Créditos de la foto: Raoul Ortega en Unsplash

La industria del calzado argentina pierde 6000 empleos

25.05.2018

La Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de Argentina (Uticra, afiliada a IndustriALL Global Union) se declaró en estado de alerta y movilización ante la pérdida de 6000 puestos de trabajo por la apertura indiscriminada de las importaciones

Hasta el momento, diversas fábricas de calzado cerraron sus puertas y como consecuencia la cifra de pérdidas de puestos de trabajo ascendió a 6000, entre despidos directos o encubiertos en la modalidad de retiros voluntarios. Al mismo tiempo, aquellas fábricas que continúan abiertas, recurrieron a realizar suspensiones y reducción de las jornadas de trabajo para subsistir.

En tanto, lo mismo que sucede en las grandes fábricas, sucede en los micro-emprendimientos. Por ejemplo, de los más de 50 pequeños talleres de calzado de Coronel Suárez (ciudad argentina del centro-sur de la provincia de Buenos Aires) que empleaban más de 700 personas, hoy sobreviven solo dos.

Los afiliados de IndustriALL en UTICRA, explican que existe mucha incertidumbre en toda la industria del calzado argentina, debido al aumento de las importaciones y las variaciones del dólar.

Hubo un aumento histórico de las importaciones, de un 25,93% de según datos oficiales del INDEC. El sindicato asegura que recurrió en diversas oportunidades a las autoridades nacionales, para solicitarles que instrumenten medidas económicas que impidan que continúe el deterioro del sector.

Recientemente le pidió al Gobierno nacional, a través del Ministerio de Trabajo y del Ministerio de Producción, que instrumente el cierre temporal de la importación de productos terminados por un plazo de 365 días. Con ello podrían restablecer el flujo productivo, recuperar parte de los puestos de trabajo perdidos, y comenzar una tarea de reconversión con el apoyo del Estado.

Para reconvertir al sector, proponen mejorar la calidad de los materiales con los que se fabrican los zapatos en el país, para confeccionar calzado de cuero argentino de alta calidad, defender la industria nacional y crear 30.000 nuevos puestos de trabajo en toda la cadena de valor.

Por su parte, el secretario regional de IndustriALL en América Latina y el Caribe, Marino Vani, dijo al respecto:

“La crisis en la industria del calzado argentina es resultado de la política económica de ajuste que lidera el presidente Mauricio Macri. Con ella promueve la privatización de las empresas estatales y la flexibilización laboral con el objetivo de hacer que Argentina se convierta en un país atractivo para los inversores, pero perjudicial para los trabajadores. No podemos permitirlo: Luchemos en defensa de la industria nacional sostenible” concluyó.