con una gran victoria

06.02.2018

El afiliado alemán a la IndustriALL Global Union, IG Metall, ha logrado una victoria en los sectores del metal y la automoción que establece un precedente en el derecho de los trabajadores a determinar el equilibrio entre su vida laboral y personal.

IG Metall ha conseguido que se atienda su principal demanda de que los trabajadores deben tener derecho a reducir su semana laboral de las 35 horas normales a 28 durante un período de dos años, en razón de sus responsabilidades familiares y de cuidados. Es el primer acuerdo sindical importante en que se da prioridad a las horas de trabajo sobre los salarios.

El convenio colectivo sectorial bienal se firmó entre el sindicato y la organización de empleadores de Alemania Sudoccidental, Südwestmetall, después de varias rondas de tensas negociaciones, y una serie de “huelgas de advertencia” de 24 horas, la primera de su especie en 34 años.

Las huelgas costaron a productores como Porsche, Daimler, BMW y Airbus cerca de 200 millones € por la pérdida de producción. IG Metall amenazó con someter a la votación de sus miembros la extensión de la huelga si la organización de los empleadores no hacía una oferta seria.

El acuerdo abarca a 900.000 trabajadores de la importantísima zona industrial de Alemania. Es probable que las organizaciones de empleadores de otras regiones acepten las mismas condiciones, con lo que se abarcaría a un total de 3,9 millones de trabajadores.

En el acuerdo se fija un aumento salarial de 4,3 por ciento en 27 meses, así como algunos pagos suplementarios. IG Metall había solicitado un incremento de seis por ciento, y los empleadores ofrecían inicialmente un 2,3 por ciento. El sindicato rechazó una oferta subsiguiente de subir el 6,8 por ciento a cambio de la demanda de reducir las horas.

El acuerdo presagia el fin de un decenio de restricción salarial en Alemania, en una situación de fuerte recuperación económica y el más bajo desempleo desde la reunificación alemana en 1990. Los empleadores y el Banco Central Europeo han esperado con ansiedad los resultados de las negociaciones, que afectarán a los acuerdos salariales y a las previsiones económicas en todo el continente.

“El convenio colectivo es un hito hacia a un mundo laboral moderno y autodeterminado”, dijo el presidente de IG Metall y de la IndustriALL, Jörg Hofmann.

El secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, dijo:

“En el pasado, las empresas exigían flexibilidad a los trabajadores, no al revés. Esto ha cambiado totalmente. Conceder a los trabajadores el derecho a reducir sus horas de trabajo y a determinar su propio equilibrio entre la vida laboral y personal es una excelente respuesta sindical a Industria 4.0.

La nueva tecnología significa que la productividad sigue aumentando, sin crear necesariamente nuevos empleos. El derecho a trabajar menos horas, sin dejar de ganar lo suficiente, es una respuesta esencial. La mayor productividad de Industria 4.0 debe compartirse con la sociedad y los trabajadores, y la reducción del tiempo de trabajo es una forma de evitar una mayor concentración de la riqueza en los bolsillos de unos pocos.

El aumento salarial también estimulará a la economía alemana desde abajo.”

IG Metall, con casi tres millones de miembros, es uno de los mayores y más poderosos sindicatos del mundo.