La IndustriALL celebra la iniciativa del petróleo y el gas de crear un fondo para las tecnologías de bajas emisiones

09.11.2016

El viernes 4 de noviembre, la Iniciativa del Petróleo y el Gas sobre el Clima (OGCI), una coalición de diez de las principales empresas petroleras del mundo, anunció su compromiso de mil millones de dólares durante 10 años para financiar tecnologías de bajas emisiones, como parte de su promesa de luchar contra el cambio climático.

Mil millones de dólares parece mucho dinero, y lo es. Sin embargo, es importante el contexto para comprender este anuncio. Se trata de una inversión media de 10 millones $ anuales durante 10 años de cada uno de los miembros de la OGCI, lo cual es una pequeña fracción de sus inversiones convencionales. Haciendo otra comparación, con mil millones de dólares se construiría más o menos una refinería de petróleo equipada con tecnologías de captura y almacenamiento o secuestro de carbono (CCS). Es decir, sólo una en 10 años.

Ahora bien, la cifra de mil millones de dólares no se debe ignorar. La IndustriALL considera este anuncio como un comienzo, e insta a la OGCI a aumentar su compromiso con rapidez y en forma muy sustancial.

“Muchos de nuestros afiliados estarán encantados de conocer la atención que se presta a las CCS. Muchos otros estarán interesados en ver una considerable inversión en tecnologías más limpias y renovables en un futuro próximo. Los sindicatos esperan que podamos iniciar un diálogo con la OGCI sobre las consecuencias para el empleo y la transición de un verdadero cambio en sus prioridades de inversión”, dijo el secretario general, Valter Sanches.

Entretanto, la OGCI anuncia que sus primeras prioridades serán:

  • desarrollar tecnologías para reducir las emisiones y aumentar la eficiencia de los motores y los combustibles de los automóviles;
  • reducir los costes de la tecnología CSS;
  • reducir las emisiones  del sector del petróleo, principalmente mediante la reducción  de la quema del exceso de gas en los yacimientos, con lo que aumenta el uso de CCS y se limita la liberación de metano, lo cual no tiene nada que ver en realidad con las tecnologías de energía renovable en absoluto.

“La IndustriALL Global Union acoge con satisfacción el anuncio de la OGCI. Estamos dispuestos a participar en una discusión proactiva con el grupo sobre las consecuencias previstas para el empleo y la planificación de la transición que requiere un cambio en las prioridades de inversión.  Deseamos sinceramente que esta iniciativa tenga éxito, pero sabemos que no será así a menos que pueda elevar sustancialmente su nivel de ambición y la promesa de una transición justa para los afectados”, agregó Valter Sanches.