Las industrias química y farmacéutica promueven el diálogo social para mejorar las condiciones del empleo en el sector

18.07.2015

El 15 y 16 de julio se realizó en Perú el Taller regional para debatir la reestructuración y sus efectos sobre el empleo en las industrias química y farmacéutica. Participaron delegaciones tripartitas de siete países, más otras organizaciones internacionales no gubernamentales como IndustriALL Global Union.

El principal objetivo del taller, desarrollado en las instalaciones de la Oficina Regional de la OIT en San Isidro, Lima, fue identificar cuáles son las mejores prácticas de diálogo social para facilitar un ambiente constructivo y propicio durante las discusiones sobre fusiones y adquisiciones (M&A) y cambios estructurales en las industrias química y farmacéutica en América Latina.  

Además analizaron la posibilidad de conformar un grupo de trabajo tripartito (del gobierno, empleados y empleadores) a nivel regional, para promover los puntos de consenso adoptados durante el Foro de diálogo mundial 2013, sobre iniciativas para promover el trabajo decente y productivo en la industria química.

Una de las iniciativas que se determinaron en el Foro de 2013 fue la necesidad de adaptar la industria química a las nuevas tecnologías y a la evolución de las condiciones económicas. Para ello consideraron importante invertir en el trabajo decente y productivo mediante la educación, la formación profesional y el diálogo social. Para ello propusieron administrar las políticas de recursos humanos de manera integrada.

La tendencia actual del empleo en la industria química y farmacéutica

Muchos empleos enfrentan horarios de trabajo prolongados, una brecha salarial entre hombres y mujeres, la escasez de científicos, personal técnico y trabajadores calificados y una mayor utilización de las formas atípicas de trabajo.

Por ello en el encuentro debatieron sobre la importancia del diálogo social para promover buenas relaciones laborales en las industrias química y farmacéutica. El diálogo social es unas condiciones mínimas de trabajo correctas, puesto que posibilita la aplicación incluyente de las normas internacionales del trabajo. El diálogo social es un proceso dinámico que permite las negociaciones de todo tipo, como la negociación colectiva y los acuerdos marco internacionales, las consultas y el intercambio de información entre los representantes de los gobiernos, de los empleadores y de los trabajadores, a nivel interno o transversal, sobre cuestiones de interés común.

Finalmente se llevó a cabo una mesa redonda donde debatieron sobre el desarrollo de las capacidades y gestión de los recursos humanos en las industrias química y farmacéutica, para atraer a trabajadores con talento, incluyendo a las mujeres y a los jóvenes.