Manifestación en París, en octubre de 2016 para exigir el respeto de los derechos de los trabajadores en Mississippi.

Manifestación en París, en octubre de 2016 para exigir el respeto de los derechos de los trabajadores en Mississippi.

Los sindicatos presentan una demanda en la OCDE contra la Alianza Renault-Nissan en tres países

20.12.2016

Para pedir que Renault S.A. de Francia, Nissan Motor Co. de Japón y Renault-Nissan BV de Países Bajos cambien de actitud y procedan a la debida diligencia con el fin de evitar y de abordar las graves violaciones de los derechos laborales registradas en las plantas de fabricación de Nissan North America Inc.’s (NNA) en Canton, Mississippi, la IndustriALL y su afiliado estadounidense el United Auto Workers (UAW) están recabando los buenos oficios de los Puntos de Contacto Nacionales (PCN) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en tres países. El caso sigue las firmes recomendaciones del PCN de Estados Unidos, incluida la oferta de mediación, que fueron rechazadas por Nissan North America.

Hoy, en La Haya, Tokio y París, el UAW y la IndustriALL presentaron su demanda en virtud de las Directrices de la OCDE para las Empresas Multinacionales contra Renault-Nissan BV, Nissan y Renault, con los PCN para la OCDE en Países Bajos, Japón y Francia. Los sindicatos piden que esos PCN apoyen sus llamamientos para poner fin a las sistemáticas, prolongadas y graves violaciones de los derechos laborales  en la planta de Nissan North America Inc. en Canton, Mississippi. Los sindicatos también esperan que los PCN traten de mediar con las tres entidades, pues todas tienen la responsabilidad de proceder a la diligencia debida en materia de derechos humanos respecto a las violaciones en curso notificadas en relación con las actividades comerciales de las plantas de fabricación de Nissan en Mississippi.

Las violaciones condenadas por el UAW y la IndustriALL están documentadas en un informe basado en entrevistas con trabajadores, testimonios y documentos de Nissan. Incluyen políticas y prácticas agresivas  para evitar a los sindicatos, acosos e intimidaciones, que inculcan el miedo en el trabajo, con el objeto de impedir que los trabajadores consigan la representación sindical. Durante años, la dirección de Nissan and Renault han ignorado repetidamente las peticiones de los trabajadores y de los responsables de políticas para que utilicen su fuerza para poner fin a estas violaciones de los derechos humanos a nivel mundial.

El UAW y la IndustriALL entablaron anteriormente una demanda contra Nissan y Nissan North America con el PCN estadounidense. Estos procedimientos finalizaron en enero de 2015 con la Declaración final de ese PCN, en que se confirmaba que las “cuestiones planteadas por el UAW/IndustriALL merecían un examen más detenido en virtud de las Directrices”, pero señalando que Nissan no estaba dispuesta a aceptar la oferta de mediación del PCN.

El PCN de Estados Unidos también indicó en su Declaración final que los PCN de Países Bajos, Japón y Francia fueron consultados durante todo el proceso y seguían dispuestos a ofrecer asistencia a las partes. Aunque Nissan es una empresa japonesa, está vinculada a través de la propiedad cruzada con el fabricante de automóviles francés Renault, siendo Carlos Ghosn, el director ejecutivo de Renault, también director ejecutivo de ambas empresas y de su Alianza, la Renault-Nissan BV, constituida en Países Bajos.

No habiendo conseguido desde entonces obtener reparación de Nissan, y en vista de las persistentes y graves violaciones de las Directrices de la OCDE, el UAW y la IndustriALL están siguiendo las recomendaciones del PCN de Estados Unidos y recabando la asistencia de los PCN holandés, japonés y francés, con la esperanza de que haya elecciones justas en Mississippi. Los tres PCN dispondrán de tres meses para anunciar sus recomendaciones.

El secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, dijo:

La Alianza Renault-Nissan influye directamente en la planta de Nissan en Canton, Mississippi, y por eso planteamos nuestra causa a los países donde radica el control. Los trabajadores de Nissan en todo el mundo son libres de unirse a un sindicato, pero en Canton, Mississippi no. El acoso y la intimidación a los trabajadores que desean sindicarse debe cesar. La IndustriALL ha respaldado durante mucho tiempo la lucha del UAW para representar a los trabajadores en Canton, Mississippi, con actuaciones en Estados Unidos, Brasil, Suiza y Francia, y no cejaremos hasta que los trabajadores logren unas elecciones justas.

El secretario–tesorero y director del Departamento Transnacional del UAW, Gary Casteel, dijo:

Las reiteradas negativas de la Alianza Renault-Nissan a abordar las graves violaciones de los derechos de los trabajadores y de los derechos civiles en Mississippi son muy preocupantes para el UAW y los aliados de los trabajadores, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Esperamos que los funcionarios de la OCDE reconozcan la gravedad de la situación y consideren la posibilidad de intervenir para asegurar la salud, la seguridad y el bienestar de los empleados que trabajan duramente en Canton. El UAW aprecia el firme apoyo de la IndustriALL en este asunto.

Un número cada vez mayor de trabajadores de la planta de Nissan en Canton, Mississippi, han expresado el deseo de la representación sindical como reacción a las malas condiciones de trabajo, cada vez peores. Según algunas estimaciones, muchos de los 5.000 trabajadores de la planta de Nissan en Mississippi son temporeros desde hace largos años y tienen salarios  muy inferiores y menos prestaciones que los empleados regulares. Los trabajadores están asimismo preocupados por los problemas de seguridad en la planta, que hace poco fue multada por la Administración de Salud y Seguridad en el Trabajo de Estados Unidos.

El UAW está ayudando a los trabajadores que desean estar representados por el sindicato, pero Nissan ha dedicado – durante años – muchas horas a debilitar los derechos de los trabajadores mediante amenazas e intimidaciones. La situación antilaboral en Mississippi ha llamado la atención del Departamento de Estado de Estados Unidos, de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, de aliados internacionales de los trabajadores, e incluso de miembros de los Parlamentos europeo y francés y del Gobierno francés, siendo este ultimo el mayor accionista del asociado de Nissan, Renault. Renault posee actualmente el 42,4 % del capital de Nissan. Las dos empresas formaron la Alianza Renault-Nissan, que está integrando los principales segmentos empresariales, incluido el de recursos humanos. A pesar de las crecientes críticas, Renault-Nissan se niega a dar marcha atrás.

Directrices de la OCDE

Las Directrices de la OCDE son un conjunto único de principios de responsabilidad de las empresas internacionales respaldados por los gobiernos con el fin de estimular una conducta empresarial responsable. Establecen  normas internacionales mínimas que deben cumplir las empresas en materia de derechos laborales y derechos humanos para garantizar el respeto de esos derechos. Las Directrices prescriben además procedimientos para la resolución de controversias entre las empresas y la sociedad civil, los sindicatos o los individuos afectados negativamente por las actividades empresariales. Los gobiernos que se adhieren a las Directrices tienen que establecer un Punto de Contacto Nacional para fomentar las directrices y gestionar las quejas contra las empresas que supuestamente no han respetado las normas de las Directrices.

El procedimiento de ‘instancia específica’ – como se denomina oficialmente el proceso de quejas de las Directrices – se centra en la resolución de conflictos principalmente a través de la mediación y de la conciliación. La Declaración final emitida por un PCN puede incluir recomendaciones sobre la aplicación de las directrices, así como la determinación del PCN en cuanto a si se ha producido o no una infracción de las Directrices. Sin embargo, el proceso de PCN no es un proceso vinculante, por lo que cuando la empresa se niega a participar o las partes no se ponen de acuerdo sobre los términos de la mediación, o la mediación fracasa, el PCN puede emitir aún su propia Declaración final.