Un astillero en Chittagong. IndustriALL

Trabajador de Mumbai muestra el carnet de su sindicato que lleva estampado su grupo sanguíneo. IndustriALL

Trabajador de Mumbai muestra el carnet de su sindicato que lleva estampado su grupo sanguíneo. IndustriALL

Kan Matsuzaki, Director de IndustriALL para los sectores de construcción naval y desguace de buques, informa a los trabajadores de desguace de Chittagong sobre la campaña mundial para lograr aplicación del Convenio de Hong Kong. IndustriALL

Delegación de IndustriALL se reúne en el Ministerio de Industria de Bangladesh para presionar por la ratificación del Convenio de Hong Kong. V.V. Rane, Vicepresidente de este sector de IndustriALL, entrega al Secretario del Ministerio un documento señalando las reivindicaciones exigidas por la campaña. IndustriALL

Trabajador de Mumbai muestra el carnet de su sindicato que lleva estampado su grupo sanguíneo. IndustriALL

INFORME ESPECIAL: Se debe mejorar las condiciones de trabajo en el desguace de buques el oficio más peligroso del mundo

08.12.2015

Los trabajadores y trabajadoras de este sector se enfrentan a condiciones de trabajo peligrosas y precarias, sin adiestramiento, y con falta de equipos de seguridad y servicios médicos, recibiendo sueldos miserables. IndustriALL Global Union está realizando campañas para apoyar la sindicalización en los astilleros del sur de Asia. Del mismo modo, presiona a los gobiernos de los países con importantes sectores navales para que asuman su responsabilidad por la seguridad en los lugares de trabajo.

En un ambiente donde frecuentemente se hallan productos químicos tóxicos, asbesto y petróleo, los trabajadores usan sopletes de gas y mazos para desmantelar los buques, en un proceso que requiere de seis a ocho meses, y hasta un año en el caso de petroleros grandes. Grúas móviles, placas de acero que caen, explosiones de gas y bobinas metálicas que se rompen constituyen un peligro constante en los astilleros. Las jornadas de trabajo son de doce horas y reciben sueldos muy bajos, muchas veces de solamente US$ 2 al día.

Si bien se desconocen las cifras oficiales, según los sindicatos de la región, cada año cientos de trabajadores mueren o resultan gravemente heridos al realizar labores de desguace en Bangladesh, Pakistán y la India. Según los sindicatos y las ONG, en Bangladesh la cifra real puede ser 20 veces mayor que el número de víctimas que se reporta.

Los barcos se construyen en astilleros sofisticados en el mundo desarrollado. Después de un promedio de 25-30 años, el mantenimiento se hace caro y los venden como chatarra. Estos barcos se venden directamente a las empresas de reciclaje de buques o por medio de un agente en Singapur o Dubai; un 70% de los barcos zarpa por última vez a las playas de la India, Bangladesh o Pakistán.

En los cementerios de barcos en estos tres países, los trabajadores sacan primero las partes útiles de los buques, entregándolas a empresas transformadoras que venden componentes tales como motores, frigoríficos, escaleras y bombonas de gas en toda la región.

Luego comienza el proceso de disección de los enormes buques transatlánticos. Alrededor del 80% de las ganancias que produce el desguace de buques proviene de la venta del acero, que se corta a mano en un proceso que requiere la labor de muchos trabajadores.

Cada año se realiza el desguace de unos 1.000 buques con un tonelaje bruto de 100 o más

Lugares donde los buques fueron desguazados/reciclados en 2014:
> India 29,8%
> Bangladesh 24,2%
> China 21,9%
> Pakistán 18%

El trabajo peligroso es realizado por trabajadores migrantes, jóvenes de las zonas rurales pobres de Bangladesh, Pakistán y de la India. Antes de ser contratados por intermediarios laborales que los transportan desde sus pueblos a los astilleros, la mayoría de los trabajadores de desguace de buques nunca han visto el mar. Habitan cerca de los astilleros, en viviendas miserables, normalmente sin agua potable ni servicios sanitarios adecuados; muchos trabajadores no visitan nunca la ciudad local.

Nazim Uddin, dirigente del sindicato del sector de desguace de buques de Bangladesh, señala:

"Si estos trabajadores no cuentan con la representación correspondiente en el lugar de trabajo, los abusos diarios pasan sin cuestionarse. Estos trabajadores laboran en condiciones miserables. Se paga la mano de obra diariamente, por jornada de trabajo; si no hay trabajo, no les pagan. No reciben vacaciones pagadas, ni prima alguna, ni gratificaciones; no hay ninguna garantía de la duración del trabajo.

En los últimos dos meses, ocho trabajadores han fallecido en estos astilleros. Las empresas no pagan ninguna compensación a la familia de los trabajadores muertos. La Corte Suprema ha establecido que la familia de cada trabajador muerto debe recibir indemnización de 500.000 Taka (US$ 6.400), pero los empleadores no cumplen con este dictamen.”

La sindicalización es clave

En estas condiciones, la labor de sindicalización es difícil, pero es esencial. Con el apoyo de IndustriALL nuestro afiliado indio SMEFI ha sindicalizado a los trabajadores de Alang, el mayor astillero de desguace del mundo. Aunque hay sindicatos afiliados a IndustriALL en los astilleros de Bangladesh y Pakistán, el número de afiliados es muy bajo.

Por su parte, V. V. Rane, Vicepresidente de este sector y dirigente del mayor sindicato de desguace de buques del mundo, que representa a los trabajadores en Mumbai y Alang, India, señaló:

“Los astilleros de desguace de Chittagong se parecen a Alang antes de que sindicalizáramos a los trabajadores en ese astillero. Solidarizamos con los trabajadores de desguace de buques en Bangladesh”.

En 2003, se logró por primera vez la exitosa sindicalización de los trabajadores de desguace de buques de la India, cuando el fuerte sindicato de trabajadores portuarios de Mumbai dirigió una campaña de sindicalización al vecino astillero de desguace. Antes de empezar la labor de sindicalización, el sindicato proporcionaba agua potable y primeros auxilios a los trabajadores de desguace, porque las empresas no la suministraban, a pesar de las jornadas de trabajo de 12 horas.

Ahora, los trabajadores de desguace de buques de Mumbai han dicho que los cambios más importantes que ha aportado el sindicato son: representación en el lugar de trabajo; la concientización sobre cuestiones de salud y seguridad; conocimientos de la legislación laboral; conseguir que se les faciliten necesidades básicas; y haber conseguido que la empresa proporcione equipos de protección personal.

A partir de 2004, con el objetivo de repetir el éxito alcanzado al lograr la afiliación sindical de los trabajadores de Mumbai, el sindicato centró su labor de sindicalización en Alang, 680 kilómetros al norte, en la costa occidental de la India.

Antes de comenzar la labor de sindicalización, el sindicato pasó un año estudiando la situación laboral y ofreciendo a los trabajadores necesidades básicas, como agua potable, una ambulancia, y capacitación básica sobre salud y seguridad y primeros auxilios. El sindicato comenzó a realizar reuniones periódicas con los trabajadores en las puertas de los astilleros.

En los astilleros de Alang, inicialmente fue difícil para el sindicato identificar buenos activistas, porque los trabajadores tenían miedo de perder sus puestos de trabajo. Ahora que el sindicato cuenta con 15.019 miembros afiliados, no existe temor de ser despedidos.

Un aspecto importante y fundamental de los beneficios que ofrece el sindicato en los astilleros es el ofrecer examen de sangre a los nuevos afiliados, de tal manera que en sus carnets de afiliación sindical llevan estampado su grupo sanguíneo. Los trabajadores saben que esta información suele ser de vital importancia en caso de producirse algún accidente. Por otra parte también, el carnet de afiliación sindical es por lo general la única forma de identificación que tienen los trabajadores.

Otro importante beneficio que el sindicato ha llevado a los astilleros, tanto de Mumbai como de Alang, es la capacitación básica en salud y seguridad que se ofrece a los nuevos trabajadores.

Los sindicatos descubrieron que muchas empresas que tienen operaciones en Mumbai también están presentes en Alang, y en ambos lugares la mayor parte del terreno es propiedad del estado, que lo alquila a contratistas de desguace de buques, lo que significa una mayor supervisión por parte del gobierno. En cambio, en Bangladesh y Pakistán, los astilleros son de propiedad privada.

Daño ambiental

El desguace de buques en un dique seco permite eliminar de manera segura todos los contaminantes de la nave, para luego desecharlos sin peligro, sin embargo se necesita mucha inversión para construir un dique seco. En Turquía, se realiza el desguace de los barcos más pequeños en estas condiciones.

En Alang, se realiza en la playa el trabajo de desguace de los buques, después de arrastrarlos a la arena con la marea. Esto es menos perjudicial para el medio ambiente que el procedimiento que se aplica en Chittagong, Bangladesh, donde el trabajo de desguace se lleva a cabo en el mar, cerca de la playa, por lo que el petróleo y las toxinas químicas son llevados por el mar a la Bahía de Bengala.

Presionado por los activistas ambientalistas, en la actualidad el Ministerio de la Marina de la India está pensando en eliminar el astillero de desguace de Mumbai. Sin embargo, el sindicato, que es muy fuerte, insiste en que no se permitirá el cierre hasta que se ofrezca a todos los trabajadores del astillero un puesto de trabajo en otra parte, con igual remuneración.

Activistas del medio ambiente están ayudando a los sindicatos a ejercer presión sobre los gobiernos y las compañías de transporte marítimo para que apoyen el Convenio de Hong Kong. Al cumplir con el Convenio mejorará drásticamente la salud y seguridad de los trabajadores, y se protegerá el medio ambiente.

Astilleros peligrosos en Pakistán

El astillero Gadani en Pakistán es el tercero del mundo, empleando a un promedio de 10-15.000 trabajadores y trabajadoras; suelen trabajar siete días a la semana, frecuentemente por lo menos 12 horas al día, sin vacaciones pagadas ni prestaciones sociales, y con salarios de PKR 12.000 (US$ 113) al mes, lo que equivale a la mitad de un salario digno.

En Gadani no se facilita casi ningún equipo de seguridad a los trabajadores. No se ofrece adiestramiento, y no hay agua potable ni primeros auxilios. No se facilitan equipos para trepar ni arneses anticaídas, lo que resulta en muchos accidentes de trabajadores que caen desde la cubierta del barco hasta la playa. Abundan el amianto y los productos químicos tóxicos, que no se eliminan de manera segura.

La NTUF, organización afiliada a IndustriALL, ha informado que anualmente se producen hasta 19 muertes en los astilleros de Gadani, sin embargo se teme que la cifra real sea mucho más alta. No hay hospital que funcione dentro de un radio de 50 kilómetros. El sindicato informa que los trabajadores saben que van a ser despedidos si se afilian al sindicato.

Campañas de IndustriALL para que se aplique el Convenio de Hong Kong

El Convenio Internacional de Hong Kong para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques fue adoptado en la Organización Marítima Internacional (OMI) de la ONU en 2009. IndustriALL realiza campañas en favor de la ratificación de este Convenio, que es muy completo, porque al aplicarse debidamente, se hará mucho más segura la peligrosa labor de desguace de buques.

Las disposiciones que ofrece el Convenio respecto a la seguridad y salud laborales incluyen control de materiales peligrosos en los barcos, y control de riesgos en lugares de desguace, lo que garantizará que los trabajadores cuenten con equipos de protección y formación en materia de seguridad.

Las condiciones que deben cumplirse antes de que el Convenio entre en vigor son que debe ser ratificado por 15 países, y que los países ratificantes deben cubrir un 40% de los buques mercantes del mundo. Actualmente, sólo Noruega, el Congo y Francia han ratificado. Algunos países, si bien no han ratificado plenamente todavía, por lo menos han firmado el Convenio: Italia, San Cristóbal y Nieves, Turquía y los Países Bajos.

La primera condición es más fácil de cumplir que la segunda. Para lograr la ratificación de los países que representan el 40% de la flota mundial en base al tonelaje bruto, se requerirá el apoyo de grandes estados dedicados al desguace de buques y al transporte marítimo como Japón, Corea y China, así como uno o más de los cinco principales pabellones de conveniencia: Panamá, Liberia, Islas Marshall, Singapur y las Bahamas. Los propietarios de los buques usan banderas de conveniencia para inscribir los barcos en uno de estos cinco países para así evitar reglamentos e impuestos.

En septiembre de 2015, se adjudicó certificación de cumplimiento del Convenio de Hong Kong a dos astilleros de Alang: Kalthia y Priya Blue.

Una vez que el Convenio entre en vigor, todos los países que sean miembros de la OMI tendrán que mandar a reciclar sus naves en astilleros que cumplan con el Convenio.

Los sindicatos fuertes del sector de la construcción naval apoyan a los trabajadores de desguace de buques por solidaridad y también porque se necesita contar con desguace sostenible para tener una industria de construcción naval sostenible.

Los afiliados de IndustriALL están encabezando las campañas de presión en favor de la ratificación del Convenio de Hong Kong por los gobiernos de Japón, Australia, Alemania, Dinamarca, Noruega y la India.

En la Conferencia Mundial de IndustriALL sobre Construcción Naval y Desguace de Buques, realizada en noviembre de 2014, los sindicatos del sector en 19 países resolvieron realizar una campaña para lograr la ratificación del Convenio de Hong Kong por parte de sus respectivos gobiernos.

Este compromiso se hizo en vista del hecho de que:

“Todos los años, cientos de trabajadores de desguace de buques pierden la vida porque sufren graves accidentes trabajando en los astilleros de desguace de la región del sur de Asia. La incidencia de las enfermedades profesionales es en gran parte desconocida, pero se cree que los índices son extremadamente altos. La mayoría de los trabajadores de este sector no tiene muchas esperanzas de alcanzar los 60 años de vida”.

La campaña fue lanzada formalmente en reunión del Comité Ejecutivo de IndustriALL en mayo de 2015. Luego, reunido en Chittagong en noviembre de 2015, el Grupo de Acción de IndustriALL sobre construcción naval y desguace de buques reafirmó su compromiso de acción en todo el mundo en favor de la ratificación del Convenio de Hong Kong.

Kan Matsuzaki, Director de IndustriALL para los sectores de construcción naval y desguace de buques, coordina la campaña para lograr mejoras de las condiciones de trabajo en estas industrias:

"Este sector en su conjunto tiene la responsabilidad de proporcionar a los trabajadores su derecho a tener puestos de trabajo seguros, sanos, limpios y sostenibles. Estamos decididos a desarrollar sindicatos fuertes en los astilleros, combatiendo las condiciones de trabajo inaceptables en que laboran. ¡IndustriALL Global Union exige que todos los estados miembros de la Organización Marítima Internacional (OMI) ratifiquen YA el Convenio Internacional de Hong Kong para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques!"

En el Japón, la campaña ha sido encabezada por Satoshi Kudoh, Presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Industrias Básicas del Japón, quien es también Copresidente del sector de Construcción Naval y Desguace de Buques de IndustriALL. En septiembre de 2015, el Cro. Kudoh se dirigió directamente a Akihiro Ohta, Ministro de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo, exigiéndole acelerar la ratificación del Convenio de Hong Kong por parte del gobierno de Japón. El Ministro respondió afirmativamente, diciendo que efectivamente Japón va a ratificar dicho Convenio.

En septiembre de 2015, la región costera del sindicato IG Metall pidió que el gobierno de Alemania actúe al respecto. Meinhard Geiken, Secretario Regional del sindicato, acompañado de trabajadores de los astilleros de Hamburgo, comunicó estas reivindicaciones en un acto muy publicitado; las reivindicaciones se presentaron en una gran pancarta al Coordinador Marítimo de Alemania. El Secretario de Estado Parlamentario Uwe Beckmeyer se comprometió por escrito a conseguir una rápida ratificación del Convenio de Hong Kong.

Nuestro afiliado australiano AMWU ha presionado a su gobierno, presentando una resolución en el seno del Partido Laborista de Australia con el fin de apoyar el Convenio de Hong Kong.

En Dinamarca, CO-Industri, conjuntamente con la Asociación de Propietarios de Barcos de Dinamarca, escribió en septiembre de 2015 al Ministro para el Medio Ambiente y Alimentación de Dinamarca, pidiendo que el mencionado gobierno ratificara el Convenio de Hong Kong, lo más pronto posible. La carta también insta al gobierno danés, junto con los países miembros de la UE, a tomar la iniciativa en el diálogo con los países del sur de Asia sobre ratificación del Convenio de Hong Kong.

El sindicato de los trabajadores de desguace de buques de Alang también está presionando al gobierno de la India para que ratifique el Convenio. Esta exigencia fue una de las prioridades de la campaña pública que realizó el sindicato para el 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

Por otra parte, el gobierno de la India también enfrenta presión del gobierno y de las empresas de Japón para que ratifique el Convenio. Japón ha ofrecido financiamiento para mejorar las instalaciones en Alang, incluyendo muelles semi-secos con las instalaciones adecuadas para la eliminación y tratamiento de residuos. A principios de 2015, una delegación de alto nivel de oficiales de gobierno, dirigentes sindicales, representantes de la industria del transporte marítimo y expertos de Japón visitaron Alang y aseguraron que: “Japón puede ayudar si India está dispuesta a ratificar el Convenio de Hong Kong”.

En noviembre de 2015, una delegación de IndustriALL se reunió con el Ministerio de Industria de Bangladesh para presionar por la ratificación del Convenio. V.V. Rane, Vicepresidente de este sector, entregó un documento que señalaba las reivindicaciones exigidas por la campaña, explicando lo siguiente: “La ratificación del Convenio por parte de Bangladesh beneficiaría a todas las partes. Como las compañías navieras están bajo presión cada vez mayor para que manden a reciclar sus buques de una manera responsable, cumplimiento del Convenio de Hong Kong traería inversión, capacitación en materia de salud y seguridad, y nuevos contratos a los astilleros de Bangladesh”.

El Secretario del Ministerio informó a la delegación que el proyecto de Ley sobre Reciclaje de Buques será presentado al Parlamento a finales de 2015, que resultará en la ratificación de dicho Convenio.

Varios otros gobiernos están trabajando en favor de la ratificación del Convenio. Se cree que gracias a la presión que se ejerce dentro de la Unión Europea se logrará ratificación por Bélgica, seguido de otros gobiernos europeos. Los buques provenientes de Europa constituyen un 20% de los barcos del mundo y se dice que la mayoría se somete a desguace en Bangladesh.

La China y Turquía ya tienen industrias de reciclaje de buques que en gran medida cumplen con los requisitos técnicos del Convenio. Estos dos países van en vía de ratificación del Convenio en cuestión.

El Secretario General de IndustriALL, Jyrki Raina, considera que se debe dar prioridad a esta campaña:

"En el sur de Asia, los 130.000 trabajadores de la construcción naval laboran predominantemente en condiciones medievales. Es una vergüenza que habiendo pasado cinco años desde la adopción del Convenio de Hong Kong, sólo tres países lo hayan ratificado. Están todavía por ratificar países con economías en que figuran significativamente las actividades de construcción naval y desguace de buques: seguirá nuestra campaña hasta que ratifiquen el Convenio. Desde luego, nuestra campaña para mejorar las condiciones de trabajo en la labor más peligrosa del mundo va más allá de este Convenio; IndustriALL tiene el compromiso de fortalecer a los sindicatos en todo el sector, pero el Convenio de Hong Kong va a cambiar la vida de los trabajadores."