Michelin suprime masivamente puestos de trabajo en Francia, Colombia y Argelia

01.07.2013

Michelin, líder de la fabricación de neumáticos, impulsa un programa de reestructuración internacional, y los sindicatos exigen el respeto de los trabajadores afectados.

Con sede en Francia, Michelin es uno de los líderes del mercado en el sector de los neumáticos. La multinacional tiene operaciones en 179 países, y emplea a más de 115.000 trabajadores. La compañía ha profesado durante muchos años lealtad a la calidad de vida de sus trabajadores, pero el actual comportamiento de la empresa en Francia, Colombia y Argelia muestra precisamente los valores contrarios.

En Colombia, en los últimos meses se han desmantelado las condiciones de empleo de 460 trabajadores de Michelin, miembros de Sintraincapla y Sintraicollantas, lo que presagia la preparación de despidos masivos. La dirección interrumpió la producción, para luego presentar pérdidas de productividad al Ministerio de Trabajo, a fin de justificar los despidos masivos. Los trucos administrativos son una táctica común en Colombia, cuando una empresa se dispone a cerrar una planta de producción.

El cierre efectivo de la filial colombiana de Michelin, Icollantas, supondrá el cierre de la planta de Chusaca, a las afueras de Bogotá, y de la planta de Cali, que produce neumáticos para turismos. Los 460 trabajadores despedidos han trasnochado a las puertas de la fábrica, solicitando dialogar con la compañía.

Una vez más, las autoridades se han puesto de parte de la empresa en este conflicto con los trabajadores.

En Francia, país sede de la compañía, el alentador anuncio a comienzos de junio de que se haría una inversión de 800 millones € en la creación de empleo se combinó con la supresión de 726 puestos de trabajo en la planta de Joué-lès-Tours en 2015. Las supresiones de empleo son la consecuencia de los esfuerzos de la compañía para agrupar toda la producción de neumáticos de vehículos pesados en un solo lugar en Francia, la Roche-sur-Yon. La FCE-CFDT está presionando para entablar un verdadero diálogo social en la sede de la compañía, a fin de buscar soluciones alternativas a este recorte, potencialmente catastrófico para la zona de Joué-lès-Tours.

Michelin ofrecerá empleo en otras plantas de Francia a 480 trabajadores de Joué-lès-Tours desplazados, y jubilación anticipada a los 250 restantes.

A los trabajadores de Michelin en Argelia también les afecta el plan de reestructuración de la compañía. El pasado mes de junio se anunció la venta de la fábrica de Hussein Dey, y la producción de Michelin cesará antes de finales de este año. A los trabajadores de Hussein Dey se les ha prometido la continuidad en el empleo con la adquisición de la compañía Cevital, pero esto no se ha garantizado.

La IndustriALL apoya a su afiliado, la FCE-CFDT, en su petición  a la compañía de que actúe en forma socialmente responsable en esta reestructuración. Se ha iniciado el diálogo, y la FCE-CFDT está analizando en esta fase la propuesta de la compañía. El secretario del Comité de empresa Europea de la compañía  es Cyrille Poughon, de la FCE-CFDT.

El esfuerzo de racionalización de la producción incluye la creación de un escaso número de puestos de trabajo en las plantas de Michelin en Montceau-les-Mines y Le Puy-en-Velay. La compañía invertirá 220 millones € en su centro de investigación en Clermont-Ferrand.

En su carta al presidente del Grupo Michelin, Jyrki Raina dijo:

La IndustriALL Global Union espera indudablemente que la dirección de Michelin revise su decisión de cerrar las fábricas que causan pérdidas de empleos, y que mantenga el diálogo constructivo con los sindicatos pertinentes para restablecer la situación actual.