La compañera Lee comienza su huelga de hambre

El secretario general adjunto de la IndustriALL y otros con la compañera Lee

La compañera Lee es llevada al hospital tras la huelga de hambre

Una compañera Lee desafiante

La compañera Lee

La compañera Lee

Corea del Sur: La destacada dirigente sindical Lee Yeong-Ju detenida después de la protesta

09.01.2018

La IndustriALL Global Union ha escrito al Gobierno coreano para protestar por la detención de la ex secretaria general de la Confederación Coreana de Sindicatos (KCTU) Lee Yeong-Ju.

La compañera Lee había permanecido en la oficina de la KCTU dos años desde que se emitió una orden de detención por sus actividades como secretaria general de la organización, y en particular por su papel en la organización de la Movilización popular masiva el 14 de noviembre de 2015 contra la reforma laboral represiva del anterior gobierno.

Al final de su mandato de tres años como secretaria general, abandonó la oficina de la KCTU para emprender una huelga de hambre sentada ante la oficina del Partido Democrático gobernante para protestar por la reglamentación sobre el tiempo de trabajo.

Su salud empeoró y el partido rechazó todas sus solicitudes de reunión. El comité ejecutivo del sindicato le recomendó que pusiera fin a la huelga de hambre. Fue detenida el 27 de septiembre y llevada al hospital, donde fue interrogada por la policía. El 30 de diciembre, a petición del fiscal, se emitió una orden de detención, y fue traslada al centro de detención de Seúl.

Han Sang-gyun, presidente de la KCTU ha estado en el mismo centro penitenciario desde diciembre de 2015, prácticamente por los mismos cargos relacionados con la organización de la manifestación. Cuando la ex presidenta coreana Park fue destituida en 2017 después de las protestas masivas, fueron indultadas 6.444 personas. Pero no se retiraron las acusaciones contra Han ni Lee.

La IndustriALL visitó y se reunió con Han y Lee varias veces desde 2015 como parte de su solidaridad global con el movimiento sindical surcoreano.

En abril de 2017, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas consideró el caso de Han y Lee y recordó al Gobierno coreano que tiene “la responsabilidad, incluso en el contexto de las protestas pacíficas, de impedir el arresto y la detención arbitrarios, y pidió a los Estados que eviten el abuso de los procedimientos penales en todo momento.”

En una carta al presidente de Corea Moon Jae-in, el secretario general de la IndustriALL, Valter Sanches, escribió:

“Confiamos en que cumpla su compromiso de acatar las normas nacionales e internacionales del trabajo, y que, en este sentido, ponga fin a la persecución de los líderes sindicales, libere a todos los sindicalistas encarcelados y garantice el respeto de los derechos fundamentales de los trabajadores.”

Los sindicatos coreanos están luchando contra la interpretación del Gobierno de la reglamentación sobre el tiempo de trabajo. Según la Ley de normas laborales vigente, el día de trabajo es de ocho horas, y la semana de 40 horas. Los trabajadores pueden trabajar 12 horas adicionales, cobrando por ello. Pero el Gobierno ha interpretado que esta ley define la semana de trabajo de lunes a viernes, con lo que los empleadores pueden pedir a los trabajadores que trabajen 40 horas de lunes a viernes, y además 12 horas extraordinarias, y también ocho horas diarias los sábados y los domingos, percibiendo una prima.

Con esta interpretación, la semana laboral es de 68 horas, la más larga del mundo. En virtud del artículo 59, algunas categorías laborales están exentas de la reglamentación sobre el tiempo de trabajo. El gobierno actual quiere eliminar la prima por el trabajo en fin de semana. La principal lucha de los sindicatos es que se ponga fin a esta interpretación de la ley y a las excepciones del artículo 59, que son causa de lesiones y muertes.

Los principales objetivos de la campaña sindical son:

  1. Lograr los derechos fundamentales del trabajo para todos, mediante la ratificación de los principales convenios de la OIT, poniendo la legislación laboral interna en conformidad con las normas internacionales.
  2. Reducir la desigualdad fortaleciendo la solidaridad social, aumentando el salario mínimo y aboliendo el trabajo precario.
  3. Reformar el sistema económico centrado en los Chaebol asumiendo los conglomerados como Samsung y Hyundai la responsabilidad de las relaciones laborales, la salud y la seguridad, etc.