Los trabajadores/as de la confección enfrentan grave represión en Bangladesh. Foto: IndustriALL/Abir Abdullah

La UE debe obligar a Bangladesh a rendir cuentas por las infracciones laborales

10.05.2017

Los sindicatos mundiales exigen que, antes de una reunión clave para evaluar el Pacto de Sostenibilidad para Bangladesh que se realizará el próximo 18 de mayo en Dhaka, la Unión Europea obligue a Bangladesh a rendir cuentas por las infracciones laborales cometidas en ese país.

El Pacto señalado fue establecido entre la Unión Europea (UE), el Gobierno de Bangladesh, Estados Unidos, Canadá y la OIT para mejorar los derechos laborales y la seguridad en las plantas del sector de la confección, después de la tragedia del derrumbe de la fábrica de Rana Plaza, el 24 de abril de 2013, donde murieron más de 1.100 trabajadores y trabajadoras.

Sin embargo, en una evaluación profundamente crítica que se publicó ahora, cuatro años después del desastre, los sindicatos mundiales, entre ellos IndustriALL, la CSI y UNI, reclamaron por la inefectividad del Pacto, ya que siguen deteriorándose los derechos laborales en Bangladesh.

En el mencionado documento, publicado este mes, los sindicatos señalan lo siguiente:

“En suma, a pesar del Pacto de Sostenibilidad, y a pesar de los millones de dólares que ha donado la asistencia internacional para mejorar las relaciones laborales, e incluso las medidas que han tomado algunas marcas, el gobierno de Bangladesh ha demostrado que han fracasado incuestionablemente los mecanismos de diálogo continuo. Estos mecanismos aportarán poco o nada para mejorar las condiciones de más de cuatro millones de trabajadoras y trabajadores que laboran en el sector de la confección y de muchos millones más que trabajan en otros sectores”.

Además, los sindicatos mundiales exigen que la UE inicie una investigación sobre el estatus de Bangladesh en lo que se refiere al SPG, que permite preferencias comerciales con Europa a condición de que el país cumpla con determinadas normas laborales.

En efecto, año tras año, el gobierno de Bangladesh está incumpliendo sus compromisos con el Pacto. Esta situación empeoró más todavía con la detención arbitraria de por lo menos 35 activistas sindicales y trabajadores/as en diciembre del año pasado. Ese incidente laboral ocurrió cuando más de 1.600 trabajadores/as de la confección fueron despedidos, y dirigentes sindicales fueron víctimas de amenazas e intimidación por parte de la policía. Aunque una campaña de IndustriALL ayudó a procurar la liberación de los detenidos, los cargos criminales contra ellos siguen pendientes.

La evaluación sindical también constató que no se han cumplido los compromisos que exige el Pacto en materia de libertad sindical y negociación colectiva, habiéndose rechazado la mitad de todas las solicitudes de registro sindical. Además, el gobierno todavía no ha contratado el número necesario de inspectores de fábrica que se señala en el Pacto. Mientras tanto, el gobierno ha desoído constantemente las quejas de los sindicatos sobre las peligrosas condiciones de trabajo en el desguace de barcos y las curtidurías de cuero.

Por su parte, Jenny Holdcroft, Secretaria General Adjunta de IndustriALL, señaló:

“La Unión Europea, que es el socio comercial más importante de Bangladesh, no debe y no puede cerrar los ojos ante el deterioro de las condiciones de los trabajadores y trabajadoras y sindicatos del país. Una investigación sobre el estatus del Sistema de Preferencias Generalizadas de Bangladesh con la UE podría comunicar firme y claramente al gobierno de Bangladesh la imperiosa necesidad de eliminar sus políticas antisindicales”.

Haga clic aquí para ver el documento de evaluación que prepararon los sindicatos mundiales.