Loading...

Reclaman ante embajadas de Camboya libertad de 23 trabajadores detenidos

10.02.2014

Los sindicatos y ONG protestan frente a las embajadas de Camboya en todo el mundo para exigir la liberación de trabajadores de la confección que, desde principios de enero, se hallan detenidos en ese país. Si estos trabajadores no son liberados en la audiencia de la corte que se realiza hoy, esta campaña de protesta continuará en forma escalonada.

En una demostración de solidaridad global, se han realizado manifestaciones en Bruselas, Canberra, Dhaka, Ginebra, Hong Kong, Yakarta, Manila, Seúl, Tokio y Washington D.C.; se cree que se van a realizar protestas de la misma naturaleza en otras ciudades del mundo en el día de hoy.

Estas manifestaciones se han producido tras un llamado de IndustriALL Global Union, UNI Global Union y de la CSI para que las organizaciones sindicales apoyen a este clamor internacional para liberar a las 23 personas que fueran detenidas en Phnom Penh, capital de Camboya, durante las manifestaciones de los trabajadores de la confección que luchan por un salario vital y justo.

En los últimos días, dos trabajadores de los 23 detenidos han sido puestos en libertad. De los otros 21 que se hallan en prisión, 16 iniciaron el domingo una huelga de hambre.

En Ginebra, los representantes de IndustriALL, UNI y la CSI, en reunión en la sede de las Naciones Unidas, realizaron un diálogo positivo con un alto diplomático de la Embajada de Camboya en Suiza.

Al mismo tiempo, miembros de IndustriALL y UNI hicieron entrega de una carta a la Embajada a de Camboya en Ginebra, reclamando enérgicamente la libertad inmediata de los trabajadores y exigiendo un proceso justo y democrático para determinar el salario mínimo.

“El mensaje a las autoridades de Camboya es inequívoco. No vamos a suspender las manifestaciones hasta que se ponga en libertad a todos los trabajadores detenidos”, dijo Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL. “La protesta que realiza el movimiento sindical internacional demuestra la solidaridad de todo el mundo ante la difícil situación de los trabajadores de la confección de Camboya.”

Por otra parte, Philip Jennings, Secretario General de UNI Global Union, dijo:

“El gobierno de Camboya debe liberar inmediatamente a “los 23”, y permitir que los trabajadores ejerzan su derecho democrático de protestar contra las condiciones de trabajo inaceptables y por un salario decente. Camboya debe mejorar de inmediato la situación que viven los trabajadores de la confección de ese país, porque los trabajadores del mundo han hablado con firme claridad solidaria.”

Los sindicalistas australianos iniciaron el día mundial de solidaridad con una protesta ante la Embajada de Camboya en Canberra. Luego, los australianos pasaron el resto del día publicando mensajes de apoyo a los trabajadores de la confección en la página de Facebook de Samdech Hun Sen, Primer Ministro de Camboya.

En Seúl, los afiliados del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos de Corea (KCTU), junto con otros cinco sindicatos y grupos de la sociedad civil, manifestaron frente a la Embajada de Camboya. Periodistas de diversos periódicos, de la televisión y de agencias de noticias de la internet informaron sobre la protesta.

En Dhaka, capital de Bangladesh, los trabajadores de la confección realizaron una marcha en solidaridad con sus hermanos de oficio camboyanos; mientras tanto, en Yakarta, unos 300 miembros de la FSPMI y de la KSPI protestaron frente a la Embajada de Camboya en Indonesia.

La CSI y los sindicatos belgas se reunieron para entregar cartas con el mismo propósito a la Embajada en Bruselas, acompañados de 75 manifestantes.

En Tokio, los representantes de RENGO-JTUC (Confederación Sindical del Japón), junto con afiliados japoneses de UNI e IndustriALL, se hicieron presentes ante la Embajada de Camboya en Japón, reclamando la libertad de los trabajadores camboyanos.

Sindicalistas de Sri Lanka manifestaron en apoyo a los trabajadores camboyanos, y mandaron a las autoridades una petición firmada por dirigentes sindicales y de la sociedad civil.

Los 15,000 kilometros que separan Honduras de Camboya no fueron un obstáculo para que los sindicalistas de la maquila se solidarizaron con los trabajadores detenidos. Dirigentes sindicales de Honduras y Nicaragua reunidos para acordar estrategias sindicales comunes firmaron una petición, se comprometieron a llevar la campaña ‘liberar a los 23’ a sus bases y grabaron un mensaje de solidaridad dirigido a los compañeros de Camboya.

También los afiliados sindicales de otros países, incluyendo Alemania, Nigeria, Noruega, Filipinas, Suecia y el Reino Unido, entre otros, enviaron cartas de protesta al gobierno de Camboya.

Ver imágenes en la página flickr de IndustriALL: http://www.flickr.com/photos/industriall_gu/sets/

Para ver las protestas:
http://youtu.be/ENkIi7cWzDA

Se negó libertado bajo fianza

En la audiencia del 11 de febrero, se negó libertad bajo fianza a los 21 trabajadores que todavía se encuentran detenidos. La campaña continúa.