Uno de los afiches que se van a mostrar en tranvías en Ginebra del 6 al 19 de mayo.

Afiche para autobuses de Ginebra en el período previo a la reunión del Convenio de Rotterdam en esa ciudad.

En una reunión de la ONU en Ginebra, los países votarán sobre la conveniencia de incluir el amianto como sustancia peligrosa.

Representantes de la campaña mundial contra el uso de asbesto acuden a la ONU

05.05.2015

Se ha puesto en marcha una campaña sindical mundial para terminar con el mortal tráfico del amianto crisotilo, en momentos en que las Naciones Unidas prepara una votación que podría prohibir el uso del amianto crisotilo, si se agregara este mineral tóxico a una lista de sustancias peligrosas.

IndustriALL Global Union y su afiliado, el Sindicato Australiano de Trabajadores de la Industria Manufacturera (AMWU), han intensificado la campaña que intenta presionar a los países que se preparan para votar sobre esta materia en una conferencia de la ONU que se realizará en Ginebra, Suiza, del 11 al 14 de mayo. Con esta votación se determinará si se debe incorporar el amianto crisotilo como una de las sustancias peligrosas que se mencionan en el Convenio de Rotterdam.

El Convenio de Rotterdam enumera otros tipos de amianto, pero no el crisotilo, que es igualmente mortal y es el único tipo de amianto que todavía se usa en el comercio.

Recordando al público e invitados a la mencionada conferencia los alarmantes peligros del amianto, se va a lanzar una vigorosa campaña de publicidad en los tranvías y autobuses que recorren el corazón de Ginebra. Comenzando el 6 de mayo, la conferencia tendrá una duración de dos semanas.

La próxima semana, una delegación de sindicatos australianos, incluyendo el AMWU y otro sindicato afiliado de IndustriALL, CFMEU, así como trabajadores de la India que se han enfermado a causa del amianto, llegará a Ginebra para una serie de protestas para apoyar la mencionada campaña.

El amianto causa cáncer y enfermedades pulmonares tales como asbestosis y mesotelioma, que son incurables. La Organización Mundial de la Salud estima que 100.000 personas al año mueren a causa de la exposición al amianto.

A pesar de esto, sigue el comercio de 2 millones de toneladas de amianto crisotilo cada año sin ninguna regulación internacional.

Aunque dicha sustancia está prohibida en 50 países, ha aumentado su consumo y aplicación en países como la India e Indonesia.

Los principales exportadores del asbesto - Rusia, Brasil y Kazajstán, así como India, van a vetar mociones que puedan restringir la exportación de amianto crisotilo bajo el Convenio.

Refiriéndose a esta importante decisión, Andrew Dettmer, Presidente Nacional del AMWU, señaló: “Para que se incorpore el amianto crisotilo en el Convenio, todos los países tienen que estar de acuerdo, por lo que estas cuatro naciones deben rendir cuentas por su veto, que está destruyendo miles de vidas”.

Por su parte, Jyrki Raina, Secretario General de IndustriALL, comentó:

“El repugnante comercio del asbesto tiene que terminar. Todo tipo de amianto mata. Estos países tienen que asumir su responsabilidad, deteniendo la minería del asbesto, y prohibiendo su uso”.

Varios sindicatos afiliados han respondido a la llamada de IndustriALL, que ha pedido se escriba a sus respectivos gobiernos, exigiendo que en la conferencia de Ginebra que se realizará la próxima semana apoyen la inclusión del crisotilo en el Convenio.

En esta campaña, IndustriALL también ha trabajado con el sindicato mundial Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (ICM), y en una publicación conjunta El asbesto mata.

www.endasbestos.org  #endasbestos