Jump to main content
IndustriALL logotype

¡Lo hemos conseguido! Nuevo Convenio de la OIT sobre violencia y acoso en el trabajo

21 June, 2019Este es un momento histórico. Hoy, la centenaria Conferencia Internacional del Trabajo ha votado por abrumadora mayoría la adopción de un nuevo Convenio y una nueva Recomendación para poner fin a la violencia y el acoso en el mundo del trabajo.

La adopción del Convenio y de la Recomendación es una gran victoria para los trabajadores y el movimiento sindical, que han venido luchando durante años para lograr un instrumento internacional del trabajo que aborde la violencia de género (VG) en el mundo del trabajo. El nuevo Convenio núm. 190 representa una extraordinaria oportunidad para que los sindicatos sigan luchando contra la VG.

Con estos nuevos instrumentos, los Estados podrán promulgar leyes y aprobar políticas y mecanismos para impedir la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, proteger a los trabajadores y determinar remedios para las víctimas.

Se definen claramente los deberes de los empleadores, que tienen la principal responsabilidad de crear un entorno laboral sin violencia ni acoso, así como las funciones y las responsabilidades de los sindicatos y de los trabajadores.

Sin embargo, esto es sólo el comienzo. Los sindicatos tienen ahora que hacer campaña por la ratificación y la aplicación de ambos instrumentos en sus países.

¿Por qué es histórico?

Estos nuevos instrumentos colman una laguna en la protección de millones de trabajadores, especialmente mujeres, que padecen violencia y acoso en el trabajo. Hasta hoy, no había ninguna ley a nivel internacional que sirviera de referencia para abordar el problema.

En el nuevo Convenio y en la nueva Recomendación se reconoce el impacto de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, y el derecho de todos a un mundo laboral sin violencia, incluida la VG. La violencia y el acoso son inaceptables e incompatibles con el trabajo decente, y una violación de los derechos humanos.

En ambos instrumentos se reconocen las particulares consecuencia para las mujeres y las niñas, y se resalta la necesidad de un enfoque sensible al género para abordar las causas de la VG (estereotipos de género, discriminación, poder desigual basado en el género). También se resalta el impacto específico de la violencia de género para otros grupos más vulnerables o grupos en situaciones de vulnerabilidad.

¿Por qué es el Convenio un instrumento progresista y significativo?

El Convenio representa un nuevo paso para proteger a las víctimas.

El término "violencia y acoso" se considera un solo concepto, que se refiere a una diversidad de comportamientos y prácticas, o amenazas, inaceptables.

El Convenio abarca todo tipos de daños, no sólo físicos, sino también psicológicos, sexuales o económicos.

El movimiento sindical ha luchado arduamente para obtener un instrumento que proteja a todos los trabajadores, en especial los precarios que son particularmente vulnerables. El Convenio protege a todos los trabajadores, independientemente de su situación contractual, incluidos los voluntarios y los interinos.

Además, en el Convenio se expone la noción del mundo del trabajo, que no sólo se aplica al lugar de trabajo, sino también a entornos y situaciones vinculados con el trabajo, como los viajes relacionados con el trabajo, la formación y los acontecimientos y desplazamientos para ir a trabajar y volver. El nuevo instrumento se ocupa también de los riesgos derivados de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

En virtud del Convenio, los Estados tomarán medidas apropiadas para reconocer los efectos de la violencia doméstica y mitigar sus impactos en el mundo del trabajo. Esto puede incluir permisos a las víctimas, acuerdos laborales flexibles, protección de las víctimas, protección contra los despidos, y sensibilización sobre los efectos de la violencia doméstica.

¿Cómo promueven los sindicatos el Convenio y la Recomendación?

Tanto en el Convenio como en la Recomendación se describe el deber de los gobiernos a consultar con los interlocutores sociales en la elaboración de leyes, estrategias y procedimientos relacionados con la violencia y el acoso en el trabajo. Los gobiernos deberán proporcionar también a los sindicatos recursos y formación sobre el particular, incluida la VG.

En la Recomendación se fomenta el reconocimiento del derecho a la negociación colectiva a todos los niveles, como medio de prevenir y abordar la violencia y el acoso y, en la medida de lo posible, mitigar los efectos de la violencia doméstica en el mundo del trabajo.

Los nuevos instrumentos contienen asimismo disposiciones para que los trabajadores y sus representantes participen en la concepción, aplicación y supervisión de las políticas en el lugar de trabajo, así como en la evaluación de riegos e identificación de peligros.

Los trabajadores tienen derecho a conocer todos los riesgos y a retirarse de una situación laboral que a su juicio presenta un peligro inminente y grave para la vida, la salud o la seguridad, debido a violencia y acoso. 

Además los sindicatos se unen a los Estados y los empleadores para identificar sectores, ocupaciones y acuerdos laborales en que la exposición a la violencia y el acoso pueden ser más probables, así como en la preparación de medidas para proteger a esos trabajadores.

El Convenio entrará en vigor 12 meses después de ser ratificado por dos estados miembros. La Recomendación, que no es jurídicamente vinculante, contiene directrices son la manera de aplicar el Convenio.