• Este artículo existe en:
  • en
  • es
  • fr

La Unión Europea y el sector de la confección de Bangladesh: fracasó el Pacto de Sostenibilidad

Nuevas evidencias revelan que la UE ha demorado demasiado en tomar medidas sobre abusos de derechos laborales en Bangladesh

18.10.2017

A la luz de nuevas evidencias, los sindicatos y organizaciones laborales han reiterado hoy sus solicitudes ante la Comisión Europea para que cumpla con su promesa de lanzar una investigación comercial sobre Bangladesh a consecuencia de que ese gobierno todavía no introduce las urgentes reformas que se requieren para mejorar la legislación y políticas que rigen los derechos sindicales en el sector de la confección de ese país.

En un nuevo informe publicado hoy, que se ha enviado a la Comisión Europea, la Campaña Ropa Limpia, la Confederación Sindical Internacional, la Confederación Europea de Sindicatos, IndustriALL Global Union y UNI Global Union proporcionan evidencias claras de que, a pesar de haber firmado un "Pacto de Sostenibilidad" con la Unión Europea hace cuatro años atrás, el Gobierno de Bangladesh sigue violando ese Pacto, al no introducir las reformas vitales necesarias para asegurar que las empresas del sector de la confección de ese país cumplan con las normas internacionales del trabajo.

El mencionado informe se centra en cuatro áreas clave que han seguido siendo importantes factores de preocupación para la UE, la OIT, los sindicatos y los grupos de defensa de los derechos laborales y otras partes interesadas de la comunidad internacional tras el catastrófico derrumbe del edificio Rana Plaza en Bangladesh. Estos factores de preocupación incluyen la imprescindible reforma de la legislación laboral, la libertad de sindicación en las Zonas Francas de Exportación, la importancia de mejorar del sistema de registro sindical y de eliminar la discriminación antisindical.

El Pacto de Sostenibilidad para Bangladesh incluye una serie de acciones específicas y con plazos determinados en estas cuatro áreas temáticas que el Gobierno de Bangladesh se comprometió a implementar cuando firmó el Pacto en 2013. Sin embargo, aunque Bangladesh sigue atrasado en cuanto al cumplimiento de las medidas requeridas, la UE ni siquiera ha comenzado una investigación comercial en Bangladesh para determinar hasta qué punto se están cumpliendo las normas fundamentales del trabajo y los derechos humanos.

Por su parte, Jenny Holdcroft, Secretaria General Adjunta de IndustriALL, afirmó:

A pesar de las promesas que se han hecho, los trabajadores y trabajadoras de Bangladesh siguen enfrentando tremendos obstáculos cuando quieren ejercer sus derechos laborales fundamentales. El hecho de que el gobierno de Bangladesh siga sin tomar las medidas necesarias para proteger los derechos de la fuerza de trabajo es motivo suficiente para que la UE inicie esta investigación comercial tan necesaria.

En mayo de 2017, la Comisión Europea extendió hasta agosto de 2017 el plazo para que el Gobierno de Bangladesh tomara medidas al respecto. Se exigía que para esa fecha Bangladesh pudiera proporcionar a la UE evidencias de "progreso concreto" para que continuara su derecho a tener acceso comercial preferencial a la UE. Se concedió este nuevo plazo tras una serie de extensiones anteriores y ahora venció el plazo sin acarrear ninguna consecuencia. Esto indica la falta de interés de la Comisión Europea en utilizar el poder que tiene para realizar una investigación comercial con el fin de obligar al gobernó de Bangladesh a rendir cuentas respecto a las áreas en que se exige mejoramiento.

Por otro lado, en nombre de la Campaña Ropa Limpia, Ben Vanpeperstraete señaló:

No se ha registrado suficiente progreso en cuanto al proceso de reforma de la legislación laboral, no hay claridad sobre qué medidas se van a tomar para mejorar los derechos de sindicación de los trabajadores y trabajadoras en las Zonas Francas de Exportación, se han deteriorado notoriamente las prácticas de registro sindical, y hay una larga lista de incidentes de grave violencia contra los sindicatos. El gobierno de Bangladesh ha tenido más de cuatro años, además de gran apoyo técnico y financiero y numerosas oportunidades para demostrar su compromiso con las reformas que se requieren.

Como principal socio comercial de Bangladesh, la UE conserva el poder y la responsabilidad de ayudar a procurar que se cumplan las normas laborales en Bangladesh. El nuevo informe de la Campaña Ropa Limpia sobre Bangladesh incluye una serie de estudios de casos específicos que demuestran cómo los activistas sindicales siguen enfrentando fuerte discriminación y violencia antisindicales. Estos casos, junto con las medidas brutales que se tomaron contra las manifestaciones pacíficas que se realizaron a principios de este año para protestar por los bajos sueldos, demuestran que el diálogo ha sido un enfoque completamente ineficaz para lograr cambios significativos en Bangladesh.

Por su parte, Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI), acotó:

El Gobierno de Bangladesh sigue incumpliendo sistemáticamente las obligaciones que tiene,  en virtud del derecho internacional, de proteger los derechos laborales. A consecuencia de esto, continúan la explotación y los salarios de pobreza para la fuerza de trabajo del sector de la confección. Una investigación de la UE ayudaría a romper el dominio que tienen los propietarios de fábricas en Bangladesh sobre el parlamento y el gobierno, proporcionando así apoyo vital para los trabajadores y trabajadoras y sus familias.

Por otro lado, Christy Hoffman, Secretaria General Adjunta de UNI Global Union, agregó:

Hace ya mucho tiempo que el gobierno de Bangladesh demora en concentrarse en esta materia, con el fin de evitar reformas auténticas del sistema. Los derechos de sindicación y de negociación colectiva siguen siendo promesas huecas para los trabajadores y trabajadoras de Bangladesh, quienes no han visto ningún cambio real en el terreno. La UE debería usar su influencia e investigar el asunto.

En nombre de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), su Secretaria Confederal, Liina Carr, afirmó: “Instamos a la Comisión Europea a cumplir coherentemente con su programa ‘Comercio para todos’ para así promover el respeto a los derechos laborales en todo el mundo. El comercio entre la UE y Bangladesh debería constituir una oportunidad para elevar las normas laborales. Hay que romper el círculo vicioso de la explotación de los trabajadores y trabajadoras en el sector de la confección de Bangladesh. Al final, esta explotación también afecta a la fuerza de trabajo en Europa, en la carrera mundial para reducir al mínimo los salarios y las condiciones de trabajo”.

Con el fin de presionar a Bangladesh para que se embarque en una reforma laboral significativa, la CSI, IndustriALL, UNI, la CES y la CCC instan a la Comisión Europea a que deje de extender los plazos y que tome medidas, tal como le advirtió al Gobierno de Bangladesh, iniciando una investigación comercial sobre continuación de su derecho a tener acceso preferencial al mercado de la UE. Una investigación comercial brindará una buena oportunidad para que el gobierno de Bangladesh haga lo correcto, pero también ofrecerá la posibilidad de tomar medidas firmes, tan claramente necesarias, para lograr los cambios que se requieren.