Rio Tinto intenta eliminar el derecho de huelga

16.03.2016

Rio Tinto ha complicado y extendido un conflicto laboral en su fundición de aluminio en Islandia, proponiendo negar el derecho de huelga a los trabajadores a contrata. La compañía también propone aumentar el uso de trabajadores subcontratados con salarios más bajos en la planta en cuestión.

La política que aplica Rio Tinto, que busca extender el uso del trabajo precario, junto con su inflexibilidad en las dilatadas negociaciones, fueron elementos característicos de la empresa  que encendieron la chispa para que los cargadores de aluminio en los barcos exportadores del metal iniciaran una huelga indefinida el 24 de febrero. La compañía ha usado administradores locales para reemplazar a los huelguistas, y ha traído administradores de Francia.

Kemal Özkan, Secretario General Adjunto de IndustriALL, comentó al respecto: “El comportamiento de Rio Tinto ha sido peor que nunca al promover la extensión de su política de contratar un mayor número de trabajadores subcontratados con menor remuneración y negándoles su derecho de huelga. El hecho de que la compañía respalde esta política mediante la importación de esquiroles del extranjero demuestra hasta qué punto puede llegar esta empresa en su búsqueda desenfrenada de una fuerza de trabajo más precaria”.

Esta semana, Rio Tinto importó otros dos rompehuelgas de Francia. Los dos cuentan con una larga historia como administradores de recursos humanos para Rio Tinto, y tienen fama de ser inflexibles en las negociaciones laborales. No se sabe que ninguno de ellos tenga experiencia como estibadores, y uno de ellos cumple 60 años este año, lo cual plantea serias dudas acerca de su capacidad para hacer el trabajo de manera segura y hace cuestionar las afirmaciones de Rio Tinto donde la empresa señala que la seguridad es su máxima prioridad.

Ante las políticas antisindicales que aplica la compañía contra los trabajadores de Islandia, IndustriALL está coordinando la respuesta de la Red Sindical Mundial de Trabajadores de Rio Tinto. Ya están llegando cartas de solidaridad, ofreciendo apoyo adicional, de docenas de sindicatos en diversos países donde Rio Tinto tiene operaciones.

IndustriALL ha trabajado con su sindicato mundial hermano, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), realizando un seguimiento de los envíos desde la fundición de Rio Tinto en Islandia a diferentes países del mundo. Los sindicatos de los clientes de la fundición en Bélgica, los Países Bajos, Noruega y el Reino Unido también han manifestado su apoyo, instando a los clientes a exigir que Rio Tinto entable negociaciones para lograr una resolución justa de la huelga. IndustriALL también se ha comunicado con importantes accionistas de Rio Tinto sobre el ataque de la compañía contra los derechos de los trabajadores en Islandia.

Al permitir que Rio Tinto importe rompehuelgas de otros países, y al negar a una categoría de trabajadores el derecho de huelga, el gobierno de Islandia podría quedar expuesto a críticas en la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT, que se inicia en mayo. También podría hacer que Islandia sea objeto de una queja ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT.

Hace poco, Rio Tinto enfrentó dos huelgas en Francia. Los trabajadores de Carbone Savoie, que Rio Tinto está en el proceso de vender y donde se han planteado graves dudas sobre las condiciones de salud y seguridad, han declarado una huelga en respuesta al hecho de que Rio Tinto no haya consultado a los sindicatos sobre la venta, y porque la empresa se ha negado a garantizar la inversión necesaria para hacer que las operaciones de la planta sean sostenibles. Los trabajadores de la fundición de aluminio en Dunkerque han declarado una huelga para exigir una distribución equitativa de los beneficios de la empresa.

Por su parte, Kemal Özkan señaló:

“Recientemente, Rio Tinto ha sido objeto y causante de huelgas en varios países debido a su política de malas relaciones laborales. En lugar de intentar negar a los trabajadores sus derechos fundamentales, ya es hora para que Rio Tinto trabaje con los sindicatos en Europa y en todo el mundo para desarrollar un enfoque maduro y constructivo respecto a las relaciones laborales”.