La policía rodea la sede del ZCTU en Harare.

Para impedir las protestas se desplegaron vehículos armados en las calles de Harare.

Líderes sindicales golpeados y detenidos durante las protestas por la austeridad en Zimbabwe

11.10.2018

La policía ha golpeado y detenido a dos líderes del Zimbabwe Congress of Trade Unions (ZCTU), cuando miles de trabajadores salieron a las calles en ciudades de todo el país el 11 de octubre para protestar contra las medidas de austeridad.

Tratando de detener la salida de una marcha en Harare, la policía rodeó las oficinas del ZCTU, golpeando y deteniendo al presidente de la federación, Peter Mutasa, y al secretario general, Japhet Moyo, según los sindicatos. Unos 20 trabajadores que protestaban fueron detenidos en Mutare, y 13 en Masvingo.

En la marcha de solidaridad participaron cinco afiliados a la IndustriALL Global Union, con otros sindicatos.

Recientemente, el Gobierno de Zimbabwe anunció políticas monetarias y fiscales para poner remedio a la economía, aduciendo que las reformas eran "dolorosas y necesarias". Pero ocurrió lo contrario, porque la economía cayó en picado. Las políticas de austeridad están acabando con el valor de los salarios, y los trabajadores ya no pueden cubrir siquiera las necesidades básicas.

A raíz de los anuncios de aumentar los impuestos sobre las transacciones de dinero móvil al dos por ciento por dólar y de que los depósitos bancarios en dólares estadounidenses se convertirían en moneda local, cundió el pánico y la gente empezó a comprar artículos básicos por temor a una nueva hiperinflación. Los precios de los alimentos se dispararon, y los artículos desparecieron de las estanterías. Los negocios cerraron por "inventario" y "reforma" o simplemente aumentaron los precios de sus bienes y servicios.

Si bien el Gobierno sostiene que el tipo de cambio de la moneda local con el dólar estadounidense es de 1:1, la realidad es que en el mercado paralelo se cambia un dólar de Estados Unidos por 4,85 dólares de Zimbabwe, con la denominación de certificados de depósito. En 2008, el salario de los trabajadores bajó, y también las pensiones, y con el importe de su jubilación y sus ahorros ni siquiera podían comprar una barra de pan, debido a la hiperinflación.

Christian Ranji, secretario del Comité de la Juventud de Zimbabwe de la IndustriALL, dice: “Los trabajadores no tienen más opción que combatir la austeridad. No podemos pagar impuestos para financiar gastos innecesarios del Gobierno. Las empresas están cerrando, y los trabajadores perdiendo sus empleos. El anuncio causó inestabilidad; las tiendas de comestibles aumentaron los precios y los ciudadanos empezaron a comprar en grandes cantidades para sacar rendimiento a su dinero."

Valter Sanches, secretario general de la IndustriALL, dice:

“Pedimos al Gobierno de Zimbabwe que respete los derechos de los trabajadores a protestar contra las medidas de austeridad y condenamos los actos de violencia e intimidación. La detención de los líderes del ZCTU, los camaradas Peter Mutasa y Japhet Moyo, y de los trabajadores que protestaron es inaceptable. Exigimos su inmediata liberación, y que el Gobierno entable un diálogo social con los sindicatos."