• Este artículo existe en:
  • en
  • es

Trabajadores de Lexmark son despedidos por reclamar derechos laborales

29.03.2016

Los trabajadores de la fábrica de Lexmark en Ciudad Juárez, Chihuahua, México enfrentan duras condiciones laborales que incluyen bajos salarios y lugares de trabajo inseguros. Al intentar reclamar por sus derechos, y tratar de organizar un sindicato independiente, fueron injustamente despedidos. IndustriALL insta a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) a que ordene su reintegro

El martes 29 de marzo la JLCA de Ciudad Juárez llevará a cabo una audiencia para determinar si los trabajadores injustamente despedidos de Lexmark serán reintegrados. Por ello Jyrki Raina, secretario general de IndustriALL Global Union extendió una carta a las autoridades para pedirles encarecidamente que demuestren su compromiso con los derechos laborales reconocidos internacionalmente, ordenen la reincorporación de estos trabajadores y les den garantías para que respeten su derecho a la libertad de asociación.

Desde noviembre de 2015 cientos de empleados de las empresas Foxconn, Eaton, ADC/Commscope y Lexmark comenzaron a manifestarse para reclamar mejores condiciones de vida y fueron despedidos.  En el caso de la firma de impresión y software estadounidense Lexmark los empleados solicitaron un aumento salarial de 6 pesos mexicanos (0,50 dólares) por día. Ante la negativa de la empresa, decidieron intentar conformar un sindicato y llevaron adelante protestas para reclamar su derecho a un salario digno y a mejores condiciones laborales. Como consecuencia, 120 trabajadores fueron despedidos, lo cual motivó una huelga indefinida.

Por su parte los trabajadores aseguran que la compañía también amenazó, intimidó y trató de sobornar a los trabajadores para que abandonaran sus esfuerzos para organizarse en un sindicato. Además denuncian que la empresa tampoco cumplió con el pago del aguinaldo establecido por la ley para finales del año 2015, les aplicaron deducciones excesivas por ausencias, sufrieron de acoso sexual y trabajaron expuestos a químicos tóxicos, sin la debida protección.

Ante ello IndustriALL y otras 32 organizaciones firmaron una carta para los directivos de la empresa. En ella expresaron su indignación y preocupación por los trabajadores de la fábrica de Lexmark y les exigieron que respetaran los derechos que sus trabajadores tienen según la Ley Federal del Trabajo, el Acuerdo Norteamericano de Cooperación Laboral, los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo e incluso acorde a la perspectiva corporativa de Visión y Valores, de acuerdo con su Código de Ética y Política de Derechos Humanos.

“Urgimos decididamente a que tomen medidas inmediatas para asegurar los derechos de los trabajadores a la libertad de asociación y a su deseo de formar un sindicato independiente, y a que rectifiquen las condiciones intolerables de trato a los trabajadores (as) en la planta y a pagar a los (as) trabajadores lo que se les fue prometido, incluyendo el debido aguinaldo”

expresaban en el documento.

Fernando Lopes, Secretario General Adjunto de IndustriALL se refirió a la situación y expresó: 

“Las condiciones de vida y la situación laboral de las trabajadoras en la maquila de Juárez son totalmente inaceptables. IndustriALL apoya sus legítimas reivindicaciones y los alienta a juntar fuerzas para hacer respetar sus derechos a la dignidad y a la libertad de asociación”