Petroleros de Brasil reclaman seguridad laboral

12.07.2017

Los trabajadores del sector del petróleo de Brasil desarrollaron una jornada nacional de lucha en defensa de la vida el 10 de julio. Protestaron contra los accidentes y riesgos que supone el desmonte de la empresa Petrobras

El Día Nacional de Lucha en Defensa de la Vida forma parte del plan de acción que ejecuta la Federación Única de los Petroleros de Brasil (FUP afiliada a la CNQ-CUT y a IndustriALL Global Union) para impedir el desmantelamiento de Petrobras.

La FUP motivó a sus sindicatos a intensificar las movilizaciones en cada una de las refinerías en las que trabajan y a realizar actos públicos. El fin fue que los trabajadores reclamaran su derecho a disponer de salud y seguridad laboral, y denunciaran los impactos del desmonte de Petrobras en lo que a estas áreas respecta.

La administración de Petrobras efectúa medidas arbitrarias como parte de la estrategia de privatización que implementa el gobierno de Michel Temer. Por ejemplo, realiza un recorte del 25% del personal en las refinerías para reducir costos, sin negociarlo previamente con los sindicatos.

También flexibilizan y disminuyen derechos. Al hacerlo, incumplen el Acuerdo Colectivo con la federación y violan normas de seguridad como la NR-20. La norma establece requisitos mínimos para la gestión de la seguridad y salud en el trabajo, contra los factores de riesgo de accidentes provenientes de las actividades de extracción, producción, almacenamiento, transferencia, manejo y manipulación de inflamables y líquidos combustibles.

Además de correr riesgos a nivel de seguridad de los empleados, la reducción del personal implica riesgos para el medio ambiente por estar más propensos a posibles accidentes que generen contaminación.

En algunas refinerías las movilizaciones y la paralización de actividades surtieron el efecto deseado, y lograron suspender las reducciones de puestos de trabajo. En otras, aún persiste la lucha de los trabajadores y aseguran que no desistirán hasta obtener una victoria.

El 10 de julio la FUP también se reunió con las autoridades de Petrobras para exigir el cumplimiento de los acuerdos con el sindicato y de las medidas de seguridad. A su vez, el 21 de julio el Consejo Deliberativo de la FUP se encontrará para discutir las conclusiones de dicha reunión y de las acciones jurídicas emprendidas, para finalmente evaluar si van ir a huelga.

Al consultar con el director de IndustriALL, Fernando Lopes, expresó al respecto:

“Esta lucha de la FUP y de la CNQ-CUT está dentro de una la lucha más general que las y los trabajadores brasileños desarrollan contra las reformas  neo liberales del igobierno legitimo de Michel Temer. ¡Fuera Temer, Directas ya!"