El trabajador contratado de LafargeHolcim Arun Singh, de 32 años, muere como consecuencia de un accidente en la planta de Maratha Cement Works de Ambuja, dejando viuda y dos hijos de ocho y diez años.

El trabajador contratado de LafargeHolcim Arun Singh, de 32 años, muere como consecuencia de un accidente en la planta de Maratha Cement Works de Ambuja, dejando viuda y dos hijos de ocho y diez años.

El trabajador contratado de LafargeHolcim Arun Singh, de 32 años, muere como consecuencia de un accidente en la planta de Maratha Cement Works de Ambuja, dejando viuda y dos hijos de ocho y diez años.

Muere otro trabajador en las operaciones de LafargeHolcim en la India

29.01.2018

***ACTUALIZACIÓN***: El 30 de enero, pocos días después de la muerte del trabajador contratado Arun Singh en LafargeHolcim, ocurrió otro incidente similar en la misma fábrica. Según el representante sindical Vijay Thakre, esta vez, afortunadamente, ningún trabajador resultó herido, pero el incidente plantea serias dudas sobre la efectividad de las políticas de salud y seguridad de la empresa.

 

Un trabajador contratado perdió la vida en un accidente el 27 de enero de 2018 en el distrito de Chandrapur, en la planta de Maratha Cement Works de Ambuja Cement Ltd., propiedad de la gigantesca empresa cementera LafargeHolcim. La compañía todavía no ha dado a conocer las cifras de mortalidad de 2017, pero en 2016 murieron 86 trabajadores en las operaciones mundiales de LafargeHolcim.

En la mañana del 27 de enero, un aparente problema eléctrico en la máquina de carga de los vagones en la planta de Maratha Cement Works de Ambuja causó un accidente mortal, en el que perdió la vida el trabajador contratado Arun Singh, de 32 años, casado y con dos hijos de ocho y diez años.

Trágicamente, unos días antes del accidente se informó del problema técnico en la máquina, y tras algunas reparaciones el 25 de enero la empresa anunció que se había resuelto. Se pidió a los trabajadores de la planta que reanudaran el trabajo con la máquina. Pero el 27 de enero por la mañana se produjo una vibración masiva, originada por un fallo eléctrico, dando lugar al fatal accidente en el que el Sr. Singh quedó aplastado entre la máquina y el vagón.

Inmediatamente después del accidente, los trabajadores, airados, celebraron una protesta a las puertas de fábrica, exigiendo que la dirección sancionara a los responsables y que indemnizara debidamente a la familia del Sr. Singh.

Los trabajadores son objeto de acoso, amenazas e intimidaciones en la planta. Uno de los trabajadores informó de que “se les obliga a trabajar en condiciones inseguras, y se pone en peligro su vida. Cuando mueren trabajadores, la indemnización consiste en unos cuantos centenares de miles de rupias, y se nos pide que guardemos silencio sobre el dinero que recibimos. Las familias de los trabajadores afrontan una situación terrible. ¿Hay dinero que compense nuestra pérdida? Mañana nos encontraremos todos en una situación similar”.

Vijay Thakre, representante del sindicato de los trabajadores Maratha Cement Works Kamgar Sanghatana, afiliado a la IndustriALL Global Union a través de la Indian National Cement Workers' Federation, dijo:

“Estamos profundamente entristecidos por este accidente, que refleja la falta de políticas de seguridad y la negligencia en Ambuja Cement Ltd. En cierto modo, las tentativas de la empresa para reducir personal suponen una mayor carga de trabajo  en todos los departamentos, y la compañía debe reconsiderar su política y cumplir normas de seguridad estrictas.”

Valter Sanches, secretario general de la IndustriALL Global Union, dijo:

“Nos apena ver que los trabajadores siguen perdiendo la vida por la negligencia de los procedimientos de seguridad en las plantas de cemento de Ambuja. En una reciente comunicación que nos ha dirigido la dirección mundial hace referencia a la salud y la seguridad en sus operaciones como “cuestión de la máxima prioridad para la empresa”. Sin embargo, anteriormente, en septiembre de 2017, dos trabajadores murieron en otro terrible accidente en una planta de LafargeHolcim en Chhattisgarh. La empresa se debe tomar en serio los problemas de seguridad y actuar en coordinación con los trabajadores, incluidos los contratados, para mejorar las prácticas de seguridad en sus plantas.

Ya habíamos hecho gestiones con la dirección de LafargeHolcim y acordamos trabajar a nivel mundial y local en el ámbito de un Acuerdo Marco Global, en el que una parte completa trataba de las cuestiones de salud y seguridad. No obstante, en el último momento LafargeHolcim incumplió su promesa de firmar un Acuerdo Marco Global con la IndustriALL Global Union y la Federación Internacional de Trabajadores de la Construcción y de la Madera, que interpretamos como un síntoma de falta de voluntad de trabajar juntos para resolver los problemas de seguridad.”