Jump to main content
IndustriALL logotype

Sindicatos suecos apoyan el fortalecimiento sindical en América Latina

Read this article in:

17 April, 2019Representantes de las organizaciones sindicales suecas IF Metall y Unionen se reunieron con autoridades de IndustriALL Global Union en Uruguay para evaluar y planear la continuidad del proyecto regional “Construyendo poder sindical en América Latina”.

Magnus Kjellson y Pamela Valenzuela de Unionen, junto con Fanny Högrell de IF Metall participaron en una reunión para evaluar y planear el proyecto  “Construyendo poder sindical en América Latina”, el 8 de abril en la oficina regional de IndustriALL en Montevideo.

El secretario regional de IndustriALL, Marino Vani, les explicó cuáles son los desafíos políticos, económicos y estructurales que las afiliadas confrontan en la región. También indicó cuáles son las estrategias que impulsan en el ámbito regional para forjar mayor unidad sindical, y fortalecer la voz de los trabajadores/as de la industria.  

Con el proyecto regional buscan implementar el Plan de Acción de IndustriALL, a la vez que analizan y confrontan las debilidades.  El objetivo es que sean sindicatos capaces tanto de defender los derechos laborales, como de ser protagonistas y actores del cambio en la región.

Recalcaron la estrategia de trabajar y fortalecer los “macro-sectores” introducidos por IndustriALL en el Congreso de 2016. En las reuniones de los macro sectores se toma en cuenta las cadenas de suministro y de producción en las transnacionales que operan en la región, con lo que se consigue que participen la mayoría de las afiliadas.

También conversaron acerca de los proyectos específicos de capacitación y fortalecimiento de las afiliadas en países seleccionados. Destacaron al Grupo de Trabajo sobre Género que reúne a mujeres dirigentes y lideresas sindicales de más de 10 países de la región.  

Los representantes sindicales suecos compartieron su preocupación acerca del avance de la derecha nacionalista en muchos países de Europa, incluyendo a Suecia, que tiene un impacto directo sobre la cooperación sindical internacional.  

La mayoría de los sindicatos nórdicos sufren presiones por parte de las agencias gubernamentales de cooperación y desarrollo, para demonstrar que los proyectos que apoyan producen resultados concretos, y se pueden “fiscalizar en el terreno” (o sea, en los países de intervención del proyecto).

Tras tomar en cuenta este nuevo marco de referencia de la cooperación internacional, acordaron seguir trabajando juntos para buscar la mejor forma de continuar con un proyecto viable, que tenga en consideración estos nuevos factores.