Las inspecciones de fábricas bajo el Acuerdo de Bangladesh ayudarán a salvar vidas en la industria de la confección.

Los sindicatos mundiales denuncian comentarios hechos por el Ministro de Finanzas de Bangladesh

18.06.2015

Los sindicatos mundiales IndustriALL y UNI han denunciado enérgicamente, como equívocos, los comentarios que hiciera esta semana el Ministro de Finanzas de Bangladesh.

En efecto, los sindicatos señalan que son profundamente irresponsables las declaraciones del Sr. Abul Maal Abdul Muhith en las que critica el Acuerdo sobre Seguridad en la Construcción de Edificios y de Instalaciones de Sistemas contra Incendios en Bangladesh. Dicho Ministro califica el Acuerdo como un 'nudo' en el cuello de la industria de la confección.

Los sindicatos respondieron al Ministro del modo siguiente: “Sus declaraciones erróneamente acusan al Acuerdo de tratar de detener el progreso de Bangladesh, cuando en verdad es todo lo contrario. Como bien lo sabe su gobierno, el Acuerdo se estableció en respuesta al derrumbe de Rana Plaza, cuando se hizo evidente para el mundo, y específicamente a las marcas de prendas de vestir, que en Bangladesh no había ninguna garantía de seguridad para los trabajadores y trabajadoras de la confección”.

Más de 1.100 personas murieron y 2.000 resultaron heridas cuando, en abril de 2013, se derrumbó el edificio Rana Plaza donde tenían sus instalaciones algunas fábricas de prendas de vestir.

Más adelante, la carta de los sindicatos continúa de la siguiente manera: “Ante esta situación, lo más fácil para las marcas habría sido marcharse y buscar países más seguros para confeccionar sus productos. En cambio, IndustriALL y UNI establecieron el Acuerdo por vía de negociaciones con más de 200 marcas que se aprovisionan en Bangladesh, con el fin de demostrar su compromiso con la industria en Bangladesh, trabajando con las fábricas para que sean lugares seguros para trabajar”.

El Acuerdo ha realizado inspecciones de 1.600 fábricas de prendas de vestir, formulando recomendaciones de seguridad para cada una.

Por su parte, el Secretario General de IndustriALL, Jyrki Raina, acotó lo siguiente: “No debemos olvidar que antes del Acuerdo, la autorregulación por las marcas y las inspecciones del gobierno no lograron impedir el accidente más grave de la historia industrial de Bangladesh”.

Por otro lado, Philip Jennings, Secretario General de UNI, manifestó: “Las declaraciones del Ministro son inexactas e irresponsables. El Acuerdo es un elemento de cambio positivo para el sector de la confección de Bangladesh y sus comentarios ponen en peligro su sostenibilidad a futuro”.

Según se ha informado, el Ministro en cuestión hizo los comentarios que aquí se denuncian en una reunión de las asociaciones empresariales del sector de la confección. Afirmó que ya se ha ganado la confianza de las marcas en la industria de la confección de Bangladesh, por lo que él considera que el Acuerdo debería suspender sus operaciones.

Esto es absolutamente falso. No ha desaparecido el peligro para la industria de la confección de Bangladesh, y las condiciones de trabajo en las fábricas todavía no están seguras.

En su carta, Jyrki Raina y Philip Jennings piden al Ministro que deje de enviar mensajes negativos a las fábricas porque sus comentarios infundados podrían tener nefastas consecuencias, retrasando o socavando mejoramientos imprescindibles para la seguridad de las plantas.

IndustriALL y UNI también han escrito a Atiqul Islam, Presidente de la asociación empresarial BGMEA, cuestionando observaciones que hizo en la misma reunión. Se informó de estos comentarios en los medios de comunicación, calificando el Acuerdo como un “gran problema” para el sector de la confección de Bangladesh.

Islam hizo sus comentarios en relación a la labor que se realiza bajo el Acuerdo para procurar la reincorporación de los trabajadores que fueron despedidos por haber informado de preocupación por cuestiones de incendios y seguridad.

“Es de importancia clave que los trabajadores y trabajadoras puedan reclamar efectivamente, sin temor a represalias, por violaciones de las normas de seguridad y de los derechos de los trabajadores. De este modo se puede evitar que se vuelva a repetir la situación en Rana Plaza, donde los trabajadores habían planteado sus preocupaciones por la inseguridad del lugar de trabajo, pero de todas maneras se vieron obligados a entrar en el edificio”, dijo Raina.

IndustriALL y UNI seguirán apoyando la labor del Acuerdo de Bangladesh hasta que existan condiciones seguras en las fábricas.