• Este artículo existe en:
  • en
  • es
  • fr

Los sindicatos de Irak se han unido en oposición a la proposición de ley de seguridad social.

Sindicatos de Irak piden al parlamento se rechace la ley de seguridad social

10.08.2017

Los sindicatos de Irak, incluyendo los afiliados de IndustriALL Global Union, han pedido al parlamento iraquí rechazar un proyecto de ley de seguridad social que reduciría la protección social de miles de personas que ya están sufriendo en ese país devastado por la guerra.

La legislación propuesta fue aprobada por el gabinete iraquí el 1o de agosto y actualmente se está presentando apresuradamente al parlamento, bajo presión del Banco Mundial que quiere que se reduzca el gasto público como condición para recibir préstamos por un valor de millones de dólares. Aunque los sindicatos y grupos de la sociedad civil han presentado comentarios y objeciones a este proyecto de ley de seguridad social, el gobierno iraquí no los ha tomado en cuenta.

Los sindicatos iraquíes, bajo la égida de la Conferencia de Federaciones Iraquíes y Sindicatos de Trabajadores, piden una nueva ley de seguridad social que provea protección social integral a todo el pueblo iraquí para promover estabilidad social en tiempos de crisis.

Miles de ciudadanos iraquíes han sido desplazados debido a los conflictos internos y la reciente caída del precio del petróleo ha agravado más la crisis económica del país, contribuyendo al aumento del desempleo y del trabajo precario. A consecuencia de esto, decenas de miles de familias y trabajadores/as viven en la pobreza.

Por su parte, Hashmeya Alsaadawe, Presidenta del Sindicato General de Trabajadores y Técnicos de la Electricidad y miembro del Comité Ejecutivo de IndustriALL afirmó: “Este proyecto de ley contraviene normas y convenios internacionales. Fue redactado a instancias del Banco Mundial con el fin de obtener préstamos. Estos préstamos hundirán aún más al país. Si se aprueba este proyecto de ley, aumentará la pobreza de los iraquíes, a pesar de que viven en uno de los países más ricos del mundo en lo que se refiere a riqueza petrolera”.

Los sindicatos señalan que, debido a la grave situación económica en Irak, ha aumentado la presión sobre el sistema de seguridad social, que ya es relativamente débil. Destacan la importancia de ampliar su cobertura en lugar de reducirla.

Los sindicatos se oponen al proyecto de ley de seguridad social porque:

  • Combina el fondo de pensiones y seguridad social para los trabajadores/as con el fondo nacional de pensiones
  • Aumenta el monto de las cotizaciones de los trabajadores/as a los fondos de seguridad social y de pensiones
  • Extiende la edad de jubilación de 63 a 65 años
  • No toma en cuenta las necesidades de casos especiales de mujeres que desean jubilarse temprano
  • Niega a los trabajadores/as jubilados los privilegios que la ley les otorga
  • No mejora los mecanismos que se utilizan para calcular las pensiones, los beneficios de fin de servicio ni el método de pago a los trabajadores/as y empleados

La Conferencia pidió al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Irak que inicie urgentemente un diálogo social con los sindicatos con el fin de examinar la legislación propuesta.

En una carta dirigida a los miembros del Parlamento de Irak, Valter Sanches, Secretario General de IndustriALL Global Union, dijo lo siguiente:

“IndustriALL exhorta al parlamento iraquí para que rechace y devuelva este proyecto de ley al gobierno con el fin de intercambiar opiniones al respecto con los sindicatos iraquíes y con todas las partes interesadas correspondientes, en un proceso apropiado de consultación. Además, IndustriALL pide al gobierno que garantice que cualquier nueva ley de seguridad social cumpla con las normas internacionales del trabajo, especialmente el Convenio 102 relativo a la norma mínima de la seguridad social y la Recomendación 202 sobre los pisos nacionales de protección social”.